Kenny Rogers, adiós al jugador

El conocido cantante de "The Coward of the County" y "Lady" falleció el pasado 20 de marzo en su casa de Sandy Springs (Georgia), debido a una enfermedad que le había obligado a retirarse de los escenarios en 2015.

32
Kenny Rogers
Kenny Rogers consiguió dar un mayor espacio mediático al country

Kenny Rogers siempre será recordado por su voz rotunda y al mismo tiempo melódica, con la que interpretó de manera brillante y envolvente hits tan demoledores e incuestionables como Lady, Lucille, Eyes That See in the Dark o Islands in the Stream.

La figura del texano fue esencial para abrir las conexiones del country terruño y profundo hacia estilos más modernos, como el pop de naturaleza mainstream o el folk de atmósferas nostálgicas. Una tarea en la que el estadounidense encontró la inestimable ayuda de compañeros de la contundencia de Dolly Parton, Willie Nelson, Sheena Easton, Kim Carnes o Lionel Richie.

Los tres grammies que ganó a lo largo de su extenso currículo lírico se antojan escasos, para un vocalista que vendió millones de discos en todo el mundo, con su capacidad para entonar las letras desde el corazón sublime de un trovador de baladas, al que tampoco le importaba extender su saber hacer a temas más movidos.

Semejante habilidad para hacer suyas las composiciones de creadores tan inspirados y versátiles como Barry Gibb conformaron un abundante grupo de admiradores y herederos de su peculiar background musical. Amigos que han querido homenajear al experto y entrañable gambler de los pentagramas con un concierto de despedida, programado en Nashville, para el próximo 25 de octubre de 2020.

All in For the Gambler: Kenny Rogers’ Farewell Concert Celebration tiene previsto exhibir en una única velada parte de los grandes éxitos del artista de Houston, entonados por las privilegiadas gargantas de Dolly Parton, Reba McEntire, Chris Stapleton, Little Big Town, Elle King y Lionel Richie, entre otros.

Kenny Rogers
Kenny Rogers probó suerte como actor, en el telefilme “The Gambler”

En esa noche futura, seguro que sonarán muchas de las canciones que KR defendió con pasión y cordura, a lo largo de más de cinco décadas de carrera.

Un vasto muestrario de melodías imperecederas, que otorgaron al country man nacido en 1938 un aura de estrella cercana y agradable, capaz de triunfar con la imaginativa mixtura de estilos made in USA, que moldeaba con sus tonos graves y atrayentes.

KENNY ROGERS NO DUDÓ EN IR MÁS ALLÁ DE LAS SUPUESTAS FRONTERAS DEL COUNTRY

Antes que Taylor Swift y Garth Brooks explotaran las posibilidades que la raíz del country podía aportar a otros géneros de la lírica estadounidense, al entrar en conjunción con ellos; Kenneth Ray Rogers demostró -junto a otros visionarios del tipo de John Denver– que el country a palo seco era difícil de exportar y de comercializar, más allá de los territorios de la América profunda. Una lección que aprendió a través de su paso por diferentes tendencias musicales.

Cuando era apenas un veinteañero que empezaba a despuntar, el icónico intérprete de She Believes in Me compartió aspiraciones jazzísticas con Bobby Doyle, para pasar luego a los accesos folk, como componente de The New Christy Ministrels. Y así hasta 1969; momento en que Kenny alcanzó fama y reconocimiento con el tema country Ruby, Don’t Take Your Love to Town.

Sin embargo, Rogers no siguió el camino más o menos purista de Johnny Cash, Patsy Cline y Emmylou Harris; sino que quiso añadir a su estilo texano una mayor gama de sonidos e implicaciones melódicas.

El apego a las baladas de largo recorrido, a las que el timbre aguerrido y rocoso del intérprete nacido en Houston les otorgaba una existencia ajena a las aterciopeladas extensiones para las que estaban pensadas inicialmente, le granjeó el éxito multitudinario a este amante de las naturalezas salvajes y los rodeos.

Kenny Rogers
Kenny Rogers selló una página personal e irrepetible en la historia de la música popular norteamericana

Al escuchar el excelente dueto que KR efectuó al lado de Kim Carnes, en el tema Don’t Fall in Love with a Dreamer; o al percibir el difícil equilibrio entre los trinos de Dolly Parton y los rasposos accesos de Rogers, en Islands in the Stream, se comprende a la perfección el talento emotivo con que el cantante de You Decorated My Life personificaba las estrofas de sus hits más señeros.

Con la muerte de Mr. Kenny Rogers se va uno de los grandes innovadores de la música popular contemporánea, alguien que -desde los punteos acumulativos del country– atrajo a su terreno a un sinfín de amantes de las voces rotas y quemadas por millas y millas de asfaltos sinfónicos.

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language