Paolo Giordano y el confinamiento

El autor turinés de "La soledad de los números primos" presenta sus reflexiones y pensamientos a lo largo del duro confinamiento sufrido por el coronavirus, en el libro "En tiempos de contagio" (Salamandra Ediciones).

9
Paolo Giordano
Paolo Giordano expone su particular visión de la pandemia, a nivel científico y humano

Paolo Giordano pasó los meses de encierro sanitario en su domicilio en Roma, mientras los noticiarios y los periódicos no paraban de ofrecer estremecedores datos sobre fallecimientos y contagios.

La soledad (esa enfermedad crónica a la que se asoman los seres humanos del siglo XXI con demasiada asiduidad y certeza) comenzó a comer las entrañas de la sociedad tecnificada, amparada en una falsa sensación de bienestar; al tiempo que la globalización exhibía su faz más macabra, al descubrir que las pandemias también eran susceptibles de igualar zonas geográficas y países, sin importar fronteras ni diferencias culturales. Todas esas reflexiones hicieron mella en los habitantes de Europa aproximadamente desde el pasado mes de marzo, época en la que el Viejo Continente se sumió en las tinieblas de la vulnerabilidad y la muerte masiva, provocada por la COVID-19.

Tal realidad prendió en Paolo Giordano la necesidad de dejar constancia de su día a día sometido al encierro domiciliario ordenado por las autoridades italianas, y a la confusión individual y colectiva que anidaba en su cabeza. Ejercicio que ha dado como resultado En tiempos de contagio (Salamandra): un diario encendido y sereno redactado con la urgencia de alcanzar un poco de claridad, en medio del laberinto de contradicciones constantes y comportamientos aniquilados por las esperanzas vanas, que dibujó el Sars-Cov-2.

No tengo miedo de caer enfermo. ¿Y de qué tengo miedo? De todo lo que el contagio puede cambiar. De descubrir que el andamiaje de la civilización que conozco es un castillo de naipes. De que todo se derrumbe, pero también de lo contrario: de que el miedo pase en vano, sin dejar ningún cambio tras de sí“, afirma el autor transalpino.

Paolo Giordano
Paolo Giordano muestra un cierto escepticismo, sobre la derrota definitiva del virus

¿Puede un desastre planetario como el desatado por el coronavirus generar un viraje de rumbo en la existencia de los hombres y mujeres del tercer milenio? Esta pregunta pivota en cada uno de los apartados estancos e intercomunicados de En tiempos de contagio. Una cuestión que se torna un tanto sombría, al comprobar la rapidez con que los terrícolas tienden a olvidar; o a actuar como si nada hubiera pasado, desde el momento en que la normalidad y la rutina regresen de manera más o menos reconocible.

PAOLO GIORDANO RADIOGRAFÍA EL CARÁCTER HUMANO ANTE EL CORONAVIRUS

El texto del narrador turinés desarrolla el interesante contrapunto de enfrentar las certezas científicas y las necesidades de las personas de a pie.  “Todos somos Susceptibles“, explica Giordano, quien compara a los individuos con canicas desplegadas sobre un tapete, las cuales chocan en cuanto tienen posibilidad para ello, sin importar las consecuencias de tales juegos de peligrosidad comprobada.

En este sentido, el creador italiano alude a las interminables semanas de confinamiento, que demostraron que el pensamiento mágico de las esperanzas irreales ha generado una angustia profunda en la población, expuesta a un enemigo invisible que ataca en el momento más inesperado, y ante el que nunca hay que bajar la guardia.

El contagio ya ha condicionado todas las relaciones y traído consigo mucha soledad: la soledad propia de una persona ingresada en la UCI, que tiene que comunicarse con los demás a través de un cristal“, explica PG, en el ensayo.

Paolo Giordano
Paolo Giordano alcanzó el éxito con su primera novela, “La soledad de los números primos”

Giordano relata cómo el espíritu humano se acomoda a cada una de las situaciones existenciales que suele experimentar, por muy terribles que estas sean; y ante las que despliega el placebo de “no pasará nada al final”. Este insensato mecanismo es el mismo que llevó a muchos a pensar al principio que la epidemia se trataba de un virus sin importancia, y que iba a causar pocas víctimas en comparación con la gripe; o bien que era impensable que una pandemia desatada en Asia azotara tan salvajemente al mundo occidental. Tales cortafuegos ilusorios tenían su explicación en la necesidad de encontrar un atisbo de seguridad a corto plazo, que ahora dirige sus anhelos hacia la ansiada vacuna.

Después de lo sucedido y lo que aún resta por padecer en las distintas naciones a nivel mundial, según PG cabe cuestionarse si la tragedia nos ha enseñado a ser mejores, y a actuar como una enorme comunidad con intereses compartidos. El coronavirus ha convertido la Tierra en un sitio demasiado pequeño, donde las trompetas del Apocalipsis no provienen de instancias sobrenaturales.

Una realidad que invita a reflexionar sobre cómo deberíamos imaginar el futuro, acción que las páginas escritas por Paolo Giordano, en En tiempos de contagio, bien pueden ayudar a estimular.

Más información

https://www.megustaleer.com/editoriales/Salamandra/SD

 

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language