Fra Angelico pacifica El Prado

La pinacoteca madrileña exhibe 40 obras del maestro renacentista, en la exposición "Fra Angelico y los inicios del Renacimiento".

51
Fra Angelico
Fra Angelico vertebra la exposición del Museo del Prado, a partir del retablo de “La Anunciación”/ Foto: Museo del Prado

Fra Angelico interpretó el momento en que el ángel Gabriel comunicó a María que iba a ser la madre de Cristo, con rayos de luminosidad dorada y trascendental.

Un manto azul juguetea con las rugosidades propias de la posición conmovida de la Virgen, mientras el ser celestial enviado por el Hacedor Supremo revela una sonrisa pacífica y amistosa, capaz de conmover los sentimientos de la joven futura portadora del Hijo de Dios.

Al lado de esta imagen, Fra Angelico ilustró el comienzo del mundo, con el paraíso edénico en profunda sintonía; todo ello circundado por una lanza solar, que busca refugio en el vientre de María de Nazaret.

Este retablo, fechado en torno a la década de 1420, está considerado como el primer altar florentino de estilo renacentista del que se tiene constancia. Una naturaleza geográfica que aporta a su riqueza artística el singular conjunto de elementos arquitectónicos que la alberga, el dramatismo sinuoso que mece su potente mensaje, la conmovedora narrativa que arrulla las silenciosas palabras del ángel Gabriel, y la expresividad elegante y señorial que envuelve la totalidad de la obra.

Tales virtudes se pueden contemplar, desde este martes y hasta el próximo 15 de septiembre de 2019, dentro de la magna exposición que ocupa las salas C y D del edificio de Los Jerónimos del Museo del Prado; la cual dota de contenido y simetría creativa a la muestra bautizada con el título de Fra Angelico y los inicios del Renacimiento.

Fra Angelico
Fra Angelico dotó de expresiva serenidad a sus madonnas/ Foto: Museo del Prado

El experto Carl Brandon Strehlke (conservador emérito del Philadelphia Museum of Art) ha seleccionado un total de cuarenta piezas procedentes de diferentes museos de Europa y América, que son o están atribuidas al maestro nacido en la región de La Toscana: tablas y retablos a los que el citado comisario ha sumado cuarenta y dos trabajos más, pertenecientes a coetáneos de Fra Angelico, de la valía de Masaccio; Fra Filippo Lippi; Donatello; y Lorenzo Ghiberti, entre otros.

FRA ANGELICO Y SU RELIGIOSIDAD COMPRENSIVA

En las imágenes recreadas por Guido di Pietro (más conocido como Fra Angelico) no hay violencia ni confrontación agresiva, y las oscuridades se tornan como espacios de suprema tranquilidad.

El autor de La Virgen de la granada (la segunda de las obras que forma parte de la colección del Museo del Prado, junto a La Anunciación) era capaz de llorar al finalizar sus secuencias religiosas más sinceras, y de plasmar su serena agonía con las contorsiones esperanzadoras de su Cristo crucificado.

Bajo semejante estilo de perfección sensible, la luz es como un bisturí de humanidades asumidas, para el pulso del ahora beato por la Iglesia Católica (Juan Pablo II beatificó al pintor en 1982). Los haces espectrales que entran por los ventanales o por los cielos enriquecedores se transforman en luciérnagas de belleza celestial, como si el mensaje enviado por las instancias supremas se hiciera cuerpo a través de la atmósfera, volando por las partículas del aire de inmensidades invisibles.

Fra Angelico
Fra Angelico sentó, junto a Massacio, los pilares para el primer Renacimiento a nivel pictórico/ Foto: Museo del Prado

La exhibición organizada por el Museo del Prado ilustra con sus formulaciones plásticas la tesis de que Fra Angelico y Massacio fueron los auténticos puntales del primer Renacimiento florentino a nivel pictórico. Ellos fueron los que propagaron, junto a otros de sus contemporáneos, la conformación de un nuevo lenguaje; basado en el apego a la antigüedad y en el perfeccionismo arquitectónico, tomado de genios como Filippo Brunelleschi.

Tales asunciones promovieron un rompedor uso de la perspectiva, tendente a meter al espectador dentro de la escena plasmada; a la vez que los personajes adquieren una vida que va más allá de la mera representación material.

En el caso de Fra Angelico, la profunda formación religiosa y su pasión por los pinceles cocinaron una simbiosis de espectaculares resultados. Y con ellos vistió un sinfín de soluciones inmanentes, que llenan estos meses las salas C y D de la pinacoteca capitalina.

Imágenes del siglo XV que dialogan sin temor con el tercer milenio, y le abren las puertas de la religiosidad complaciente; mediante dorados de impactantes reflejos, y genialidades de suaves trazos y armonías voluntarias.

Nota.- Fra Angelico y los inicios del Renacimiento estará en el Museo del Prado de Madrid, del 28 de mayo al 15 de septiembre de 2019.

Más información, entradas y horarios en

https://www.museodelprado.es

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language