Ingmar Bergman es homenajeado en Londres por medio de “Fanny & Alexander”

El mítico film con el que el cineasta sueco cerró su carrera tras las cámaras llega a la cartelera del Old Vic, de la mano de Stephen Beresford y Max Webster.

5
Ingmar Bergman y el espíritu de "Fanny & Alexander" estarán figuradamente en Londres del 21 de febrero al 14 de abril de 2018
Ingmar Bergman y el espíritu de “Fanny & Alexander” estarán figuradamente en Londres, del 21 de febrero al 14 de abril de 2018

Ingmar Bergman se guardó una cantidad de sulfuro existencial, para esparcirlo en el título con el que clausuró su extenso legado como cineasta.

La dura historia de dos hermanos, supeditados a las torturas continuas de su severo padrastro, se convirtió en un vehículo contundente para exponer ante las multitudes los aspectos más denigrantes de los fanatismos morales y religiosos.

Un electrizante mensaje de denuncia absorbente, que construía su aterrador discurso en medio de una sociedad de clase media-alta con convicciones de hierro -como era la que imperaba en la Suecia de principios del siglo XX-, en la que cualquier sufrimiento quedaba silenciado de puertas para afuera.

Fanny & Alexander sorprendió en su estreno, en 1982, por la veracidad de su relato, sustraído de las cicatrices infantiles del propio Bergman; un cuadro de expresionismo infernal, que dio a conocer lo que se ocultaba bajo las alfombras supuestamente impolutas del país que alumbró a Ingrid Bergman y a Greta Garbo.

Tal fue el calado de las imágenes contenidas en el film, que su huella aún está presente en las obras de compañeros de profesión de Bergman de generaciones posteriores a la de él, como es el caso del austriaco Michael Haneke (La cinta blanca debe mucho desde el punto de vista artístico a Fanny & Alexander).

Ingmar Bergman compusó en "Fanny & Alexander" un canto del cisne tan atrayente como cruel
Ingmar Bergman compuso en “Fanny & Alexander” un canto del cisne tan atrayente como cruel

Ese cúmulo de sabores gradados en torno a la evolución de la trama ha capturado la sensibilidad del actor y escritor Stephen Beresford (Pride), quien ha diseñado un libreto fiel al esqueleto escénico ideado por Bergman.

Un engranaje de puertas ocultas que van abriendo la retina del espectador a un teatro de marionetas dentro de un teatro real, como si la ficción suplantara la experiencia física del espacio y el tiempo.

INGMAR BERGMAN SEDUCE DESDE EL OLD VIC

La acción de Fanny & Alexander comienza durante las Navidades de 1907, en una mansión de campo situada en Uppsala.

Allí, la familia Ekdahl ríe y celebra, sin atender a las gélidas perspectivas de futuro que golpean con fuerza los ventanales del inmueble.

Entre los asistentes se hallan Fanny y Alexander, los hijos de la bella y etérea Emilie. La mujer, en breve viuda, se entrega al hedonismo de la diversión sin restricciones ni reservas. Un capítulo ocasional en la existencia de la dama, que abandona el cromatismo pretérito ante el deceso de su esposo, y el conocimiento de su nuevo marido: un religioso de férreas costumbres, que responde al nombre de Edvard Vergérus.

Nada más hacerse cargo de la dirección de la casa, el padrastro comienza a hacer la vida imposible a los pequeños Fanny y Alexander, con su dogmatismo extremo y su afición a maltratar a los que dependen de él.

Penelope Wilton (en la imagen) es quien interpreta a Emilie, en la adaptación teatral de "Fanny & Alexander"
Penelope Wilton (en la imagen) es quien interpreta a Emilie, en la adaptación teatral de “Fanny & Alexander”

Max Webster (quien obtuvo excelentes críticas con el montaje de El libro de la selva) se pone al frente de este dramático acercamiento a la historia de Bergman; en la que no faltan tintes dickensianos, aunque al final se imponga el minimalismo agresivo de un Ibsen de asfixias anunciadas.

El experto escenógrafo encierra en decorados fríos y claustrofóbicos a los contados personajes que aparecen en el texto, sepultados en su desgracia entre paredes que descuelgan su singular desazón; mientras la vara del inmisericorde Vergérus resuena más allá del patio de butacas.

Una casa de espinas levantada esta vez a la vera del sinuoso ritmo del Támesis, dentro de la que comulga sus penas Penélope Wilton, como la ingenua Emilie; siempre perseguida por la sombra amenazante del verdugo de sus hijos, a quien dota de físico el actor Kevin Doyle (Los Tudor).

Nota.- Fanny & Alexander estará en el Old Vic del 21 de febrero al 14 de abril de 2018.

Más información, entradas y horarios en

http://www.oldvictheatre.com

 

 

 

 

 

Leave A Reply

Your email address will not be published.