Sally Field viaja a Londres

La oscarizada actriz de "Forrest Gump" encabeza el elenco interpretativo de "All My Sons": una nueva adaptación de la obra original de Arthur Miller, que estará en el Old Vic Theatre londinense, del 15 de abril al 8 de junio.

5
Sally Field ha encendido la cartelera teatral londinense, con su presencia en la capital del Reino Unido
Sally Field enciende la cartelera teatral londinense, con su presencia en la capital del Reino Unido

Sally Field, la mítica sindicalista de Norma Rae, es una estrella esculpida a base de empatía con los espectadores de cualquier generación y nacionalidad. No en vano, esta actriz californiana de menos de 1,60 de estatura forma parte de la iconografía cinematográfica de miles de admiradores, desde hace más de cuatro décadas.

De rostro simpático, y una capacidad indudable para canibalizar emocionalmente los papeles a los que ha prestado su chispeante físico; Sally Margaret Field ha aparcado por un tiempo su actividad en el séptimo arte (sus setenta y dos años ya la habían relegado a apariciones breves en películas de corte familiar, y a papeles secundarios en diversas series de televisión), para darse el gusto del vivo y el directo.

Tal decisión ha fructificado en el montaje de All My Sons (Todos mis hijos), obra teatral que llegará el próximo 15 de abril al Old Vic de la urbe del Támesis: espectáculo que pone en escena la ácida obra de Arthur Miller, en la que la premiada intérprete de Un lugar en el corazón encarna a una mujer abatida por la negación, la cual es incapaz de afrontar la realidad que hunde su rutina en las tinieblas de la desesperación.

Sally Field (en la imagen) encarna a la dolorida Kate Keller
Sally Field (en la imagen) encarna a la dolorida Kate Keller

El director y escenógrafo Jeremy Herrin (That Face) es el principal artífice de esta oportunidad que se le ofrece a Mrs. Field, para seguir avanzando en una carrera donde los triunfos ya están más que conseguidos.

El creador neoyorquino enfoca con potencia la hondura dramática de la estrella estadounidense, y la matiza con su visión de la atemorizada Kate Keller. Una caracterización sin redes tecnológicas para la que la movie star nacida en Pasadena requiere la colaboración del también norteamericano Bill Pullman (Independence Day) y del británico Colin Morgan (Merlin), entre otros.

SALLY FIELD ENTONA A MILLER EN LA CAPITAL DEL REINO

Una tormenta de reacciones contrapuestas se levantó cuando el dramaturgo Arthur Miller estrenó la agreste historia de All My Sons, en 1947. La pieza exhibía el desgaste y la desintegración de una familia estadounidense de clase media-alta, a la que golpeaban fuertemente la muerte de uno de los hijos y la acusación de asesinato indirecto del patriarca del clan.

La obra fue vista en su momento (recién acabada la Segunda Guerra Mundial) como una traición a lo que pregonaba el ilusorio concepto del Sueño Americano, y sentó a Miller en el banquillo de los sospechosos de actividades contrarias a los valores del bloque capitalista de USA; todo orquestado dentro de la era conocida como el período de Caza de Brujas.

El tiempo transcurrido desde entonces ha vestido el texto del autor de Harlem con las telas de los juicios lúcidos, hilvanados sobre la conciencia humana, y materializados por la fisonomía moribunda de unos seres agarrados a las esperanzas diluidas: corroídos por el ácido de la tristeza medioambiental.

Unas sensaciones de esparto que el que fuera esposo de Marilyn Monroe tomó prestadas de la inspiración otorgada por el trabajo de Henrik Ibsen (el estadounidense siempre mencionó El pato salvaje, como principal fuente de enriquecimiento discursivo y artístico).

Sally Field fue la esposa de Daniel Day-Lewis, en "Lincoln"
Sally Field fue la esposa de Daniel Day-Lewis, en “Lincoln”

El espectáculo, que acogerá el Old Vic a partir del 15 de abril, muestra las palabras del responsable de La muerte de un viajante en su extensión más dolorosa, en su crudeza colectiva más hambrienta de treguas y en sus tonos cambiantes y evolutivos. Y lo hace a través de un escenario desnudo de elementos superfluos, donde los actores cobran el absoluto protagonismo que el decorado les otorga.

Enclavada en esa amargura de asunciones suicidas, Sally Field ejerce de solemne anfitriona; en esta fiesta hacia la asfixia reflexiva que lleva por título All My Sons.

Una senda con destino al camposanto de las desdichas de los Keller, que Arthur Miller ilustró con un argumento carente de paños calientes y máscaras de carnaval.

Nota.- All My Sons estará en el Old Vic de Londres, del 15 de abril al 8 de junio de 2019.

Más información, entradas y horarios en

https://www.oldvictheatre.com

 

 

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language