Juan Genovés & family

El legendario creador de "El abrazo" expone por primera vez con sus tres hijos. "La unidad dividida por cero" es el título de esta especial muestra colectiva, que alberga el Centro Oscar Niemeyer de Avilés (Asturias) hasta el próximo 6 de enero.

38
Juan Genovés
Juan Genovés ilustró durante décadas el sentir del ser humano, en una España en continua transformación/ Foto: Centro Oscar Niemeyer

Juan Genovés consiguió retratar el rostro oculto de la soledad, deformado por multitudes sin rumbo ni destino.

El pintor de la mítica obra El abrazo (pieza que reprodujo como pocas el espíritu de la Transición española, surgida desde la necesidad de aplacar la amargura provocada por décadas de dictadura franquista) nunca ha creado sus imágenes a espaldas de la sociedad, sino que enlazó en todo momento su inspiración con los pinceles y el punzón con el sentir de las mujeres y los hombres que deambulaban por los caminos de una nación desmembrada, seca en lágrimas y esperanzas.

A sus 89 años, el artista valenciano llega al Centro Oscar Niemeyer de Avilés con una amplia representación de su comprometido trabajo, acompañado en esta ocasión por sus hijos Pablo, Silvia y Ana.

La familia Genovés despliega en unión, con una muestra de sus respectivas creaciones en la plástica, una conversación a cuatro bandas sobre las incógnitas que atenazan a la sociedad actual, y cuyos problemas vienen producidos por la rémora de un pasado convulso y de oscuridades nunca resueltas.

Al lado de las pinturas de Juan Genovés, las fotografías de Pablo ejercen como elocuentes testigos de horizontes de inmensidades caóticas y misteriosas; mientras las esculturas totémicas y cromáticas de Ana plantan sobre el suelo reflexiones diversas, relativas a la condición humana. Un estado de alteración colectiva e individual, que las instalaciones de Silvia riegan con un sentido sarcástico e imaginativo, sobre las grandes incógnitas circulares de la existencia.

Juan Genovés
Juan Genovés está en conexión con las incógnitas misteriosas planteadas por las fotografías de su hijo Pablo/ Foto: Pablo Genovés, “Towards the great unknown”/ Centro Oscar Niemeyer

La idea de un común denominador, con independencia de las diferentes generaciones a las que pertenecen los cuatro Genovés, preside la espina dorsal de La unidad dividida por cero. Esqueleto de sensibilidades coincidentes, que tiende a aportar luz sobre los tonos grises de la percepción. Justo como declaró en una ocasión el patriarca del clan (Juan), cuando confesó que él era “un pintor de las sombras“.

JUAN GENOVÉS TRASCIENDE A LOS FORMATOS Y A LAS MODAS

Cuando Juan Genovés elaboró El abrazo (1976), la sociedad española asistía al final definitivo de la dictadura franquista; una conclusión ansiada y soñada por la mayoría de los habitantes del país de la Piel de Toro. El camino hacia la democracia comenzaba a ser un hecho al alcance de la mano, y el pintor valenciano lo tradujo en una escena de confraternización general; como si fuera capaz fundir en un único cuadro la emotiva anatomía compartida por los protagonistas de El beso, de  Auguste Rodin, con el apasionamiento victorioso de Robert Doisneau, y de su homónima versión fotográfica de la citada escultura de Rodin.

Los más de ocho lustros que median entre la concepción setentera de El abrazo y el momento actual no han restado valor alguno al mensaje implícito en esta imagen imperecedera, y que comparece en la exposición del Centro Oscar Niemeyer bajo un nuevo enfoque, materializado por la instalación Abrazo/ desAbrazo (2019): título certero, sobre la ambivalencia que ha moldeado el supuesto espíritu de concordia evocado en 1976.

Juan Genovés
Juan Genovés fue un pionero en unir la desazón de los humanos y las geometrías sorprendentes/ Foto: Centro Oscar Niemeyer

Las más de cincuenta obras exhibidas en La unidad dividida por cero (seleccionadas por Ana Genovés. que también ejerce como comisaria) revelan el latente espíritu de un arte destinado a dotar de protagonismo a los seres anónimos, que pueblan las múltiples secuencias diseminadas en distintos formatos; y que reflejan el inmenso drama de las marionetas sin hilos visibles.

Un tipo de expresión plástica donde es más importante captar las atmósferas y el trasfondo subliminal, que comprender exactamente la gestación y significado de cada pieza. Territorio en el que Juan Genovés y sus hijos se mueven con una soltura precisa y elocuente.

Nota.- La unidad dividida por cero estará en el Centro Oscar Niemeyer hasta el próximo 6 de enero de 2020.

Campaña de mecenazgo.- La Fundación del Centro Oscar Niemeyer ha lanzado una campaña de mecenazgo cultural, en la que cualquiera es invitado a participar. Los interesados pueden consultar las bases en http://www.niemeyercenter.org

Más información, entradas y horarios en

http://www.niemeyercenter.org

 

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Choose your language