Slavoj Žižek y la nueva normalidad

El filósofo, sociólogo y experto en psicoanálisis esloveno presenta "Pandemia. La covid-19 estremece al mundo" (Editorial Anagrama): un ensayo compuesto por reflexiones y artículos en Prensa, en los que el autor se pregunta por el nuevo orden mundial que surgirá después de la tragedia ocasionada por el coronavirus.

22
Slavoj
Slavoj Žižek apuesta por la solidaridad humana, en el futuro cercano

Slavoj Žižek es un académico con alma de divulgador sin atalayas elitistas, capaz de diseñar una línea de pensamiento o un ensayo casi de la nada, avalado únicamente por los impulsos y los vaivenes sociales del momento.

Ese estilo de trabajar tiene la ventaja del acercamiento en tiempo real a los asuntos más candentes del presente, virtud que le ha granjeado al esloveno la oportunidad de someter a sus criterios intelectuales temas como el de los migrantes provenientes de África y Oriente Medio, o las recientes crisis relacionadas con el cambio climático y el medio ambiente.

Una galería de argumentaciones destinadas a captar al público más heterogéneo, que Žižek acaba de ampliar con Pandemia. La covid-19 estremece al mundo (Anagrama): un conjunto de tesis supuestamente revolucionarias, en las que el profesor de la Universidad de Liubliana somete a juicio el universo que surgirá después de la devastación planetaria ocasionada por el coronavirus.

No habrá ningún regreso a la normalidad, la “nueva normalidad” tendrá que construirse sobre las ruinas de nuestras antiguas vidas, o nos encontraremos en una nueva barbarie cuyos signos ya se pueden distinguir“, afirma el alumno de Jacques-Alain Miller.

Slavoj
Slavoj Žižek siempre se ha metido como protagonista en cada una de las obras que ha publicado

Tales palabras adquieren mayor relevancia a través de una serie de conclusiones, que llevan al autor a configurar una sociedad resultante más solidaria; con apego a un comunismo de protección pública más que de férrea ideología marxista, y una cohorte de políticos encaminados a desarrollar actuaciones de salvaguarda general.

Un escenario que se antoja un poco extraño y hasta utópico, sobre todo si se pone en la balanza de la viabilidad con el ascenso de la ultraderecha en Europa, la existencia de dirigentes tan incoherentes e irracionales como Donald Trump y Jair Bolsonaro, o actitudes de tibieza preocupante ante las emergencias planetarias, tales como las llevadas a cabo por Boris Johnson y Alexander Lukashenko.

SLAVOJ ŽIŽEK ATISBA LA SUPERACIÓN DEL NEOLIBERALISMO

Como es comprensible, nada más salir a la venta, Pandemia levantó ampollas de resentimiento en los duros sectores del capitalismo a ultranza; los cuales se aprestaron a catalogar el libro como un texto populista y escaso de solidez científica (tanto económica como social). Estas pegas quizá sean achacables a la manera en la que Žižek suele idear sus múltiples y polémicos acercamientos a la realidad contemporánea del siglo XXI, en los que no duda en utilizar múltiples ejemplos procedentes del cine y la cultura popular.

El cuerpo activo de Pandemia comenzó a fraguarse en la mente del profesor de Liubliana a raíz del fallecimiento del medico chino Li Wenliang, quien fue víctima de la censura del gobierno de su país, cuando este descubrió la existencia del temible coronavirus. Semejante hilo de Ariadna dio pie al intelectual esloveno para acumular un conjunto de redacciones relativas a cómo será el nuevo Estado del Bienestar, una vez aplacadas las muertes y los contagios por la COVID-19.

¿Qué ha fallado en nuestro sistema para que la catástrofe nos haya cogido completamente desprevenidos, a pesar de las advertencias científicas?“, se cuestiona SlŽ, para cimentar sus interesantes planteamientos sobre un “comunismo de supervivencia“, impuesto a través de la fortificación de sistemas de seguridad estatal en sectores tan necesarios como el sanitario.

Slavoj
Slavoj Žižek tiene a Hegel como uno de sus filósofos de cabecera

Dentro del esquema vital escenificado por el autor de La nueva lucha de clases (2016) las explotaciones laborales provenientes del mundo de la tecnología gozan de singular fuerza discursiva; esclavitudes encubiertas que han originado una desconocida manera de autoexplotación entre los obreros de teclado y ratón, a manos de empresarios que se presentan como comprensivos garantes del bienestar de sus empleados virtuales (la mayoría de ellos, personas a las que las reglas del juego sumen en una precariedad abismal).

Todo esto genera “un cansancio de la creatividad” que revierte en una especia de alergia a los levantamientos conscientes, en contra del injusto reparto de las riquezas de las naciones; y que actúa como freno a la deseable sensación de solidaridad individual y ciudadana. Lastre que, según el filósofo y sociólogo, debería empezar a solventarse a nivel internacional, con la demandada transparencia y cooperación entre las naciones implicadas en la lucha contra el coronavirus.

Hegel escribió que lo único que podemos aprender de la historia es que no aprendemos nada de la misma, así que dudo que la epidemia del coronavirus nos haga más sabios“, asegura Žižek, en la introducción de Pandemia. Una certeza que no impide apuntar más adelante algunas pequeñas transformaciones colectivas, destinadas a mejorar aspectos esenciales de la existencia en comunidad.

Nota: Slavoj Žižek destinará los royalties de Pandemia. La covid-19 estremece al mundo a la ONG Médicos sin fronteras.

Más información en

https://www.anagrama-ed.es

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language