Bob Dylan pasa revista

El cantautor estadounidense de "Like a Rolling Stone" y "Things Have Changed" presenta "I Contain Multitudes" (Columbia Records): una inspirada balada de tintes cavernosos, en la que expone parte de sus pensamientos actuales y de sus experiencias acumuladas.

8
Bob Dylan
Bob Dylan ha compuesto un tema acorde con los tiempos de incertidumbre y soledad, que se respiran en estas semanas de confinamiento e inseguridad

Bob Dylan es un músico de amplios registros creativos, con los que es capaz de expresar sentimientos y emociones con amplitud de miras y formato de globalidad.

Los particulares versos del que fuera galardonado con el Premio Nobel de Literatura en 2016 están normalmente ensamblados con un componente de emociones comunes, coincidentes en sensaciones -si se miran desde los procelosos carriles de las existencias colectivas- con las del resto de la humanidad, o una parte abundante de ella.

Sometidas a la dictadura mortal y acechante del temible Covid-19, las dos nuevas canciones grabadas por Robert Albert Zimmerman son percibidas como certeras cartas al corazón de las declaraciones necesarias, con las que el artista nacido en Minnesota pretende apaciguar los demonios que persiguen a la sociedad estadounidense, a la vez de los se le aparecen a sí mismo.

El pasado 27 de marzo, Dylan regaló a sus seguidores un tema de 16 minutos y 55 segundos, titulado Murder Most Foul: una especie de discurso melódico, en el que BD hace referencia al asesinato del presidente John Fitzgerald Kennedy, ocurrido en Dallas, el 22 de noviembre de 1963. Y, a partir de las sentencias contrarias al injustificado y demencial magnicidio, el autor de Hurricane realiza un repaso certero de lo que se ha perdido sin remedio en la historia de USA (un recorrido menos enérgico y más reflexivo que el realizado por Don McLean, en la inolvidable American Pie).

Entre las estrofas de Murder Most Foul hay asunciones tan aceradas como “Goodby, Charlie/ Goddbye, Uncle Sam/ Frankly, my Scarlet, I don’t give a damn…” (“Adiós, Charlie/ Adiós, tío Sam/ Fráncamente, mi Escarlata, me importa un bledo…“), que dejan una idea clara de la progresiva degradación del mensaje de libertad y de sueños realizables, que la nación de las barras y estrellas ha exportado al mundo desde centurias.

Bob Dylan
Bob Dylan deja volar su imaginación, en “I Contain Multitudes”

I Contain Multitudes salió a la luz 21 días después de Murder Most Foul (el pasado 17 de abril) con pretensiones menos ambiciosas que el anterior tema. Para empezar, la duración de esta composición es de 4 minutos y 37 segundos, bastante inferior a los 16: 55 de MMF. A lo que sigue la elección de un argumento lírico menos virulento, y más tendente a sentar las bases del estado de ánimo de Dylan, que a denunciar un acto tan mediático como el del asesinato de JFK.

BOB DYLAN SACA A RELUCIR SU VENA POÉTICA

Una pátina de pesimismo medioambiental se instala rápidamente en I Contain Multitudes (título que hace referencia a un verso del poema Song of Myself, de Walt Whitman), desde sus primeros acordes casi a capela, en los que la garganta asfixiante de Dylan esgrime los épicos trazos de alguien que desea exhibir una panorámica de su interior.

Today, tomorrow, and yesterday, too/ The flowers are dyin’ like all things do/ Follow me close, I’m going to Balian Bali/ I’ll lose my mind if you don´t come with me…” (“Hoy, mañana, y ayer, también/ Las flores están muriendo, como hacen todas las cosas/ Sígueme cerca, estoy yendo a Balian Bali/ Me perderé si no vienes conmigo…”). Estas frases de transcendencia vaporosa dan comienzo a I Contain Multitudes, para cambiar su registro hacia el recuerdo de personajes célebres, con los que el músico norteamericano establece lazos de conexión afectiva.

Bob Dylan
Bob Dylan sorprendió a propios y extraños, con la aparición del extenso “Murder Most Foul”

Got a tell-tale heart, like Mr. Pope/ Got skeletons in the walls of people you know…” (“Tengo un corazón de cuenta cuentos, como Mr. Pope/ Tengo esqueletos de gente que conoces…“), asume Dylan, quien continúa con la enumeración de sus influencias artísticas y humanas, con “I’m just like Anne Frank, like Indiana Jones/ And them Brittish bad boys, The Rolling Stones/ I go right to the edge, I go right to the end…” (“Soy justo como Ana Frank, como Indiana Jones/ Y ellos, los chicos malos británicos, The Rolling Stones/ Voy justo al filo, voy justo al final…“).

A través de su peculiar manera de declamar rítmicamente las diferentes estrofas, Robert Allen Zimmerman afirma “I sing the songs of experience, like William Blake/ I have no apologies to make…” (“Canto las canciones de la experiencia, como William Blake/ No tengo que pedir disculpas…“), para concluir con un contundente “I am a man of contradictions/ I´m a man of many moods…” (“Soy un hombre de contradicciones/ Soy un hombre con muchos estados de humor…“).

Semejantes puntualizaciones ideológicas alimentan la paleta sensitiva de I Contain Multitudes: una balada de signos espectrales, con la que Bob Dylan exorciza muchos de los “esqueletos” que conservaba -según él- entre las paredes de su figurado refugio creativo.

Más información en

https://www.columbiarecords.com 

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language