Charles Willeford y el arte ilusorio

El próximo estreno de una película basada en la novela "Una obra maestra" (RBA) ha provocado la reedición de este título clásico del género del thriller estadounidense, publicado originalmente en 1971.

14
Charles Willeford
Charles Willeford escribió “Una obra maestra” para mostrar su opinión sobre el arte contemporáneo

Charles Willeford fue un autor de experiencias múltiples, vividas en países diferentes y con culturas apasionantes.

Este antiguo militar norteamericano respiró de cerca el aroma de la muerte, durante su participación en la Segunda Guerra Mundial; por eso no paró de abonar su existencia con el sentimiento renacentista, relacionado con probar oficios y profesiones, antes de aceptar la literatura como vía principal para soltar su talentoso caudal imaginativo.

Uno de los intereses intelectuales de Willeford lo supuso el Arte, y su historia a través de los siglos. El narrador nacido en Arkansas quería escarbar en la evolución de la estética, para hallar una aproximación sobre lo que hace a una obra inmortal, frente a otras de simple y urgente consumo visual y galerístico. Al final, los intentos de realizar sus estudios en este sentido, en la Universidad de Lima (Perú), no dieron resultado, debido a la falta de titulación del ciudadano de la nación de las barras y estrellas para acceder a los mismos; pero ChW regresó a USA con la idea de elaborar un texto relativo a sus obsesiones, en el que verter sus frustrados anhelos de investigación artística.

Así alumbró Una obra maestra (RBA): una novela de relativa brevedad, en la que el creador del detective Hoke Moseley luce los vicios y virtudes existentes en el mercado de cuadros millonarios, subido a lomos de una demoledora e hipnotizadora prosa de propósitos diáfanos y eficaces.

Charles Willeford
Charles Willeford también fue el responsable de la excelente obra “Miami Blues”

Willeford es uno de esos escritores que va a lo suyo. Sus malditos personajes, con los que crea una suerte de universo propio, acaban siendo muy reales“, afirma el cineasta Quentin Tarantino.

Tales palabras se ajustan a la perfección a Una obra maestra, donde los laberintos de intenciones cambiantes marcan la evolución de una galería de tipos extraños, que aparecen como retratados por el figurado pincel del cerebro de Gallos de pelea.

CHARLES WILLEFORD SIEMBRA DE GRISES EL CONCEPTO DE GENIALIDAD

El argumento de Una obra maestra arranca en Palm Beach, Florida.

En esa ciudad, hedonista y dada a los excesos, se mueve como pez en el agua el egocéntrico James Figueras: un crítico de arte de origen puertorriqueño, que es considerado uno de los veinticinco mejores en su disciplina profesional.

El hombre bien podría ser calificado como una versión estadounidense del disoluto Jep Gambardella, el periodista histrión de La gran belleza; y con su espíritu narcisista y un tanto misógino, este personaje enfrenta cualquier desafío que le plantea su agitada y elitista existencia.

Uno de estos retos viene por parte del coleccionista y millonario llamado Joseph Cassidy, quien contrata a Figueras para que, con el pretexto de hacer una entrevista en profundidad al aislado pintor Jacques Debierue, le robe un lienzo de su preciado catálogo personal. Semejante engranaje, de planes ocultos y proposiciones cuestionables, teje una trama de misterios asociados, que mantiene al lector pendiente de los giros que presenta el adictivo argumento.

Charles Wileford
“Una obra maestra” acaba de ser adaptada al cine, por Giuseppe Capotondi

Charles Willeford diseña con esos elementos un magistral escaparate de tipos humanos, tocados por el halo de los comportamientos casuales, que marcan su identidad a lo largo del texto.

En medio de esta disección de índole casi chejoviana, el literato de Arkansas elabora una gran bola de mentiras y contenidos vacuos, relativos a la genialidad mediática. Un asunto demasiado presente en los atrios del famoseo de corral, y de las inmortalidades mediadas con las corazas de corcho y cartón piedra.

Más información en

https://www.rbalibros.com

 

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language