Philip Kerr y la religión

RBA reedita la novela "Plegarias": texto ambientado en Estados Unidos, publicado por el creador del detective Bernie Gunther en 2013; donde Kerr inventa una trama relacionada con las extrañas muertes de un grupo de ateos convencidos.

10
Philip Kerr
Philip Kerr  planeó “Plegarias” como un descanso de la saga de Bernie Gunther

Philip Kerr no era un creyente recalcitrante y metódico, más bien lo contrario.

El literato nacido en Edimburgo siempre reconoció que sus ideas sobre la vida y las fuerzas sobrenaturales se circunscribían a su propia experiencia terrenal y sensible; pero nunca ocultó el poder de seducción que le infligían la iconografía católica y los dogmas de fe.

A tal efecto, Kerr se embarcó en la elaboración de Plegarias (RBA) en un momento determinante de su carrera narrativa, cuando estaba exhausto de las aventuras alemanas de Bernie Gunther. De esta manera, alentado por la tesitura de hacer algo distinto, el autor escocés aprovechó una visita al templo texano de Lakewood, en Houston, para empezar a desarrollar el argumento de un libro distinto a los de la citada epopeya germana, a medio camino entre el thriller norteamericano y el análisis de conciencia espiritual.

La colaboración con el F.B.I. ayudó a PhK a concebir las hazañas de un personaje descreído con placa de federal, al que bautizó como Gil Martins. Pero no se trataba simplemente de poner sobre el tapete a un protagonista duro al estilo estadounidense, sino de jugar con la sutil ironía producida por la aceptación del ateísmo, como una reacción ante el control espiritual promovido por las grandes comunidades eclesiásticas en USA. Una eterna diatriba entre aceptación y cuestionamiento, que conforma esquirlas de resentimiento en el personaje principal y en los que le acompañan.

Philip Kerr
Philip Kerr ambientó la historia de “Plegarias” en Houston, Texas

No creo en nada a lo que no pueda disparar“, repite Martins a lo largo de la novela, como si fuera un mantra de refugio racional, frente a un mundo que se le antoja demasiado cerrado y vaporoso; carente de verdaderos asideros, en los que sujetar su existencia extraviada y deprimida.

Precisamente, la crisis de fe del agente del F.B.I. es un tema capital en el curso narrativo de Plegarias; un asunto que genera, por ejemplo, el divorcio del personaje. Aparte, también este conflicto interno se convierte en el único motivo por el que al final podrá resolver el terrible misterio, que acecha a la población de Houston.

PHILIP KERR SE TOMÓ UN RESPIRO DE BERNIE GUNTHER

La historia de Plegarias tiene lugar en la actualidad, en una urbe titánica y centrada en el dogmatismo a ultranza.

Allí, con el conglomerado de una sociedad abiertamente tradicionalista y apegada a los grandes templos levantados en su amplia geografía, el agente federal Gil Martins se topa con las inconexas muertes de tres importantes individuos, defensores acérrimos de posturas y tesis enemistadas con el pensamiento religioso.

Estos sutiles y selectivos crímenes, tapados a la opinión pública, habrían pasado desapercibidos para las autoridades; a no ser por la petición de un amigo del protagonista (el obispo Eamon Coogan), para que investigue las defunciones. Pronto, en el curso de las pesquisas policiales, aparece un asesino en serie, que se hace llamar San Pedro. Un tipo cuya supuesta misión en la Tierra es la de salvar las almas de los que se han apartado de las enseñanzas divinas, y que han declarado la guerra intelectual a la Iglesia.

Philip Kerr
Metrópilis es el último libro escrito por Philip Kerr, antes de su fallecimiento en 2018

El estilo envolvente y de progresiva tensión habitual en Philip Kerr se torna algo más agresivo y urgente, en Plegarias.

Como si se contagiase del entorno en el que transcurre el argumento, la prosa del autor británico corre oscura y siniestra, contagiada por el goticismo propio de la arquitectura eclesiástica; en cuyo interior transcurre buena parte de la trama.

Dentro de semejantes mimbres literarios, el crescendo dramático y violento que presenta el texto permite a Kerr elaborar múltiples laberintos emocionales, relativos a la pérdida de confianza en las certezas espirituales. Sinuosos meandros de índole argumental, que quedan hilados finamente por la aguja de los misterios insondables, y de las creencias puestas bajo el tamiz de la fragilidad.

Más información en

https://www.serienegra.es/catalogo/plegarias_800 

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language