John le Carré y el mundo audiovisual

El creador del icónico George Smiley ha dejado tras su muerte un legado de novelas de espionaje irrepetibles y magistrales, que han dado pie a películas y series de televisión no menos brillantes. Aquí están las mejores adaptaciones de sus conocidos libros.

41
John le Carré
John le Carré (en la imagen) falleció el pasado 12 de diciembre, en su casa de Truro (Inglaterra)

John le Carré (David John Moore Cornwell, según su partida de nacimiento) siempre fue un narrador bien tratado por la industria cinematográfica y televisiva; en una línea semejante a la llevada cabo con los textos de Graham Greene Ian Fleming (dos de los otros pilares literarios de nacionalidad británica, dentro del género del espionaje a varias bandas).

La cuidada y milimétrica prosa del escritor de El jardinero fiel se convirtió pronto en un aliciente para los creadores del séptimo arte y de la pequeña pantalla, quienes se sintieron especialmente inspirados por las envolventes y verosímiles tramas ideadas por el antiguo agente secreto y diplomático. Un caldo de cultivo artístico, que aprovecharon con eficacia directores y guionistas tan valorados como Martin Ritt, Sidney Lumet, John Irvin, George Roy Hill, Tom Stopard, John Boorman o Fernando Meirelles, entre otros.

Tras el reciente fallecimiento de John le Carré, ocurrido el pasado 12 de diciembre, y con los correspondientes obituarios centrados en la faceta literaria de este imprescindible y exitoso autor, resulta interesante repasar la trayectoria del padre de George Smiley de una manera diferente a la habitual; a través de su relación con la televisión y el cine: dos medios que siempre le interesaron a lo largo de sus ochenta y nueve años de existencia, y que visitó en varias ocasiones, en calidad de guionista, productor ejecutivo y actor (se le puede ver en diferentes cameos a lo Alfred Hitchcock, en La chica del tambor, Un traidor de los nuestros, El infiltrado y El topo).

JOHN LE CARRÉ A GOLPE DE IMÁGENES

EL ESPÍA QUE SURGIÓ DEL FRÍO (Martin Ritt, 1965)

´John le Carré
Richard Burton (en la foto) fue el protagonista de “El espía que surgió del frío”

Martin Ritt esperó solo dos años, desde la aparición de la novela precedente, para trasladar a imágenes en movimiento esta apasionante y asfixiante historia, sobre una Europa de bloques antagónicos, y peligrosos secretos gubernamentales que amenazan la vida de los protagonistas.

Richard Burton se metió en la piel del flemático y atormentado Alec Leamas, quien se enfrentaba a una misión de indudable riesgo, al otro lado del Muro de Berlín. Este film también supuso la primera aparición en las pantallas de George Smiley, a quien prestó su físico en esta ocasión el carismático Rupert Davies (Waterloo). Además de por la contribución de Burton y Davies, la película de Ritt ganó enteros con la magistral interpretación de Oskar Werner (Las sandalias del pescador), como el ambiguo Fiedler.

LLAMADA PARA UN MUERTO (Sidney Lumet, 1967)

John le Carré
Sidney Lumet dirigió esta apasionante película, protagonizada por James Mason

Este breve texto publicado por John le Carré le sirvió a Sidney Lumet para elaborar una cinta de misterio y espionaje realmente envolvente y desconcertante. Como actor principal, James Mason ejecutó a la perfección el papel de Charles Dobbs, el agente encargado de investigar el posible suicidio de un compañero del servicio. Al lado de Mason, queda para la memoria de los cinéfilos la impactante presencia de Simone Signoret, como la sensual y exultante Elsa Fennan.

EL ESPEJO DE LOS ESPÍAS (Frank Pearson, 1970)

John le Carré
Anthony Hopkins, mucho antes de “El silencio de los corderos”, colaboró en esta interesante película

Aunque es considerada por algunos especialistas como una obra menor, El espejo de los espías es en realidad una de las movies que mejor transmitieron el universo desplegado en las novelas de John le Carré.

El argumento gira en torno a las acciones de un joven polaco (al que encarnaba el estadounidense Christopher Jones, actor que accedió al papel por el impacto que supuso su participación en La hija de Ryan), quien es preparado por los servicios británicos, para infiltrarse tras el Telón de Acero.

Este hilo temático dio pie al cineasta Frank Pearson para montar un laberinto de emociones a flor de piel, muy acorde con la época de los lustros de la Guerra Fría, que atenazaron a los ciudadanos con conspiraciones en las sombras y asesinatos ocultos. En el elenco interpretativo destacaron también, junto a Jones, Anthony Hopkins, Ralph Richardson y Paul Rogers (un gran secundario, brillante en cualquier cometido escénico en que se vio inmerso).

CALDERERO, SASTRE, SOLDADO, ESPÍA (John Irvin, 1979)

John le Carré
John le Carré alcanzó la fama planetaria, con la serie “Calderero, sastre, soldado, espía”

Pese al éxito de las películas anteriores, la fama a nivel internacional le llegó a David John Moore Cornwell con la emisión de la serie Calderero, sastre, soldado, espía. Parte de la pegada de esta producción de siete episodios la tuvo la acertada caracterización de Alec Guinness, como el genuino y sereno George Smiley.

La atmósfera de nostalgia, o de muerte anunciada de un tiempo histórico terrorífico y agresivo, prendió las tramas de los distintos capítulos, dirigidos por John Irvin. Todo un manual de sensaciones a base de imágenes, que bien podría ser un esbozo de autobiografía ficcionada, por parte de Le Carré.

LOS HOMBRES DE SMILEY (SIMON LANGTON, 1982)

John le Carré
“Los hombres de Smiley” fue la impactante secuela de “Calderero, sastre, soldado, espía”

Tres años después de Calderero, sastre, soldado, espía; Los hombres de Smiley mostró la conclusión del ciclo de Alec Guinness, dentro del frágil cuerpo del envejecido y cansado George Smiley. Los seis capítulos grabados por Simon Langton dejaban constancia de la precipitación a los abismos profesionales de un pétreo Smiley, quien asumió con estoicismo que la identificación de Karla (Patrick Stewart) suponía el fin de la existencia del espionaje entre bloques y de sí mismo, como si fuera un premonitorio avance de la posterior Perestroika.

Entre los múltiples personajes que alimentaron el mosaico coral en este irrepetible serial hay que prestar atención a la singular colaboración de Siân Phillips, quien rozó la genialidad, como la esposa infiel de Smiley.

LA CHICA DEL TAMBOR (Geroge Roy Hill, 1984)

John le Carré
John le Carré mostró la versatilidad de su estilo literario, con “La chica del tambor”

Le Carré abandonó los ambientes cerrados y claustrofóbicos de la Europa dividida en zonas políticas, con La chica de tambor: un texto de mixtura entre géneros, que centraba su atención en el terrorismo de Oriente Medio. Las posibilidades dramáticas de semejante argumento prendieron ríos de inspiración en la mente de George Roy Hill, quien traslado la novela a formato del celuloide, con Diane Keaton como principal atractivo.

La cinta supuso un éxito de taquilla en 1984, y captó a los espectadores con la apasionada historia de amor, experimentada por Charly (Diane Keaton) y el terrorista palestino al que tenía que esta debía vigilar.

UN ESPÍA PERFECTO (Peter Smith, 1987)

John le Carré
“Un espía perfecto” parece inspirada en la vida de John le Carré

Benedict Taylor y Peter Egan fueron los actores encargados de encarnar al agente Magnus Pryor, en esta miniserie de siete entregas semanales; un hombre al que se dibujaba desde su juventud hasta su etapa adulta, cuando trabajaba como un eficiente miembro del MI-6.

Esta producción exhibió la constante dickensiana de las obras de John  le Carré; la cual estaba fortalecida con una variante ligeramente autobiográfica, que desvelaba aspectos sorprendentes de la vida de JlC.

LA CASA RUSIA (FRED SCHEPISI, 1990)

John le Carré
Sean Connery y Michelle Pfeiffer protagonizaron “La casa Rusia”

La casa Rusia es probablemente uno de los mejores ejemplos de cómo se materializó la certeza, por parte de Le Carré, de que el escenario de la Guerra Fría había llegado a su extinción. Sin embargo, los antiguos modos y manejos de los servicios de espionaje seguían incrustados en el pasado.

Ese es el nexo temático de esta romántica movie, filmada por Fred Schepisi; en la que un experto literario (al que encarna Sean Connery) es sometido a los rigores del espionaje británico, para ayudar a una exiliada rusa, a la que da vida Michelle Pfeiffer.

Ellos simbolizan, con su actitud desangelada y nómada, la espectral apariencia de un mundo que había evolucionado hacia problemas internacionales distintos a los de antaño; pero cuyos flecos afectaban a las personas de manera similar a la de los años posteriores a la conclusión de la Segunda Guerra Mundial.

EL SASTRE DE PANAMÁ (John Boorman, 2001)

John le Carré
“El sastre de Panamá” es el texto en el que John le Carré se acerca más a uno de sus maestros, Graham Greene

Irónica, mordaz, elocuente y humorística… Estos y otros adjetivos son aplicables a esta historia de ambientes cálidos e ilusorios, que protagonizaron Pierce Brosnan, Geoffrey Rush y Jamie Lee Curtis.

El director John Boorman (Excalibur) y el guionista Andrew Davies se encargaron de escenificar con imaginación y agilidad la versátil prosa de Le Carré, quien se acerca en intenciones artísticas a Nuestro hombre en la Habana (la obra de Graham Greene).

EL JARDINERO FIEL (FERNANDO MEIRELLES, 2005)

John le Carré
Fernando Meirelles dirigió la adaptación de esta novela de denuncia social y farmacéutica

Las conspiraciones de las corporaciones farmacéuticas, y las consecuencias que los negocios de los grandes laboratorios tienen en el tercer mundo, marcaron la trama de este sorprendente largometraje de calado humano, dirigido por el brasileño Fernando Meirelles (Estación central de Brasil).

Ralph Fiennes y Rachel Weisz lideraron el elenco interpretativo de la adaptación de esta inspirada y actual obra de Le Carré, que alimentaba la posibilidad de entrever hacia dónde se dirigirían los intereses del escritor, después de la caída del Muro de Berlín y el fin definitivo de la Guerra Fría.

EL TOPO (Thomas Alfredson, 2011)

John le Carré
Gary Oldman volvió a poner de moda a George Smiley

Cuando ya todo el mundo pensaba que George Smiley era un personaje anclado en el pasado, el regreso a las pantallas del sobrio agente indicó a John le Carré que sus espías callados y vulnerables no habían quedado sepultados por la superación de la política de bloques.

Gary Oldman, con su impecable caracterización de Smiley, contribuyó a que el narrador británico recuperara tangencialmente al razonable George, y recurriera a él en el libro titulado El legado de los espías (Editorial Planeta, 2017).

EL HOMBRE MÁS BUSCADO (Anton Corbijn, 2014)

John le Carré
John le Carré incorporó los asuntos de Chechenia, en “El hombre más buscado”

Un joven y desmemoriado vagabundo, que es damnificado con una misteriosa fortuna de dudosa procedencia, es el pretexto argumental para esta sólida construcción del espionaje contemporáneo.

Una película que dirigió con cierto riesgo escénico el fotógrafo Anton Corbijn, y en la que sobresalen las caracterizaciones de Philip Seymour Hofman y Grigoriy Dobrygin.

EL INFILTRADO (Richard Roper, 2016)

John le Carré
“El infiltrado” fue un éxito televisivo, antes que literario

John le Carré publicó El infiltrado en 1993, pero fue por medio de la adaptación televisiva de 2016 (dirigida por Sussanne Bier) por la que alcanzó la fama y el reconocimiento de los que goza en la actualidad.

La ambiciosa miniserie protagonizada por Hugh Laurie y Tom Hiddleston, sobre la venganza de un antiguo encargado de hotel, le sirvió al veterano escritor para darse cuenta de la importancia de la pequeña pantalla, a la hora de potenciar las virtudes escondidas entre las páginas de una obra literaria. A veces, una buena adaptación audiovisual permite a los lectores llegar a un texto de manera más rápida y directa.

UN TRAIDOR COMO LOS NUESTROS (Susanna White, 2016)

John le Carré
“Un traidor como los nuestros” es parecida a una trama de Charles Dickens, bajo los rigores del espionaje en la era de Internet

Si Charles Dickens hubiera ideado una historia de espionaje en la era de Internet, probablemente habría elaborado algo muy parecido a Un traidor como los nuestros. El relato de un mafioso ruso de comportamiento extravagante y con una familia numerosa, que negocia con los servicios occidentales para escapar de un oligarca eslavo peligroso y asesino, bien podría entrar en el cosmos del genial autor de David Copperfield.

John le Carré experimentó sin complejos su interés por la prosa dickensiana, con sus constantes cuestionamientos morales y éticos y sus personajes en el límite de la dignidad y la deshonra; y con esos elementos diseñó la faz del incauto y heroico profesor caracterizado por Ewan McGregor, además del colorido traje que porta el arrepentido capo mafioso al que interpreta Stellan Skarsgard.

No obstante, la incapacidad de White para ilustrar convenientemente el universo descrito por Le Carré impidió que se apreciaran muchos de los juegos literarios expuestos en la novela precedente.

AN EVENING WITH GEORGE SMILEY (John Kirby, 2017)

John le Carré
John le Carré efectuó una de sus últimas apariciones televisivas en “An Evening with George Smiley”

El Royal Festival Hall de Londres ofreció a John le Carré la oportunidad de despedir públicamente a George Smiley, y recordar la gestación y los decorados en los que se movía el tipo al que prestaron su físico Rupert Davies, Alec Guinnes y Gary Oldman.

El evento coincidió con la publicación de El legado de los espías, y supuso uno de los últimos acontecimientos en los que el responsable de Un hombre decente se acercó a las audiencias, para recrear a viva voz el apasionante laberinto de secretos y peligros que alumbró su producción literaria a lo largo de las décadas.

LA CHICA DEL TAMBOR (Chan-wook Park, 2018)

John le Carré
“La chica del tambor” es la última adaptación televisiva de una de las novelas de John le Carré

En espera de nuevas adaptaciones, la versión televisiva de La chica del tambor, bajo la dirección del surcoreano Chan-wook Park, es el título que cierra la intensa relación de David John Moore Cornwell con la industria audiovisual.

Una larga sucesión de encuentros afortunados, que responde al respeto que los cineastas y creadores han tenido hacia las obras del talentoso escritor nacido en Dorset.

 

 

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language