Isabelle Huppert acude al Grec

La estrella francesa de películas como "Elle" y "Madame Bovary" representará en Barcelona la obra "Mary Said What She Said", a las órdenes de Robert Wilson.

1
Isabelle Huppert
Isabelle Huppert exprime su gestualidad en “Mary Said What She Said”/ Foto: Grec/ Festival de Barcelona

Isabelle Huppert supera en veintiún años la edad que acreditaba María I de Escocia, cuando esta subió al cadalso para ser decapitada, por cargos de suma traición y rebelión contra el reinado de su prima Isabel.

Sin embargo, la subliminal distancia en cuanto a aniversarios cumplidos no parece obstaculizar el rigor físico y anatómico, con que la musa parisina de Claude Chabrol y Michael Haneke acomete los miedos y ansiedades de la mujer que osó disputar la Corona de Gran Bretaña a la inteligente hija de Enrique VIII y Ana Bolena.

Profundamente religiosa, aparte de madre golpeada por el desdén ambicioso de su propio hermano, María Estuardo se presenta en el Grec encerrada literalmente dentro del pequeño cuerpo de Huppert, al que la actriz aporta el retorcimiento escénico de los seres en estado de hibernación voluntaria, difuminados por el velo prematuro de la muerte.

Con el cartel colgado de entradas agotadas desde hace semanas, Mary Said What She Said ha sido -a partir del anuncio de su desembarco en el Teatre Lliure de la Ciudad Condal– todo un acontecimiento de enorme expectación mediática; sobre todo porque la valorada protagonista de La viuda es la encargada de completar el elenco interpretativo con su simple persona, sin mayores atavíos que las palabras confeccionadas por Darryl Pinckney y la capacidad de la estrella francesa para desenredar el hilo de Ariadna, que supuso la breve vida de la heredera de Jacobo V de Escocia.

Isabelle Huppert
Isabelle Huppert parece una marioneta sin hilos, en algunos momentos de la representación/ Foto: Lucie Jansch

El ingenioso Robert Wilson, con quien IH ya había colaborado en Orlando y Quartett, es el responsable de este esforzado montaje, que ya deparó un notable éxito de crítica y público tras su paso por la urbe del Sena.

Un espectáculo de iluminación atmosférica, en el que el nervio de su protagonista ejerce como hilo conductor de un De Profundis en clave monárquica, declamado a voz en pecho por la que fuera reina de Francia, por un breve lapso temporal. Frases lanzadas al patio de butacas, que desguazan la elocuencia verbal de la viuda de Francisco II, para confesar su dolor, su arrepentimiento, su zozobra, su depresión, y su inocencia ante un mundo que la condena.

ISABELLE HUPPERT EMITE SONIDOS ESPECTRALES

No es descabellado calificar el ritmo de Mary Said What She Said como una danza macabra, destinada a rendir sus ecos frente a un réquiem histórico, materializado a través de juicios postergados a la eternidad. La mujer que comparece ante los espectadores salta de la dignidad al llanto, de la sobriedad a la esperanza ilusa de un futuro de oropeles y lisonjas, de la tortura mental a la sensibilidad de una madre ansiosa por rozar una salvación que no llega.

El texto de Darryl Pinckney, alimentado en sus esencias dramáticas por la inspirada música de Ludovico Einaudi, ayuda a seguir con aprecio los vaivenes emocionales de la dama vestida con colores apagados que responde al nombre de Mary, y que se pasea sin descanso por un escenario desnudo, solo provisto de una iluminación precisa y concordante con los estados de ánimo que evoca la prisionera.

Isabelle Huppert
Isabelle Huppert llena, con su sentido para la oratoria, el intenso monólogo ideado por Darryl Pinckney/ Foto: Lucie Jansch

Isabelle Huppert suda, se quiebra, avanza y grita; a lo largo del agitado y extenso monólogo que hace suyo nada más subir el telón, y que presenta sin maquillajes deformantes la faz de una María de Estuardo vencida, antes incluso de comenzar a luchar.

Los dieciocho años, que la legítima gobernante de Escocia pasó recluida, dieron para muchas jornadas de reflexión con los bordados silenciosos como testigos, y los castillos heladores de rocosas costuras como esbeltas mazmorras.

Al final, la hoja del hacha del verdugo separó el cuello de la ilustre cabeza de la prima de Isabel I de Inglaterra, en 1587; momento de fantasmagórico relato, que anticipa con mortaja verbal el timbre acerado de la protagonista de La pianista. Una actriz que es capaz de borrar los datos tangenciales a la obra, y que salta al foso sin apenas notar las equidistancias en las centurias, solo inyectada por la magia escénica de una profesional y un texto sin miedo a perder el centro de gravedad permanente.

Nota.- Mary Said What She Said estará en el Teatre Lliure de Barcelona, el 21 y el 22 de julio de 2019.

Más información y horarios en

https://www.barcelona,cat/grec/es/espectaculos/mary-said-what-she-said

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language