Bryan Cranston, en el aire

El famoso protagonista de la serie "Breaking Bad" lidera el elenco interpretativo de "Network": adaptación teatral de la oscarizada película de Sidney Lumet.

7
Bryan Cranston es uno de los grandes atractivos de este ácido montaje sobre los mass media

Bryan Cranston es un todoterreno de singularidad metamórfica, para lo que a la escena se refiere.

Da lo mismo que se trate de cine independiente o de grandes producciones, series de televisión hechas con una cámara y poco más u obras concebidas para reventar las audiencias… En el esquema profesional del actor angelino no existen trabajos menores o de mera raigambre alimenticia, y lo demuestra a la hora de exhibir las vísceras dramáticas de los personajes que se cruzan en su radio interpretativo (ya sea como protagonista o como secundario).

Esta necesidad de ofrecer el máximo en cada compromiso le ha llevado a consolidar una carrera de más de tres décadas en los escenarios y en los sets de rodaje; una cualidad que la estrella estadounidense vuelve a esgrimir en su caracterización como el angustiado Howard Beale, dentro del montaje de Network.

Cada noche, y hasta el próximo 9 de junio, Cranston se pone de cara frente al público sin parapetos de protección mediática, solo para contar las penalidades de un presentador de informativos que ha perdido el feeling con los espectadores. Un hombre que sigue anclado en un periodismo serio y profundo, alejado de la diversión y el espectáculo que requieren la sociedad de su tiempo.

Paddy Chayefsky escribió el libreto de Network hace ya cuarenta y tres años, pero sus tesis argumentales se mantienen muy vivas en la actualidad; sobre todo cuando se enciende el televisor, y se contempla la naturaleza hiperbólica de los informativos que llenan las cadenas del planeta.  Una realidad que le valió al escritor un premio Oscar al Mejor Guion Original en 1977, tras la traslación del texto a la pantalla grande de la mano del sólido Sidney Lumet, en 1976.

Bryan Cranston (en la foto) encarna el mismo papel que hizo Peter Finch, en el filme de 1976

El belga Ivo van Hove (The Fountainhead) es el encargado de dirigir esta valorada adaptación de Lee Hall, con la que ha obtenido cinco nominaciones a los prestigiosos premios Tony. Un trabajo de visualización casi coreográfica, con la que el europeo levanta un titánico plató de televisión en el interior del neoyorquino Belasco Theatre, donde BC monopoliza el eje de las miradas de los asistentes a las frenéticas funciones.

BRYAN CRANSTON, TRAS LOS PASOS DE PETER FINCH

Nada más subir el telón, la imponente sala del Belasco se inunda con la sensación de que se va a asistir a un espectáculo contundente e inspirado.

Sin preámbulos desconcertantes e innecesarios, la trama entra a cuchillo en las tripas del noticiero nocturno de la cadena UBS, donde Howard Beale (Bryan Cranston) tiene las horas contadas como presentador.

El citado anchorman es un periodista del pasado, que se siente traicionado por los malos datos de share que acumula su espacio de informaciones otrora significativas, y hoy demasiado plúmbeas por su estilo supuestamente obsoleto. Ante la ausencia del favor de los televidentes, los jefes del canal han decidido cancelar el show.

Dos semanas es el plazo otorgado por los ejecutivos de la UBS para la clausura del espacio: lapso que el dolorido Beale quiere finiquitar con un suicidio grabado por las cámaras de su programa, en directo y para todos y cada uno de los miembros de la audiencia.

Bryan Cranston suda hasta la extenuación cada tarde/noche en el iluminado decorado, mientras el patio de butacas, la platea y el palco asisten con  estupefacción a la destrucción del individuo al que caracteriza: un muerto viviente anulado por la sociedad mediática, sin lugar en el mundo del presente.

Bryan Cranston (derecha) explota la caída a los infiernos de Howard Beale

El icónico Walter White, de Breaking Bad, escarba con inteligencia los poros que ofrece la personalidad de un tipo como Howard Beale: alguien derrotado por la realidad del entorno en el que se mueve. Fórmula activa que ya materializó de manera sobresaliente el inolvidable Peter Finch.

Cranston emula la verosimilitud etílica con la que Finch vistió su interpretación en el filme de 1976, y la alimenta con la asfixia emocional en la que hunde sus huellas el desquiciado presentador de informativos al que encarna.

Una labor extenuante y agresiva, que recibe la cooperación de un heterogéneo cuadro dramático; en el que destaca la presencia de Tatiana Maslany (Orphan Black), Tony Goldwyn (Divergente) y Frank Wood (El intercambio), entre otros.

Nota.- Network estará en el Belasco Theatre de Nueva York, hasta el 9 de junio de 2019.

Más información, entradas y horarios en

https://www.belascotheatre.tickets/

 

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language