El Gatopardo ataca de nuevo

La editorial Anagrama recupera la obra maestra de Giuseppe Tomasi di Lampedusa.

90
El gatopardo sigue siendo un libro esencial para comprender los cambios sociales
El gatopardo sigue siendo un libro esencial para comprender los cambios sociales de la época contemporánea

El gatopardo (título que hace referencia al leopardo jaspeado, que aparece en el escudo de armas de la familia de Salina) se ha convertido con el paso del tiempo en una obra puntal para comprender la manera en que los italianos afrontaron el cambio de una era a otra, de la época de la aristocracia dominante a la de la modernidad acuñada con rasgos de pretéritos clonados.

Giuseppe Tomasi di Lampedusa (príncipe de Lampedusa y duque de Palma di Montechiaro) no necesitó mayores gestas literarias que esta, para alcanzar las eternidades universales de los genios de la palabra; y perdurar a través de las décadas por su talento narrativo, y por lo acertado del análisis que hizo de la sociedad de finales del siglo XIX y principios del XX.

El autor palermitano exhibió en la citada novela un ejercicio de precisión humana y colectiva que no ha mostrado señales de oxidación o deterioro, con los nuevos usos y costumbres de la denominada sociedad tecnológica del tercer milenio; muy al contrario, el texto erige su discurso y tesis activas sin perder ni un ápice de su fulgor y pasión de antaño, sustentados al calor de las conversaciones imperecederas que mantienen el inolvidable Don Fabrizio y su acomodaticio sobrino: el joven garibaldista Tancredi Falconeri.

Doce lustros después de su publicación original (ocurrida a caballo entre 1958 y 1959), El gatopardo recupera su fulgor inicial de la mano de Anagrama, y de la brillante edición revisada por  Gioacchino Lanza Tomasi (hijo del autor de la novela).

El gatopardo homenajea la figura del abuelo de Giuseppe Tomasi di Lampedusa
El gatopardo homenajea la figura del abuelo de Giuseppe Tomasi di Lampedusa

Si quieres que todo siga como está, necesitamos que todo cambie“. Esta frase, pronunciada por el personaje de Tancredi en pleno furor deductivo, es una de las muchas sentencias determinantes que contienen las páginas de la obra de don Giuseppe Tomasi di Lampedusa.

Un conjunto de párrafos intencionados, que sirven para ser utilizados en cualquier centuria y en cualquier punto geográfico, debido sobre todo a sus continuos bucles de actuaciones cíclicas.

EL GATOPARDO Y SU CARÁCTER VISIONARIO

La acción de El gatopardo arranca con el desembarco de Garibaldi en la isla de Sicilia, sucedido en 1860. Allí, el príncipe de Salina observa con detenimiento el terremoto vivencial que amenaza con provocar la ansiada unificación propugnada por el libertador nacido en Niza. Rebelión que, en el caso de Salina, se traduce en el fin definitivo de los privilegios nobiliarios.

Entre 1860 y 1910, la familia del citado personaje metamorfosea su rutina en función de los acontecimientos, siempre presta a sobrevivir en medio de las convulsiones revolucionarias y sociales; sin importar el color o las ideas de los que se erigen como líderes del pueblo.

De esta manera, Lampedusa ejemplifica el hecho de que la vieja aristocracia, representada por el flemático Don Fabrizio Salina, nunca sucumbe enteramente a los latigazos de los diferentes gobiernos y políticos, continuamente agarrada a los vaivenes de la escurridiza modernidad.

El gatopardo se convirtió en película en 1963, de la mano de Luchino Visconti
El gatopardo se convirtió en película en 1963, de la mano de Luchino Visconti

Pese a la impecable prosa y el interés que despliega el texto de Giuseppe Tomasi di Lampedusa, el manuscrito original de El gatopardo fue rechazado por numerosas editoriales; hasta que Giangiacomo Feltrinelli se aprestó a editarlo, precedido por el intenso y sorprendente prólogo del escritor Giorgio Bassani. Esto sucedió en 1959, dos años después del fallecimiento de Lampedusa.

La reedición ejecutada por Anagrama centra el interés en conectar los diferentes hilos emotivos y sensibles que dieron pie a la publicación primeriza de la exitosa novela; propósito obvio, tras comprobar que los responsables de la misma son los vástagos del narrador y del propio Feltrinelli, como si con su trabajo conjunto recuperaran la llave oculta para acceder al universo impoluto del literato nacido en Palermo, en 1896.

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language