L’Enigma di Lea, una ópera catalana

El Gran Teatre del Liceu de Barcelona estrena "L'Enigma di Lea": una creación operística de inspiración mitológica, ideada por Benet Casablancas y Rafael Argullol.

41
L'Enigma di Lea versa sobre la necesidad de alcanzar la libertad absoluta/ Foto: A. Bofill y Gran Teatre del Liceu
L’Enigma di Lea versa sobre la necesidad de alcanzar la libertad absoluta/ Foto: A. Bofill y Gran Teatre del Liceu

L’Enigma di Lea dialoga con las paredes oclusivas de la sinrazón y el dogmatismo, mediante notas y pentagramas encendidos; como si los instrumentos se convirtieran en altavoces contrarios a los destinos manipulados.

Inmersa en una oscuridad terrorífica y descorazonadora, la joven Lea siente sobre sus carnes el salvajismo de un dios dominante y dictador; el cual es capaz de desangrar la inocencia de la protagonista gota a gota, para tenerla sujeta a sus pasiones lujuriosas. Una realidad que puede remitir a la dramaturgia de no pocos textos clásicos, algunos de ellos contenidos en Las metamorfosis, de Ovidio (la seducción de Europa por Zeus es uno de ellos).

Semejante relación desequilibrada y angustiosa compone el esqueleto formal de L’Enigma di Lea, y da pie a la escenógrafa Carme Portaceli (Jane Eyre) para imaginar un decorado de inmensas sombras circundantes, que refleja con trazos heterogéneos y contemporáneos las controversias existentes en un universo que escapa a las coordenadas físicas y geográficas.

L'Enigma di Lea cuenta en su elenco con la mezzosoprano británica Allison Cook/ Foto: A. Bofill y El Gran Teatre Del Liceu
L’Enigma di Lea cuenta en su elenco con la mezzosoprano británica Allison Cook/ Foto: A. Bofill y El Gran Teatre Del Liceu

La mezzosoprano británica Allison Cook es la encargada de meterse en la piel de la perseguida y encarcelada Lea, mientras que el contratenor Xavier Sabata se hace cargo del maquiavélico y brutal Dr. Schicksal.  Un duelo de interpretaciones extremas y aceradas, donde el barítono José Antonio Infante pone el elemento del amor condenado, dentro del cuerpo del mutilado Ram.

L’ENIGMA DI LEA DEJA ESPACIO A LA REFLEXIÓN

El curso narrativo del libreto original de Rafael Argullol se sincroniza a la perfección con las melodías impresas por el genio impulsivo de Benet Casablancas, como si música y acción nutrieran de manera indisoluble el devenir audiovisual de L’Enigma di Lea.

A lo largo de los diferentes cuadros, el totalitarismo de los instintos desatados -aún por encima de la libertad de los individuos- ejerce una constante opresión en el desarrollo temático, hasta el punto de enlazar sus horizontes con los de una distopía de signo orwelliano.

L'Enigma di Lea presenta un mundo de cárceles de carácter divino/ Foto: A. Bofill y El Grand Teatre del Liceu
L’Enigma di Lea presenta un mundo de cárceles de carácter divino/ Foto: A. Bofill y El Grand Teatre del Liceu

Las referencias a los dogmatismos religiosos y a los regímenes alienantes están continuamente evocadas en el decorado levantado en el interior del Gran Teatre del Liceu, como si el director de orquesta Josep Pons propusiera con su batuta un viaje figurado a algunas de las épocas más telúricas grabadas en el ADN de la humanidad.

Tal fórmula sume la historia de L’Enigma di Lea en una nebulosa distópica, donde es imposible discernir si se trata de un tiempo pasado, presente o futuro.

Una ecuación cuya solución no está en el mensaje, sino en las emociones que generan las partituras: imantadas por una trama de huellas esotéricas y eternas.

Nota.- L’Enigma di Lea estará en el Gran Teatre del Liceu de Barcelona, del 9 al 13 de febrero.

Más información, entradas y horarios en

https://www.liceubarcelona.cat

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language