Arctic Monkeys cruzan la frontera de los paraísos hipnóticos

La banda liderada por Alex Turner consigue dibujar elocuentes escenarios sonoros, plagados de atmósferas inspiradoras, con el sorprendente álbum "Tranquility Base Hotel & Casino" (Domino Recording Company Ltd.)

5
Arctic Monkeys
Arctic Monkeys han tardado cinco años en elaborar “Tranquility Base Hotel & Casino”

Arctic Monkeys ya no son los muchachos rebeldes y enérgicos de hace poco más de una década, cuando lanzaron al mercado el asfixiante y revitalizador Whatever People Say I Am, That’s What I’m Not.

Los lustros sobre los escenarios, y el éxito apabullante de AM en 2013, han provocado que la banda de Sheffield (una de las pocas llamadas a resucitar la antigua magia del rock británico, junto a Franz Ferdinand) se haya visto obligada a aparcar las guitarras incendiarias y las letras voluntariamente agresivas, para abrazar una especie de transformación elegante y elitista.

La treintena ha vestido a Alex Turner, Jamie Cook, Matt Helders y Nick O’Malley con los galones de los músicos destinados a crecer; lo que ha dado como resultado un sexto disco de estudio brillante y sorprendente, en el que el talento de Turner deja traslucir una metamorfosis de Arctic Monkeys de crisálida punk a mariposa rock de veladas íntimas y soñadoras, donde no faltan los tributos subliminales a David Bowie; los chispazos nerviosos a lo Elvis Presley; o los hermanamientos artísticos con The Last Shadow Puppets.

Arctic Monkeys
Arctic Monkyes rompieron el mercado con el éxito de “AM”

En el discurso sinfónico de Tranquility Base Hotel & Casino no existe la perturbadora psicodelia sensual que desplegaban algunos temas de AM, como Do I Wanna Know?; pero, por contra, lo que sí hay es un esfuerzo sincero por desencadenar un atrayente universo de palabras, destinado a dotar de peso envolvente cada una de las once piezas que conjuntan la esmerada obra.

Un escenario de versos mediados por la serenidad, que Alex Turner procura imantar con una actitud poética rescatada de la generación beat, aunque vaporizada por los licores bohemios del siglo XXI.

ARCTIC MONKEYS APUESTAN POR LA SEDUCCIÓN

Si hubiera que encontrar un hilo narrativo para atomizar lo que acontece en Tranquility Base Hotel & Casino, este podría ser el de un viaje sinuoso hacia los horizontes infinitos de la imaginación. Un traslado abanderado por lacónicas ondas de esparcimiento fantástico, en el que la base física podría situarse en la Luna.

No en vano, y según el propio Turner, el título del disco hace referencia al sitio en el que asentaron su centro de operaciones Neil Armstrong y Buzz Aldrin, cuando llegaron al citado satélite terrestre en 1969.

Estas ideas pivotan por las letras ensoñadoras y las líricas desencantadas que protagonizan el álbum desde el principio, y donde la inclusión de una referencia explícita a The Strokes (el grupo norteamericano con el que siempre se ha comparado a Arctic Monkeys) ejemplifica el grado de análisis introspectivo que atesora el CD.

Arctic Monkeys
Arctic Monkeys ya no son los chicos rebeldes que editaron “Whatever People Say I Am, That’s What I’m Not”

A modo de invitación a una nave espacial con aroma a club de ambiente chic, Tranquility Base Hotel & Casino tiene a bien arrancar su curso con el hipnótico corte titulado Start Treatment: una genial carta de intenciones, con la que la voz de Alex Turner prologa el contenido emulsivo que está a punto de asaltar los pabellones auditivos del personal.

De esta manera, y siempre atenuados por las guitarras a media asta de Jamie Cook y Nick O’Malley, los temas se suceden a un ritmo premeditadamente pausado.

Tal fórmula permite degustar en toda su extensión la belleza diamantina de tracks como American Sports, Golden Trunks o Four out od Five (canción que está destinada a convertirse en himno multitudinario).

Al final, y con una despedida retro a lo Elvis Presley inmortalizada en The Ultracheese, Arctic Monkeys clausuran el que es su último disco de estudio hasta la fecha: un trabajo que transpira cambio y asentamiento, con el que la banda británica exhibe su excelente relación con las musas de la creatividad.

Nota.- Arctic Monkeys actuarán próximamente en Barcelona (Primavera Sound Festival) y en Madrid (Mad Cool Festival).

Avance de Tranquility Base Hotel & Casino, por Official Arctic Monkeys

 

 

Leave A Reply

Your email address will not be published.