Claudio Giunta siembra el misterio en las islas Solovetsky

El experto en poesía medieval publica en español "Mar Blanco" (Alfaguara): una novela en clave de thriller histórico, en la que un periodista investiga la desaparición de tres jóvenes florentinos.

30
Claudio Giunta aprovecha el paraguas del thriller para proyectar su pasión por el pasado
Claudio Giunta aprovecha el paraguas del thriller para proyectar su pasión por el pasado

Claudio Giunta no es un comunicador popular y directo como Andrea Camilleri, ni puede congraciarse de acreditar la ironía elegante y altanera de Donna Leon.

Sin embargo, su estilo es de los que dejan una huella personal y reflexiva en los lectores, capaz de construir historias paralelas, más allá de las que retratan las páginas elaboradas por el ilustre profesor de la Universidad de Trento.

Mar Blanco, la primera novela de ficción de Giunta, es una travesía hacia los horizontes helados de un pretérito marcado por el desconocimiento, y en el que subyace la elevación categórica del monasterio ortodoxo de las islas Solovetsky, situadas en el golfo ruso de Onega.

Este templo, que engrandeció el icónico Iván el Terrible y el cual gozó de su periodo de esplendor en el siglo XVI, es el protagonista velado de un texto que juguetea con el suspense, y que acaba siguiendo la senda de las metamorfosis sorpresivas.

Claudio Giunta consigue elevar un relato que regala personalidad propia al paisaje en que transcurre la trama
Claudio Giunta consigue elaborar un relato que regala personalidad propia al paisaje en que transcurre la trama

La acción del relato comienza cuando tres jóvenes florentinos viajan a las islas Solovkí para ayudar a la restauración de su famoso monasterio, avalados por un programa de la Unesco.

Una vez allí, los muchachos se esfuman de la faz de la Tierra, sin dejar pista alguna sobre su paradero.

Las autoridades rusa e italiana se muestran impotentes para resolver el misterio, por lo que el periodista -y escritor fracasado- Alessandro Capace se convierte en la única esperanza para que los familiares de los desaparecidos sepan qué ha sucedido con ellos.

CLAUDIO GIUNTA DECORA UN ESCENARIO SOBRECOGEDOR

El combativo viento cegador del Báltico azota inmisericorde la evolución argumental de Mar Blanco, y se disfraza con los acordes de una sintonía que persigue a los personajes con un inusitado sentido del acoso continuo.

Un obstáculo climatológico que estimula la imaginación de Capace, para fantasear con monstruos substraídos de su malsano interior.

Encarcelados metafóricamente por los muros pétreos del monasterio reconvertido en fortaleza de las islas Solovkí, el periodista free lance es capaz de escuchar los alaridos de las hordas contrarias a las políticas religiosas del zar (producidas en la zona, durante las guerras generadas por el cisma ortodoxo), o las resistencias numantinas en los sangrientos asedios que la construcción tuvo que soportar a lo largo de las centurias.

Dentro de semejante escenario, los fantasmas adquieren la corporeidad de las amenazas temibles, y la pasión por aclarar lo sucedido toma la perspectiva cambiante de los puntos de vista diversos.

Claudio Giunta (en la imagen) es uno de los jovenes medievalistas con más proyección en Italia
Claudio Giunta (en la imagen) es uno de los jovenes medievalistas con más proyección en Italia

Una de las habilidades más admirables de la novela ideada por Giunta estriba en su capacidad para evolucionar de manera imprevisible, como animada por la impulsiva misión de desmarcarse de lo que es usual en el género negro (donde parece inscribirse).

De esta manera, el libro se convierte en un vehículo para que el lector pasee con soltura por la psique de los tres florentinos desaparecidos, y por la del periodista que quiere encontrarlos. Al tiempo que, igualmente y con la misma naturalidad, abre su discurso a enfocar la atención sobre el impactante monasterio que preside las islas Solovetsky.

Una ruta que el medievalista adorna con señales ocultas, y con rastros de seguimiento sutilmente diseñados.

Claudio Giunta se ha convertido en una de las sensaciones editoriales en su país de origen
Claudio Giunta se ha convertido en una de las sensaciones editoriales en su país de origen

 

 

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.