James Franco y el “new” Hollywood

El actor, director, productor y músico estadounidense adapta al lenguaje de las imágenes en movimiento la novela "Zeroville": un contundente retrato sobre la Meca del Cine, cuando se produjo el cambio de paradigma a partir de los años setenta.

17
James Franco
James Franco llevaba cinco años intentando montar la versión cinematográfica de “Zeroville”

James Franco aparece con la cabeza afeitada, y en la parte de atrás se distingue con notoriedad un tatuaje de Elizabeth Taylor y Montgomery Clift, en una secuencia de la película Un lugar en el sol.

Semejante aspecto, fetichista y simbólico, es el que luce el protagonista de The Disaster Artist, en el filme Zeroville,: movie que el actor californiano  dirige, protagoniza y produce. Una película sobre cine dentro del cine, en la que pasa revista al Hollywood de finales de los sesenta y principios de los setenta, cuando despegaron las carreras de un puñado de actores, directores y guionistas, que tenían en la rebeldía profesional su mejor carta de presentación. Movimiento que dio alas a los planteamientos alejados del antiguo y glamuroso star system, propio de los grandes estudios hasta la eclosión de la época hippie.

Tales años de transformación vertiginosa fueron relatados con cinismo y sarcasmo por el escritor Steve Erickson, en la novela titulada Zeroville: texto sin pelos en las grafías, donde reflejaba cómo la hornada de creadores auspiciada por la contracultura comenzó a construir una Meca del Cine distinta, centrada en los mensajes de denuncia social y en la negación de los géneros forjados a hierro y acero.

La otrora Babilonia de los iconos de la pantalla se había metamorfoseado sin treguas anunciadoras, según Erickson, en un lugar en el que los libretos asumían posicionamientos aguerridos en cuestiones políticas y humanas, a través de cintas como Taxi Driver, Easy Rider, El regreso, Apocalypse Now, Cowboy de medianoche o El precio del poder.

James Franco
James Franco (con la cabeza afeitada y una botella en los labios) encarna al conflictivo Vikar

James Franco recrea esos alocados momentos de celuloide y existencialismo a base de imágenes, nunca exentos de las consiguientes dosis de locura colectiva; en los que sentaron las bases del Séptimo Arte moderno tipos como Francis Ford Coppola, Dennis Hopper, Martin Scorsese o John Milius.

Un ramillete de genios de la cámara, que tienen sus respectivas apariciones (todos ellos encarnados por actores con cierto parecido físico) a lo largo del metraje de Zeroville.

JAMES FRANCO RUEDA CON EL ALIENTO DE LOS MAESTROS DE LOS SETENTA EN EL COGOTE

La acción de Zeroville arranca en 1969, un año decisivo para el cine y para la sociedad estadounidense (entre los acontecimientos más sonados estuvo el de la matanza perpetrada por Charles Manson y su secta criminal).

En esos trescientos sesenta y cinco días, colindantes a las novedades impresas en filmes como El graduado, se corresponden al lapso temporal en que el peculiar y complicado Vikar (James Franco) modifica su idea de los filmes míticos e inmortales.

Estoy en la capital mundial del cine, y nadie sabe nada sobre películas“, afirma este personaje, en un instante de la novela de Zeroville. Una asunción en apariencia desangelada, que materializa la desconexión con el pasado; y que forma parte de las lecciones que el protagonista adquiere, durante su estancia en Los Ángeles.

Un escenario donde las concepciones clásicas del star system lanzaban sus últimos suspiros mediáticos, para dar paso a un tipo de estrellas más cercanas al público: encuadradas en obras que narraban temáticas muy apegadas a la realidad, e instaladas incluso en un voluntario feismo escénico.

James Franco
James Franco no ha quitado ni un ápice de la ironía incluida en la novela original

James Franco pone físico al irascible y violento Vikar, en la esperada versión cinematográfica del libro de Erickson: el citado joven, que se traslada a Hollywood con la esperanza de hallar un mínimo rastro de las ilusiones infantiles, que le despertaron títulos como Un lugar en el sol. Sin embargo, una vez allí, descubre que ya todo vestigio del pretérito ha quedado sepultado por aproximaciones diferentes en la manera de rodar y de contar historias. Algo que el incauto provinciano asume con nostalgia, mientras conversa con el fantasma de Motgomery Clift.

Un lustro ha necesitado el protagonista de 127 horas para ver materializado su empeño en escenificar la valorada obra de Steve Erickson. Obsesión en la que ha sido de estimable ayuda la implicación del heterogéneo reparto, que  JF ha congregado.

Un elenco en el que están inscritos nombres como los de Seth Rogen (Lío embarazoso), Will Ferrell (Embrujada), Megan Fox (Transformers), Joey King (Expediente Warren), Danny McBride (Up in the Air) y Thomas Ian Nicholas (Las reglas del juego), entre otros.

Nota.- Zeroville tiene prevista su fecha de estreno, en las salas de USA, para el próximo 6 de septiembre de 2019.

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language