Martin Scorsese, a sangre fría

El cineasta estadounidense escoge las localizaciones para "Killers of the Flower Moon": filme basado en hechos reales, sobre los asesinatos en masa ocurridos en Oklahoma, durante la década de los años veinte del siglo pasado.

12
Martin Scorsese
Martin Scorsese pretende trasladar a imágenes en movimiento los asesinatos perpetrados en Osage County

Martin Scorsese comprobó el año pasado que su estilo peculiar de entender el séptimo arte no estaba pasado de moda, cuando consiguió sorprender a la crítica y al público con El irlandés (su último trabajo hasta la fecha).

La citada movie y la recepción que esta obtuvo ayudaron sobremanera al responsable de Taxi Driver, para recuperar el ansia por seguir poniéndose detrás de una cámara, todo para contar historias a base de secuencias. Un empeño que llena los logros profesionales del neoyorquino desde hace más de cinco décadas: legendaria carrera de obras sorprendentes, que el creador norteamericano estuvo a punto de dar por finalizada, cuando experimentó en sus propias carnes las dificultades presentes para financiar proyectos ajenos a la filosofía de los blockbuster.

Killers of the Flower Moon es el título de la nueva aventura en formato de celuloide de Scorsese: una traslación a imágenes en movimiento de la homónima novela del periodista y escritor David Grann, con la que intenta aportar algo de luz a los misteriosos crímenes sucedidos en Osage County, durante los años veinte.

El guionista Eric Roth (Forrest Gump) es el encargado de diseñar el libreto de este argumento, concebido a través de atmósferas saturadas de polvo y colores cálidos: una rara avis en el currículo del director de Malas calles; ya que podría catalogarse como una especie de western moderno (género que MS nunca ha tocado), aunque también rememore las esencias literarias de A sangre fría, de Truman Capote.

Martin Scorsese
Robert De Niro (en el medio) es uno de los protagonistas del filme de Martin Scorsese

El equipo habitual del creador nacido en Queens regresa a su lado, para poner las bases artísticas y técnicas de este activo largometraje; en el que también se exhibe uno de los primeros casos más mediáticos a nivel nacional del F.B.I. (la agencia federal de USA fue inaugurada en 1908).

Entre los viejos conocidos que se concitan en torno a esta esperada película, Scorsese ha llamado también a dos de los actores fetiche en algunos de sus títulos más recordados, como Robert De Niro (El irlandés) y Leonardo DiCaprio (con el que MS ha rodado El aviador e Infiltrados).

MARTIN SCORSESE VIAJA A OKLAHOMA

La trama de Killers of the Moon reproduce los acontecimientos sucedidos en Osage County, Oklahoma.

Corría el lapso entre 1921-1922, cuando las tierras solitarias y depauperadas del mencionado lugar se empezaron a valorar por encima de su precio real, debido al descubrimiento de petróleo en su subsuelo. De la noche a la mañana, los habitantes de la zona pasaron a ser supuestos millonarios. Pero solo fue un espejismo.

Una serie de crímenes en masa ocuparon las páginas de los periódicos y las conversaciones de los lugareños, unos actos violentos y brutales de los que fueron acusados el ganadero William King Hale y sus dos sobrinos.

La codicia sin limites fue en apariencia lo que movió a estos individuos, a acabar con la vida de numerosos indios nativos y otros vecinos, cuya reserva y propiedades se situaban en el epicentro de los yacimientos petrolíferos.

En su momento, el F.B.I. contabilizó una veintena de muertes y desapariciones; aunque el autor de la novela en la que se basa el film (David Grann) piensa que los fallecidos ascendieron a más de cien.

Martin Scorsese
Martin Scorsese vuelve a contar con Leonardo DiCaprio, después de su colaboración en “Infiltrados”

Según la historia real, los supuestos asesinos se sentaron en el banquillo de los acusados en 1929, pero únicamente resultaron condenados por una de las muertes.

Con el tiempo, los tres detenidos (William King Hale, Ernest y Bryan Bukhart) salieron de prisión y continuaron con sus respectivas existencias; sin embargo, el condado de Osage nunca recuperó la normalidad.

Martin Scorsese está dispuesto a refrescar lo sucedido, avalado por su cine reflexivo y plagado de matices. Un savoir faire con sello de autor, reconocible y añorado.

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language