Camilla Läckberg analiza las supersticiones populares en “La bruja”

La escritora sueca regresa a Fjällbacka de la mano de Erica Falck y Patrick Hedström, para descubrir la misteriosa desaparición de una niña de cuatro años.

76
Camilla Läckberg
Camilla Läckberg analiza la falsedad contenida en las leyendas respecto a las brujas

Camilla Läckberg es una de las autoras escandinavas que mejor han sabido conjugar el éxito y la expectación, sin perder en ello ni un ápice del interés que genera el lanzamiento de cada una de sus obras.

Después de una bajada en intensidad en cuanto al número de libros de thriller nórdico dispuestos a conquistar a los lectores del planeta, la narradora sueca continúa enlazando textos que hacen las delicias de sus miles de seguidores, siempre ansiosos por descubrir las claves de los crímenes que se suceden en la bucólica zona de Fjällbacka.

Ecosistema medioambiental y paisajístico en el que la impactante trama de La bruja (Maeva Ediciones) encaja a la perfección.

Las claves habituales en la literatura de Läckberg vuelven a estar presentes en las páginas de esta esperada última novela. Para empezar, los protagonistas (la narradora Erica Falck y el inspector de policía Patrick Hedström) parten de puntos de vista diferentes en cuanto a la investigación, aunque al final confluyan en un mismo camino para la resolución del misterio.

A esto se suman la partición del tiempo escénico en tres épocas distintas, la continua vitamina de los giros insospechados en la historia, y la inclusión de actitudes crueles y bestiales, envueltas en la aparente normalidad costumbrista del pueblo costero donde transcurren los hechos.

Camilla Läckberg
Camilla Läckberg expone su particular versión sobre las brujas de Sagan

Para mí, la palabra bruja tiene más bien una carga positiva. Después de leer sobre las persecuciones por brujería en Bohuslän, queda claro que la mayoría de las mujeres acusadas y asesinadas eran mujeres fuertes e independientes, con un conocimiento que muchas otras mujeres y hombres no tenían. Por lo tanto, se las veía como una amenaza y se convirtieron en una suerte de víctimas cuando comenzó la caza de brujas“, afirma Camilla Läckberg.

CAMILLA LÄCKBERG JUEGA AL DESPISTE

Nada es lo que parece“. Este lema es el que ha escogido la autora sueca para promocionar La bruja.

La explicación de tal artimaña comercial se explica a través de la verdadera esencia del argumento del libro, el cual cambia radicalmente la percepción del lector, conforme este se adentra en intrincados y sorpresivos laberintos emocionales y sensitivos.

A primera vista, el interés de Läckberg parece residir en establecer una inteligente mezcla entre las connotaciones de denuncia de El crisol, de Arthur Miller; y los resortes de los thrillers asentados en las maquinaciones psicóticas, con asesinos acechantes en lo más hondo de los miedos colectivos.

En las novelas de la responsable de La princesa de hielo suele haber algo que remite al cine de creadores como Atom Egoyan. Un hilo invisible de similares obsesiones que toma cuerpo a la hora de retorcer la aparente rutina de lugares pintorescos y supuestamente aburridos, normalmente con elementos distorsionadores de esas realidades de cuento de hadas, que residen en las entrañas de los sitios donde transcurre la acción.

Camilla Läckberg
Camilla Läckberg ha alcanzado la fama internacional con los casos de Erica Falck y Patrick Hedström

La bruja comienza su curso escénico con la desaparición de una niña llamada Linnea: una cría de cuatro años, que se ha esfumado -sin dejar rastro alguno- de una granja de Fjällbacka.

Patrick Hedström y sus compañeros de la comisaría del lugar se encuentran totalmente perdidos, aunque no pueden ocultar su temor a que el desenlace sea el mismo al sucedido hace treinta años; cuando otra pequeña fue secuestrada de la misma granja, y al poco fue hallada muerta. En esa ocasión, dos adolescentes fueron acusadas del acto, pero salieron indemnes debido a su edad.

Las décadas transcurridas han acumulado el polvo del olvido en los citados hechos, pero Erica Falck está decidida a descubrir la verdad sobre el crimen del pasado; ya que forma parte de la novela que está elaborando. Lo que aún se le escapa a la protagonista es que la resolución del asesinato pretérito podría ayudar enormemente a descubrir qué ha pasado con Linnea.

Camilla Läckberg vuelve a gestionar con notable fantasía su prosa directa e incisiva; a veces apresurada, y otras serena, como el cauce de un río sigiloso. Palabras que conforman un mosaico de maldades enquistadas en el tiempo, y que solo la razón puede exorcizar como es debido.

Más información en

http://www.maeva.es/colecciones/maeva-noir/la-bruja

Avance de La bruja, por Maeva Ediciones

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language