Thomas Ostermeier escenifica la Alemania de Fassbinder

El experto director artístico del Schaubühne Berlin trae a Madrid el montaje teatral de "El matrimonio de Maria Braun".

20
Thomas Ostermeier respeta los elementos característicos de la película de Fassbinder/ Foto: Arno Declair, schaubuhne.de
Thomas Ostermeier respeta los elementos esenciales contenidos en la película de Fassbinder/ Foto: Arno Declair, schaubuhne.de

Thomas Ostermeier aterrizó en la Sala Verde de los capitalinos Teatros del Canal con la maleta llena de fotogramas, esmaltados con las alegrías y sinsabores de una Alemania sumida en las recuperaciones mediáticas y agresivas.

Tales fueron los prismáticos del razonamiento que inspiraron la mirada del cineasta Rainer Werner Fassbinder, cuando en 1979 filmó la historia de Maria Braun: una mujer de sentimientos confusos, que contrajo matrimonio estimulada por las impetuosidades fogosas de las existencias condenadas por la Segunda Guerra Mundial, y que tras el final de la contienda se levantó de su depresión a base de chispazos de supervivencia y olvido.

El matrimonio de Maria Braun consiguió una nominación a los Globos de Oro en 1980, y se convirtió en una de las cintas que mejor retrataron el alzamiento económico del país que acabo en ruinas por la locura genocida y autodestructiva del Tercer Reich.

Treinta y nueve años después del estreno de la película de Fassbinder, Thomas Ostermeier recupera los universos descoloridos descritos por el creador germano; y lo hace con una composición espartana y desnutrida en adornos, siempre pendiente de respetar los códigos metafóricos desplegados en el guion original del filme setentero.

Thomas Ostermeier ha encajado su visión de teatro comprometido con el mensaje incluido en la película de Fassbinder/ Foto: Arno Declair, shaubuhne.de
Thomas Ostermeier ha encajado su visión respecto al compromiso del teatro con el mensaje incluido en la película de Fassbinder/ Foto: Arno Declair, shaubuhne.de

Cinco actores se hacen cargo de los 27 personajes que aparecen en la trama de El matrimonio de Maria Braun: un quinteto dramático que mantiene la tensión y el absoluto protagonismo de los caracteres agónicos que encarnan, sin decaer en su apasionamiento colectivo a lo largo de las dos horas de duración del espectáculo.

Un cuadro humano que se esfuerza por desentrañar las claves ocultas de un libreto que versa sobre la Alemania del pasado, del presente y -tal vez- del futuro.

El teatro tiene que reflejar la realidad…. interrogarse sobre cómo sobrevivir en una época en la que la presión del liberalismo económico es insoportable“, reconoce Ostermeier, en la página web de los Teatros del Canal.

THOMAS OSTERMEIER SIGUE EL RASTRO DE FASSBINDER

Rainer Werner Fassbinder fue uno de los cineastas que mejor supo captar el comportamiento de la tierra de Goethe, después de la bestial derrota a la que la abocó la desidia criminal del Nazismo.

Dividida por las fuerzas de ocupación, la Alemania que retrató el responsable de la inolvidable Berlin Alexanderplatz fue una región con goterones de hundimiento en su ADN, como si los socavones solo pudieran taparse con el capitalismo salvaje (R.F.A), o el comunismo de persecuciones ciudadanas (R.D.A).

En ese ecosistema, enrarecido y enfermo, es en el que transcurre el curso narrativo de El matrimonio de Maria Braun. Un decorado cambiante y camaleónico que comienza en 1943, y que finaliza décadas después, con Deutschland como vencedora de un mundial de fútbol.

Thomas Ostermeier ha contado con el guion escrito por Peter Märthesheimer y Pea Fröhlich/ Foto: Arno Declair, schaubuhne.de
Thomas Ostermeier ha contado con el guion escrito por Peter Märthesheimer y Pea Fröhlich/ Foto: Arno Declair, schaubuhne.de

Thomas Ostermeier refugia su montaje en ese vasto lapso temporal, dentro de una República Federal que huele a pesadillas rutinarias, y cuyos callejones sulfurosos son espejos en los que se refleja la distorsionada figura de los protagonistas.

Pese a las distancias generacionales, el cuerpo del Schaubühne y del Teatro de Cámara de Múnich consigue encerrar en la Sala Verde de los Teatros del Canal buena parte de los anhelos y vaivenes de la Alemania actual, no muy distante en comportamiento edénico y económico a la nación que retrató Fassbinder en 1979.

De esta manera, el “milagro teutón” es presentado en El matrimonio de Maria Braun como una eficaz traslación del quemado sueño americano: ambos superados por la tristeza y la melancolía andante de sus sonámbulos pobladores.

Nota.- El matrimonio de Maria Braun estará en los Teatros del Canal el 6 y el 7 de abril de 2018.

Más información, entradas y horarios en

http://www.teatroscanal.com

 

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.