Coldplay abordan la concordia

La banda liderada por Chris Martin presenta "Everyday Life" (Parlophone/ Warner): un disco compuesto por letras tendentes a los buenos sentimientos, y a la unión de las razas y los pueblos.

10
Coldplay
Coldplay juega con diferentes ritmos y estilos, en “Everyday Life”

Coldplay nunca han participado de manera voluntaria en la mercadotecnia antinatural o forzada.

La historia de esta formación londinense peina sus cabellos existenciales a través de la alternancia de estilos y tendencias, sin importar el éxito comercial o la sincronía obsesiva con la alocada contemporaneidad.

Quizá por eso, a Chris Martin y a los suyos no les pareció gran cosa que el entrenador Pep Guardiola declarase a los cuatro vientos mediáticos que animaba a sus jugadores del Fútbol Club Barcelona con el tema Viva la vida. Toda una prueba de admiración, hacia las cualidades energéticas de esta adictiva canción de Coldplay.

Los años transcurridos desde la aparición de la banda en 1996 no han borrado la pátina de soñadores bohemios, que ha marcado a fuego la lírica versátil y normalmente inspirada de Chris Martin, Jon Buckkand, Guy Berryman y Will Champion. Una constante artística, en pos de la introspección colectiva y la metamorfosis eterna, que mantiene a los autores del apasionante Ghost Stories en lo alto de las preferencias de un público heterogéneo, y amante de las sorpresas.

Everyday Life (Parlophone/ Warner), el octavo álbum de estudio de los británicos, entra de lleno en ese apartado dedicado a la exploración de pentagramas novedosos, ideados para huir de la monotonía sonora. Un ejercicio ambicioso y sincero, en el que hay aspiraciones góspel; intentos efusivos de acordes jazzísticos; rock de raigambre multicolor; y blues cargados de ancestros reverenciales.

Coldplay
Coldplay consiguen un álbum que cambia de tercio, a lo largo de la sucesión de los diferentes cortes

Los cuatro años que distancian A Head Full of Dreams del presente disco han bruñido la desgastada y comprometida armadura del grupo surgido en la urbe del Támesis, y le han añadido unas pizcas de filosofía naíf (versificación algo ingenua en su materialización).

Tales ideas dotan a las letras de este trabajo de una sensación de concordia espiritual, que filtra figurados bebedizos de buenos sentimientos y bienintencionados mensajes, conectados estrofa a estrofa con una humanidad sin rencores ni odios: utópica en sus coreadas descripciones.

COLDPLAY APELAN A LOS BUENOS SENTIMIENTOS

Según al arco narrativo y artístico de Everyday Life, las diferentes composiciones se bifurcan entre Sunrise (amanecer) y Sunset (puesta de sol). Semejante fórmula permite a Coldplay jugar con variados géneros y estilos diferentes en gradación, con los que dotan de ritmo cambiante al conjunto de la obra.

Los accesos orquestales de Sunrise anticipan lo que expone la primera parte del álbum: un puñado de discursos espirituales y acumulativos, en los que se reclama la comprensión unitaria de todos los que habitan el planeta azul. En este paisaje voluntariamente reconciliador, la banda isleña expone sus tesis a través de elevadas piezas de nostalgia multitudinaria (Church), algún góspel de naturaleza litúrgica (BrokEn), o inspiradas estrofas entonadas en francés (Arabesque).

Tras estos inicios, el disco continúa con la puesta de sol (Sunset); cuyas notas alumbran los versos agresivos e irónicos de Guns (uno de los temas más controvertidos del CD, en el que Chris Martin pone en solfa la segunda enmienda a la Constitución de USA, relativa al derecho ciudadano a portar armas de fuego). Song de crítica social, que precede a la contundencia luminosa de Orphans; hasta llegar a los lindes de declaraciones tan sugerentes y generacionales como las contenidas en Daddy y Cry, Cry, Cry.

Coldplay
Coldplay anunciaron la aparición de “Everyday Life” directamente a sus fans, vía Twitter

Estas canciones hacen de Everyday Life un trabajo de indudable talento y riesgo calculado, aunque está muy alejado de la brillantez musical de Mylo Xylato, o de las nocturnidades florecientes de Ghost Stories.

La apuesta de Coldplay, en favor del cromatismo social y los tiempos confesionales, consigue diseñar el molde de un álbum que no decepciona en ninguno de sus elementos rectores, y que causa cierta emoción colectiva.

Y eso a pesar de que Chris Martin y sus muchachos despistan con la fotografía de la portada del álbum, dedicada a la Original Dixieland Jazz Band (grupo que protagonizó las primeras grabaciones de jazz, allá por 1917).

Más información en

https://parlophonerecords.co.uk

https://warnermusic.es

Vídeo oficial de Everyday Life, por Coldplay

 

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language