Adam Driver y los muertos vivientes

El intérprete de "Paterson" vuelve a trabajar al lado de Jim Jarmusch, en una película de zombis titulada "The Dead Don't Die".

8
Adam Driver (en la foto) encabeza el elenco artístico en la aventura appocalíptica de Jim Jarmusch
Adam Driver (en la foto) encabeza el elenco artístico en la aventura appocalíptica de Jim Jarmusch

Adam Driver ha hecho de sus rasgos angulosos una potente arma de caracterización, con la que liderar proyectos de diversa naturaleza y presupuesto.

Spike Lee (Infiltrado en el KKKLAN), los hermanos Coen (A propósito de Llewyn Davis), Martin Scorsese (Silencio), Terry Gillian (El hombre que mató a Don Quijote) y Steven Spielberg (Lincoln) han sido solo algunos de los renombrados directores que han contado con él, para meterse en la piel de individuos aquejados de sombrías actitudes frente a la vida. Una cualidad cargada de grises, que el cineasta Jim Jarmusch ha sabido encauzar hacia sus historias carentes de corsés racionales.

Driver se encontró por primera vez con el responsable de Night on Earth en el filme Paterson (2016); donde el californiano encarnó a un hombre aparentemente normal, al que la rutina sumía en un caos de confusiones y deseos insatisfechos.

El trabajo del icónico Kylo Ren de Star Wars colmó las apetencias creativas de Jarmusch, hasta el extremo de que el peculiar autor de Dead Man ha vuelto a requerir los servicios de AD para su nueva obra en el séptimo arte: la sugerente cinta bautizada como The Dead Don’t Die (Los muertos no mueren).

Adam Driver conoció a Jim Jarmusch en el filme "Paterson"
Adam Driver conoció a Jim Jarmusch en el filme “Paterson”

Pese a que el argumento del largometraje aún no ha trascendido a la prensa, el rodaje en Nueva York ha desvelado numerosas imágenes de actores y extras, maquillados como si hubieran salido a dar un paseo desde el plató de Fear the Walking Dead.

Un panorama que puede resultar insólito en alguien como Jarmusch; aunque, a tenor de la capacidad del director para tratar cualquier género que se le pone a tiro, no es difícil preludiar que la visión zombi del estadounidense no será equiparable a la de otros títulos similares.

ADAM DRIVER, EN PLAN RICK GRIMES

Después de tocar con profundidad melodramática el tema de los vampiros, en Solo los amantes sobreviven (2013); el creador de Flores rotas retrata su apocalipsis zombi con un sentido del humor en plena forma, como inspirado en las tiras macabras de alguna publicación gráfica del circuito underground.

En medio de semejante engranaje de elementos sublimados por su sentido plástico y visual, JJ sitúa a un plantel de estrellas fetiches a lo largo de su carrera; tales como Chloë Sevigny (Flores rotas), Bill Murray (Cazafantasmas), Steve Buscemi (Fargo), Tilda Swinton (Solo los amantes sobreviven) y Tom Waits (Bajo el peso de la ley). Un cuadro de habituales en el cine del filmmaker nacido en Akron, en el que llama la atención la presencia de la mediática Selena Gomez (Montecarlo), quien se incorpora a la fauna humana seducida por la cámara de Jarmusch.

Adam Driver salta con suma facilidad de los grandes proyectos (Star Wars, en la imagen) a los de menor presupuesto
Adam Driver salta con suma facilidad de los grandes proyectos (Star Wars, en la imagen) a los de menor presupuesto

En el vértice de ese aquelarre de muertos vivientes y rostros taquilleros, Adam Driver intenta poner orden, dentro del uniforme del oficial Robert Peterson: un arriesgado agente de la ley, que tiene que luchar contra la epidemia zombi.

Resulta complicado arriesgar juicios de valor apresurados respecto a la postura tomada por JJ, para esta cinta de elevado componente apocalíptico; pero es probable que la definida personalidad del cineasta impondrá un toque certero y diferenciador, como ya lo hizo en la brillante Ghost Dog (1999), cuando puso del revés las movies de artes marciales.

Más información en

https://www.focusfeaters.com

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language