Cristina Morales golpea fuerte

La joven escritora granadina presenta "Lectura fácil" (Editorial Anagrama): una obra cargada de crítica existencial y rebeldía contra cualquier signo de marginación, con la que ha ganado el Premio Herralde de Novela 2018.

1
Cristina Morales conmocionó al jurado del Heralde, con su prosa directa y atrevida
Cristina Morales conmocionó al jurado del Heralde, con su prosa directa y atrevida

Cristina Morales no se esconde tras palabras eufemísticas, ni guarda la ropa después de meterse en las revueltas aguas de los espejismos occidentales de grandeza y libertad propios del siglo XXI, promulgados con énfasis hipnotizador por los postulados maquiavélicos del capitalismo salvaje y del llamado neoliberalismo.

La voz de esta escritora granadina es de las que abre grietas en los muros adocenados por los mensajes políticamente correctos; los cuales se suelen contentar con verbalizar la rabia, sin llegar jamás a rasgar los uniformes impuestos por los organismos del poder militante (ya sea económico, político o social).

Esa capacidad para saltar las barreras de lo permitido es la que dota de un aura diferente y distinguible a cada texto diseñado por la ingeniosa narradora andaluza, nunca impulsada por la indiferencia o la inactividad.

Tal mecanismo es el que ha mantenido a lo largo de trabajos tan interesantes desde el punto de vista literario como Los combatientes y Malas palabras; y vuelve a utilizarlo en Lectura fácil: una obra de innegable inconformismo, destinada a romper los moldes carcelarios en los que se mueven sus cuatros protagonistas.

Cristina Morales se ha erigido en una de las voces más potentes para expresar los problemas a los que se enfrenta la sociedad actual
Cristina Morales se ha erigido en una de las voces más potentes, para expresar los problemas a los que se enfrenta la sociedad actual en España

Desde el inicio de la novela, ilustrada con una cita de María Galindo aparecida en su libro Feminismo urgente. ¡A despatriarcar!, Morales engancha al lector para que la acompañe en el viaje a los infiernos propuesto por Nati, Patri, Marga y Àngels: cuatro amigas con distintos grados de discapacidad intelectual, que conviven en un piso tutelado de la Barcelona del procés, los desahucios, la frialdad medioambiental, y la estigmatización hacia las personas que son consideradas fuera de las reglas de lo catalogado como “normal“.

CRISTINA MORALES INSUFLA VEROSIMILITUD Y NERVIO

Tengo unas compuertas instaladas en las sienes. Cierran en vertical, como las del metro, y me clausuran la cara“. Esta frase da inicio a la trama planteada en Lectura fácil: un reclamo de expresión urgente, que revela a los lectores los abismos emocionales que están a punto de descubrir.

Sin apenas regocijo, o espacios construidos artificialmente en la volatilidad onírica, la ganadora del Premio Herralde de Novela sacude las conciencias a través de situaciones que ponen en el banquillo de los acusados al heteropatriarcado monógamo de cualquier signo y nacionalidad, a la desazonadora vacuidad de las consignas institucionales, a los postureos mediáticos de muchas de las corrientes de activismo reivindicativo, a los comportamientos destinados a mantener el statu quo de las injusticias con respecto a las diferentes acepciones de género, y a los que convierten a los discapacitados psíquicos y mentales en seres invisibles a los que ignorar o evitar.

Cristina Morales suele diseñar lo que muchos han denominado como "novelas-grito"
Cristina Morales suele diseñar lo que muchos han denominado como “novelas-grito”

En cada palabra y frase de Lectura fácil hay ansiedad y angustia, y el texto se percibe como una vía de escape. Una obligada salida de emergencia, que no consigue evadir la sensación de naufragio humano que impregna sus capítulos y diálogos.

La lucha necesaria contra las zozobras constantes con las que conviven los ciudadanos de a pie alimenta la pluma de Morales, y enciende con llamas de pasión discursiva las confesiones que hacen los personajes a interlocutores desconocidos. Unos individuos que se identifican con los miedos y los escalofríos que sufre la mayoría de los que esperan sobrevivir a los vaivenes agresivos de las grandes urbes, y a los que la narradora granadina les otorga el heroísmo anónimo de los que reclaman un poco de apoyo y comprensión.

Más información en

https://www.anagrama-ed.es

 

 

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language