Sarah Lark vuelve a NZ

La escritora alemana publica las últimas entregas de la segunda trilogía iniciada con "El país de la nube blanca": un par de historias desarrolladas en Nueva Zelanda, con el título de "Bajo cielos lejanos" y "El año de los delfines".

12
Sarah Lark comparte aficiones y sueños profesionales con la protagonista de "El año de los delfines"
Sarah Lark comparte aficiones y sueños profesionales con la protagonista de “El año de los delfines”

Sarah Lark es una autora amante de los ciclos de tres historias.

No importa que estos relatos sigan cursos argumentales independientes, ni que los personajes modifiquen su identidad y su piel dramática de uno a otro; ya que los tercetos engloban la casi totalidad de la carrera editorial de Christiane Gohl.

Sin embargo, el apego a las trilogías es una realidad únicamente válida para la faceta de la narradora teutona como hacedora de best sellers; dato matemático que no se aplica a sus libros de equitación y a sus novelas sueltas.

Fuera de la manera en que se presentan las obras de la literata residente en Almería, lo que sí se antoja como una auténtica seña de identidad es que Sarah Lark se ha convertido, en algo más de una década, en un destacado baluarte del subgénero paisajista de ensoñaciones mágicas y ancestrales: un estilo especializado en contar tramas inspiradoras, sin por ello adentrarse demasiado en las torturas pasionales que hicieron inmortales a los maestros del romanticismo clásico, tales como Emily Brontë, Thomas Hardy y George Eliot.

Fiel al éxito de esa prosa multitudinaria y altamente visual, la novelista germana acaba de lanzar en España sus dos últimos textos: Bajo cielos lejanos y El año de los delfines (Ediciones B/ Penguin Random House Grupo Editorial). Un par de dípticos corales ambientados en Nueva Zelanda, que concluyen la segunda trilogía de La Nube Blanca, iniciada con Una promesa en el fin del mundo.

Sarah Lark prima sobre todo la inspiración que aportan los paisajes en los que transcurren sus historias
Sarah Lark prima sobre todo la inspiración que aportan los paisajes en los que transcurren sus historias

Dentro de las curiosidades, es bueno resaltar el carácter semiautobiográfico que presentan la trama y las situaciones descritas en El año de los delfines.

En el citado volumen, el personaje principal es el de una mujer que decide convertirse en bióloga marina por su amor a las especies oceánicas; algo que Lark comparte a medias, ya que ella siempre quiso haber estudiado veterinaria. Aparte, ambas tienen en común el amor hacia Nueva Zelanda, y haber trabajado como guías turísticas.

SARAH LARK Y SU OBSESIÓN POR LA TIERRA DE LA NUBE BLANCA

Desde el bombazo en 2007 de su primer best seller (En el país de la nube blanca), la isla explorada por James Cook siempre se ha erigido como la localización primordial en las obras de Lark, solo abandonada por la compatriota de Goethe en la denominada serie del Caribe.

La nación con capital en Wellington era desde su juventud, cuando se ganaba la vida como guía turística, el lugar predilecto de la narradora de Renania del norte-Westfalia; motivo más que suficiente para que la cultura maorí y las extensiones volcánicas de NZ hayan moldeado el pulso literario de Christiane Gohl.

Pero la cuna del actor Russell Crowe no suele aparecer de primeras en los libros de SL, sino que lo hace como contraposición de los países originarios de sus personajes: hasta el momento, Inglaterra, Irlanda y Alemania. Lo que busca la elaboración del mencionado truco expositivo es incentivar la imaginación del lector, para dotar de mayor sentido épico y legendario a las tierras en las que desarrolla el grueso de las epopeyas orquestadas por Frau Lark.

Sarah Lark empezó a ser conocida fuera de Alemania tras el éxito de "En el país de la nube blanca" (2007)
Sarah Lark empezó a ser conocida fuera de Alemania tras el éxito de “En el país de la nube blanca” (2007)

En esas localizaciones admirables, las palabras de la literata centroeuropea se antojan como más resaltables, sin importar el carácter un tanto contemplativo de muchos de sus párrafos.

Amparado por semejante sombrilla de paisajismo dominante, la trama de Bajo cielos lejanos sigue la aventura neozelandesa de una periodista teutona, la cual quiere averiguar su pasado en el país de la nube blanca. El diario de una joven maorí del siglo anterior (el XX) ayudará a la heroína a descubrir secretos de la existencia de sus parientes.

Por su parte, El año de los delfines cambia de tercio, y retrata la realidad de Laura: una madre de familia, empeñada en convertirse en bióloga marina. Con tal idea, esta señora se traslada a Nueva Zelanda, donde trabaja como guía para una empresa turística, especializada en cruceros para atisbar ballenas y delfines.

Una pareja de historias diferentes y a la vez coincidentes en no pocas de sus aristas temáticas y situacionales, que traen a los escaparates mundiales las nuevas narraciones de una autora amparada en el triunfalismo de los best sellers adornados con bordados de landscaping de laboratorio.

Más información en

https://www.penguinrandomhousegrupoeditorial.com

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language