Cruella de Vil rejuvenece

La actriz Emma Stone ("La ciudad de las estrellas") encarna a la malvada secuestradora de "101 dálmatas", en una nueva y libre adaptación del clásico relato de Dodie Smith.

8
Cruella
Cruella de Vil se hizo un personaje famoso desde la película de animación de 1961

Cruella de Vil, con su cresta a dos colores y sus ceñidos vestidos de goticismo extremo, es un personaje que siempre ha obsesionado a Emma Stone, desde que vio la película de Walt Disney 101 dálmatas (Clyde Geromini, Hamilton Luke, Wolfgang Reitherman, 1961), cuando era tan solo una niña.

Una fascinación infantil que se volvió más fuerte si cabe, a partir del momento en que la actriz nacida en Arizona degustó la enriquecedora y neurótica caracterización que Glenn Close hizo de la estilizada malvada, en 101 dálmatas. ¡Más vivos que nunca! (Stephen Herak, 1996) y 102 dálmatas (Kevin Lima, 2000).

Veinte años después de la última versión cinematográfica del libro de Dodie Smith con intérpretes de carne y hueso, Walt Disney Studios Motion Pictures recupera la historia de la siniestra señora obsesionada con arrancar la piel a un grupo de inocentes canes, todo para elaborar una línea de abrigos de lujo. Y lo hace a través del filme titulado Cruella : una película que dirige el australiano Craig Gillespie (Yo, Tonya).

Esta revisión en formato de celuloide del cuento publicado en 1956 presenta una visión ligeramente diferente a la del libro escrito por la británica Dodie Smith, una actualización donde la pelirroja Emma Stone (La ciudad de las estrellas) se mete en la piel de una De Vil notablemente más joven que sus antecesoras; ya que encara el papel a las 31 primaveras, mientras que Close lo hizo a los 51 tacos (edad que incluso parecía sobrepasar el dibujo animado).

Curella
Glenn Close (en la imagen) interpretó a Cruella de Vil en dos filmes

Aline Brosh McKenna, Jez Butterworth, Dana Fox, Tony McNamara y Steve Zissis son los responsables del guion de esta singular cinta, en la que Disney ha invertido un abultado presupuesto y costosos decorados; por no hablar del nutrido elenco dramático, en el que -además de Stone– colaboran, entre otros, Emma Thompson (Last Christmas), Mark Strong (El topo), Joel Fry (Yesterday) y Paul Walter Hauser (Richard Jewell).

CRUELLA CONTINÚA CON SUS MALOS INSTINTOS

Craig Gillespie ha incluido numerosos cambios con respecto a la trama original de la novela de Dorothy Gladys Smith. Uno de los más significativos estriba en las diferentes épocas en las que transcurren los hechos. Mientras Smith escogió el Londres de los años cincuenta del pasado siglo, el responsable del remake de Noche de miedo desarrolla el argumento en la ciudad del Big Ben durante los alocados setenta. Esto da a Cruella una estética más colorista e icónica, con la deslumbrante y arriesgada moda que tenía éxito en ese tiempo, cargada de pantalones campana y estampados hasta en las enaguas.

En ese ecosistema cosmopolita y mediático es en el que se mueve -con soltura y dotes dictatoriales- la joven diseñadora llamada Cruella de Vil, quien espera triunfar de una vez por todas en el universo de las pasarelas, con un sueño macabro y criminal: convertir la piel de los dálmatas en retales de belleza sorprendente, con los que fabricar piezas de alta gama. Para ello, la maquiavélica creadora cuenta con la ayuda de los rústicos y violentos hermanos Badún: Jasper (Joel Fry) y Horace (Paul Walter Hauser).

Cruella
Emma Stone (en la imagen) interpreta a una joven Cruella de Vil

Tales líneas dramáticas permiten a CG explorar desconocidas facetas del personaje de Cruella, a quien convierte en la protagonista del filme. Una fórmula que Disney ya había probado con notables resultados recientemente, a través de la hechicera Maléfica (papel que fue erigido a principal reclamo de la saga inspirada en el filme La bella durmiente).

A medias entre el largometraje de animación estrenado en 1961 y el musical de Broadway, esta visión inspirada en las aventuras narradas en 101 dálmatas supone una oportunidad para recuperar un relato que ha divertido a los niños desde hace más de media centuria. Un cuento que trajo al mundo una de las malvadas más recordadas de la factoría fundada por Walt Disney, la cual dio pie a un tema musical versionado por bandas del estilo de Dr, John, y solistas tan seguidas como Selena Gomez.

Apunte: Glenn Close participa en Cruella como productora ejecutiva. En España, y como parte del musical procedente de Broadway, Miriam Díaz-Aroca encarnó a una rítmica Mrs. De Vil.

Más información en

https://www.waltdisneystudios.com

 

 

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language