Phoebe Cates, la chica del bikini rojo

La protagonista de "Gremlins" y "Noches de neón" se retiró de la interpretación en 1994, y ahora regenta una prestigiosa boutique, en el Uper East Side neoyorquino.

94
Phoebe Cates
Phoebe Cates (en la imagen) era una de las actrices con mayor proyección en los ochenta

Phoebe Cates fue, en la década de los ochenta, uno de los rostros más famosos en el cine estadounidense de naturaleza adolescente.

Sus rasgos cargados de exotismo, su torneada figura, su melena azabache, y su facilidad para encandilar a los espectadores le granjearon un lugar especial entre los aficionados, desde que mostró su frescura ante las cámaras con sus primeros trabajos; en la aventurera y romántica movie Paradise (Stuart Gillard, 1982), y en la picante cinta Aquel excitante curso (Amy Hekerling, 1982).

Sin duda alguna, la época de las hombreras y los peinados lacados fue la mejor a nivel profesional de Cates; ya que su carrera cayó en picado en los noventa, con escasos proyectos de interés y muy distanciados en el tiempo. Un motivo sobrado para que la neoyorquina colgara sus bártulos dramáticos, para dedicarse a cuidar de los dos hijos que había tenido con el también actor Kevin Kline.

Tras su retirada mediática, y al cumplir cuarenta y dos primaveras, la musa de la serie Lazos secretos decidió abrir una boutique de moda en 2005, cerca de su domicilio en el Upper East Side de la urbe del Empire State.

Hija del productor de teatro y televisión Joseph Cates, Phoebe sintió muy pronto el gusanillo de la actuación en sus carnes. Un talento innato que estallaba cuando se subía a un escenario, y que pulió tras su paso por la famosa y elitista The Juilliard School; además de hacerlo con esporádicos contratos como modelo de publicidad.

La atractiva muchacha no tuvo que esperar mucho para ser fichada para el cine. La primera película que acredita el currículo de PhC le llegó con apenas 19 años, y llevaba por título Paradise: un intento de continuar con el éxito de los filmes sobre amores adolescentes en islas perdidas, que inició con excelentes registros taquilleros El lago azul.

La cinta alcanzó una notable popularidad en su momento, ayudada por el tema musical, que cantaba la propia Cates. No obstante, la aún actriz en ciernes se mostró muy contrariada con las escenas de desnudos que incluía la citada producción. Tan enfadada estaba la neoyorquina con los resultados exhibidos en las pantallas, que hasta desistió de asistir con su compañero de reparto (Willie Aames) a la promoción del largometraje.

Phoebe Cates
Phoebe Cates es recordada por muchos como la actriz que mejor se ha quitado un bikini delante de una cámara

Mucho más contenta salió tras su experiencia en Aquel excitante curso (Amy Herkerling, 1982), donde -con su famosa secuencia en la piscina- alcanzó una llamativa notoriedad como sex symbol de categoría teenager. Una escena que aún se erige como parte de lo más significativo del periplo interpretativo de PhC, ya que logró incluso rivalizar con la mítica Ursula Andress, y su bikini blanco mostrado en Agente 007 contra el Dr. No.

PHOEBE CATES NO PARECE ECHAR DE MENOS EL CINE

El fulgurante comienzo de Phoebe Cates en el séptimo arte otorgó a la sobrina del director Gilbert Cates una serie de papeles de evidente carga sensual, potenciados por el privilegiado físico de la estadounidense.

Dos temporadas después de Paradise y Aquel excitante curso, la producción televisiva Lazos secretos (1984) permitió a los espectadores ver cómo la joven veinteañera se desenvolvía en un rol clásico de femme fatale, con venganza familiar a cuestas. Una imagen que PhC rebajó un poco en intensidad erótica, con su participación en Gremlins (Joe Dante, 1984).

La esmerada caracterización de Phoebe en ese filme de ciencia ficción, como la decidida y activa Kate Berlinger en lucha contra los malvados animalillos de salvaje comportamiento, no pasó desapercibida en la industria del celuloide; y fruto de ello le ofrecieron jugosos papeles, como el contenido en la brillante movie Noches de neón (James Bridges, 1988), o el efectuado en la comedia Cita con un ángel muy especial (Tom McLoughlin, 1987).

Phoebe Cates
Phoebe Cates tuvo una breve carrera musical, a raíz del éxito del tema “Paradise”

Sin embargo, algo ocurrió para que la carrera de la pareja de Kevin Kilne (a quien conoció en una audición para un papel que al final fue a parar a Meg Tilly) se estancara de manera alarmante, sin alcanzar las metas previstas en el arranque de la misma.

A partir del reconocimiento del público obtenido con Gremlins, la proyección de Phoebe en la Meca del Cine perdió gas muy rápidamente. Un efecto que contribuyó a ocasionar el paso de la estrella emergente a la treintena, ya que Cates era una actriz cuyo tirón principal se basaba en su físico juvenil e inmaculado.

La desangelada Gremlins 2: La nueva generación (Joe Dante, Chuck Jones, 1990), la interesante y reflexiva Maldito Nick (Michael Steinberg, 1993) y la poco valorada película La princesa Caraboo (Michael Austin, 1994) conforman lo más atractivo de la última etapa de Phoebe  en el séptimo arte.

Retirada de los sets de rodaje desde 1994, aunque rompió su alejamiento del cine en 2001, para participar en The Anniversary Party (Alan Cumming, Jennifer Jason Leigh); los fans pueden ver ahora al mito del bikini rojo ochentero en el interior de Blue Tree: la tienda que comanda en Madison Avenue.

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language