Margaret Atwood y su idilio con la televisión

La veterana autora canadiense termina 2017 como la novelista estrella en la pequeña pantalla.

15
Margaret Atwood ha visto confirmada su buena estrella en la pequeña pantalla con la emisión de "Alias Grace"
Margaret Atwood ha visto confirmada su buena estrella en la pequeña pantalla, con la emisión de “Alias Grace”

Margaret Atwood es una escritora de las que levantan lecturas subterráneas, reflexiones que vuelan libremente más allá de las palabras y de los párrafos que contienen las traviesas grafías esculpidas en la página en blanco de sus libros.

Asomarse a una obra de la creadora canadiense conlleva un sinfín de emociones, ajenas a las precisas guías de los argumentos y las insinuaciones impresas a golpe de capítulo.

Estas aventuras de signos desconocidos han favorecido para que la narradora norteamericana sea hoy en día una de las writers más cotizadas en el medio televisivo, debido sobre todo a esa constante naturaleza para sorprender con universos atrayentes y hambrientos de atención.

Es posible afirmar sin medias tintas que Atwood ha triunfado en los televisores del planeta a lo largo de 2017, y lo ha conseguido con tres adaptaciones diferentes y brillantes de una tríada de sus trabajos: la formada por la trama infantil Wandering Wenda, la distopía matriarcal de The Handmaid’s Tale y la investigación criminal desplegada en Alias Grace.

Margaret Atwood ha valorado el esfuerzo de los adaptadores televisivos para no traicionar los textos originales
Margaret Atwood ha valorado el esfuerzo de los adaptadores televisivos para no traicionar los textos originales

No hace mucho, Stephen King reconocía que el se sentía más contento con las versiones para la pequeña pantalla de sus aterradoras historias que con las producciones cinematográficas de las mismas.

Margaret Atwood no ha sido tan explícita como su colega, ya que nunca ha abjurado en público de películas como El cuento de la doncella (traducida al lenguaje de las imágenes en movimiento por Volker Schlöndroff y Harold Pinter, en 1990); pero sí que reconoce el idilio que ha descubierto entre sus argumentos y la TV.

Una relación amorosa que la responsable de El asesino ciego está dispuesta a seguir manteniendo en un futuro próximo.

MARGARET ATWOOD NO SE PONE LÍMITES

Pocas personas pueden vanagloriarse de empezar su carrera delante de las cámaras después de pasar ampliamente de los sesenta años; un hándicap que ha logrado Margaret Atwood, a través de su reciente atención audiovisual.

Quizá, la pirueta artística de la autora canadiense no vaya tan en serio como la protagonizada por John Houseman (el célebre productor de Julio César se estrenó como actor en Vida de estudiante con algo más de setenta primaveras, caracterización con la que ganó un Oscar); pero los cameos que la literata efectúa en The Handmaid’s Tale y Alias Grace no desmerecen en nada los que solía comandar el flemático Alfred Hitchcock en sus películas, o los que desperdiga Stan Lee en las adaptaciones cinematográficas de sus innumerables cómics.

Margaret Atwwod tiene un don especial para alentar el desasosiego con pocos toques de suspense
Margaret Atwood tiene un don especial para alentar el desasosiego por medio de sus historias

Esas breves apariciones, más que de coquería mundana, tienen un sentido de firma pictórica; como si la norteamericana dejara la huella de su rostro para no proclamar la falsa orfandad de sus impactantes y electrizadas historias.

Como los personajes femeninos de sus libros, Margaret Atwood es una dama de curiosidad inacabable; lo que da un aire de descubrimiento continuo a sus relatos. Una seña de identidad con la que la autora diseña un particular cosmos de tentáculos sensibles, que gente como Bruce Miller (cerebro activo de la versión televisiva de The Handmaid’s Tale) y Sarah Polley (responsable de la adaptación de Alias Grace) han sabido traducir al lenguaje audiovisual con singular y milimétrica percepción.

2017 termina con el desenlace de la inquietante trama de Alias Grace en Netflix, y con el claquetazo final del corto Time Folds (basado en el relato The Tent); pero MA no para en su actividad como escritora.

Una faceta que en 2018 estará presidida por el lanzamiento de una novela gráfica, titulada Angel Catbird (tercera entrega de la saga The Catbird Roars, a cargo de Dark Horse), y por la edición de una colección de poemas inéditos.

Margaret Atwood editará, en julio de 2018, "Angel Catbird": novela gráfica que ha desarrollado con el dibujante Johnny Christmas
Margaret Atwood editará, en julio de 2018, “Angel Catbird”: novela gráfica que ha desarrollado con el dibujante Johnny Christmas

Leave A Reply

Your email address will not be published.