Deep Purple se sienten seguros

La legendaria banda de "Smoke on the Water" regresa a la actualidad discográfica, con el revitalizador "Whoosh!" (earMusic): un álbum de profundo sentimiento rockero y de nostalgia hard, que produce el efectivo Bob Ezrin.

23
Deep Purple
Deep Purple continúan con la agradable sintonía prologada en “Now What!” e “Infinite”

Deep Purple acumulan más de cinco décadas de currículo musical; lo que se ha traducido en numerosas etapas creativas, con formaciones más o menos coincidentes.

En la actualidad, el mítico Ritchie Blackmore (ausente desde 1993) y el fallecido Jon Lord se han convertido en los miembros cuyo vacío ha hecho una mella más profunda en el sonido del grupo. Sin embargo, el carismático Ian Gillan (quien se ha ido y regresado en bastantes ocasiones, antes de su establecimiento definitivo en el presente quinteto) y el original Ian Paice (el batería es el único que se ha mantenido en Deep Purple, desde sus inicios en 1968) han logrado mantener el conjunto inalterable, por lo menos durante algo más de cuatro lustros, con Roger Glover (bajo), Steve Morse (guitarra) y Don Airey (teclado), como principales piezas de este rompecabezas creativo con sello made in England.

Las peleas mantenidas con Blackmore, por vislumbrar las líricas y las melodías que mejor definían el elemento artístico de la formación, pasaron al olvido; y ahora, Deep Purple experimentan una etapa de asentamiento profesional, centrada en preservar sus raíces musicales, en medio de las corrientes de mixturas y fusiones desconcertantes que imperan en el mercado de las ondas en este tercer milenio.

Después de algunos años de incertidumbre y vaivenes extraños, Gillan y sus muchachos han conseguido enderezar el rumbo, gracias a la ayuda del productor Bob Ezrin. Este amante de las bandas clásicas (en su órbita también han estado Pink Floyd y Kiss) animó a los “púrpuras profundos” a fortalecer su legado rockero, y a olvidarse de la proyección mercantilista de los temas inéditos que componían.

Con semejante filosofía salieron a la luz los interesantes Now What! (2013) e Infinite (2017); díptico de estimulantes aportaciones sinfónicas, que la banda de Hertford ahora completa con Whoosh! (earMusic).

Deep Purple
Deep Purple retrasó el lanzamiento de “Whoosh!” ,  por culpa de la pandemia

Según Gillan, Glover, Paice, Morse y Airey; Ezrin les obligó a dejar de pensar en las radiofórmulas y los estribillos pegadizos, y les dejó claro que lo que debían conseguir era encontrar a los verdaderos Deep Purple, tanto en las letras como en los enfoques rítmicos.

De esta manera, con la única presión de ser ellos mismos, los cinco músicos han dado luz a un disco carente de derrapes estilísticos, donde la sinceridad del hard rock teñido de blues peregrino adquiere un protagonismo esperanzador y sorprendente.

DEEP PURPLE SE MAQUILLAN COMO DEEP PURPLE

Desde los acordes ochenteros de Thrown My Bones, el oyente tiene la impresión de entrar en un universo diferente, como si hubiera comprado un ticket en una atracción de feria, con el metal progresivo de antaño como principal aliciente. Los teclados Hammond de Don Airey, los punteos de Steve Morse, las baquetas de Ian Paice, el acompañamiento de Roger Glover y la inconfundible voz áspera de Ian Gillan favorecen a viajar a las extensiones espectrales de un hard rock social y llevadero, con ausencia total de las estridencias o efectos sonoros vacuos.

Este primer corte de Whoosh! revela también el hecho de que Deep Purple nunca se ha considerado un grupo especialmente plegado a las estéticas meramente coloristas y circenses, sino que ha bebido más en las fuentes expansionistas de colegas de inspiración variada, como ACDC y Led Zeppelin.

Deep Purple
Ian Gillan (en la foto), en la presentación online de “Whoosh!”

Encerrados durante algo más de una semana en los estudios The Tracking Room, en la ciudad de Nashville (USA); Deep Purple se han empapado de la vieja escuela, que da alas a su visión añeja del rock de pulso épico y aguerrido. Un paisaje que confecciona la atmósfera de carretera y misterio, que evocan los trece temas que configuran Whoosh!

La energía de Drop the Weapon, la reflexión humanista de We’re All the Same in the Dark, los sueños espaciales de The Power of the Moon, el discurso ético de Man Alive, o los accesos poéticos de Dancing in My Sleep son algunos de los ingredientes que refuerzan el mensaje de la vigésima primera obra de estudio de los legendarios autores de Perfect Strangers.

Nota: Deep Purple tienen pendiente la gira The Long Goodbye, pospuesta por la pandemia del coronavirus.

Vídeo oficial de Man Alive, por earMusic

Más información en

https://ear-music.shop/

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language