TU ESPACIO DE CULTURA Y DE OCIO

Andrew Garfield estrena obra en Broadway

El actor californiano protagoniza el montaje de "Angels in America", en el Neil Simon Theatre de Nueva York.

8
Andrew Garfiled llega a Nueva York con mismo montaje que efectuó en el National Theatre de Londres
Andrew Garfiled llega a Nueva York con el mismo montaje que efectuó en el National Theatre de Londres

Andrew Garfield es un actor de arriesgadas condiciones artísticas.

Cuando el intérprete angelino se enfundó el uniforme del Hombre Araña, en la nueva saga de Spider-Man; el aún treintañero ya llevaba en su background profesional títulos como El imaginario mundo del Doctor Parnassus, Las hermanas Bolena o Nunca me abandones.

Toda una declaración de intenciones de alguien que logró arrebatar a Leonardo DiCaprio el papel del monje jesuita de Silencio, filme que grabó a las órdenes de Martin Scorsese.

La fama cosechada por el éxito de cintas como Hasta el último hombre, dieron la posibilidad al estadounidense de elegir con cuidado sus proyectos escénicos; algo que permitió a la actual pareja de Emma Stone involucrarse voluntariamente en la gestación y desarrollo de la puesta en marcha de Angels in America, libreto al que tuvo acceso cuando los responsables del evento tenían en mente su estreno en el Lyttelton Theatre de la urbe del Támesis.

El proyecto consistía en la unión efectiva de dos piezas escritas por el dramaturgo Tony Kushner (Millennium Aproaches y Perestroika), la cuales reflejaban los abismos a los que se enfrentaron los primeros afectados de SIDA en USA: diagnosticados en 1985, cuando esta enfermedad era sinónimo de muerte asegurada.

Andrew Garfiled encarna al deprimido Prior Walter
Andrew Garfiled encarna al deprimido Prior Walter

Marianne Elliott fue la encargada de trasladar a los decorados londinenses esta historia cargada de referencias a la iconografía religiosa y política, en la que los mensajes espectrales conforman un entramado trágico de impactantes consecuencias.

Precisamente, ese don para levantar la conciencia del público con un relato basado en los sufrimientos de miles víctimas anónimas hizo que la obra se convirtiera en una de las sensaciones de la temporada en la city del Big Ben.

Unos beneficios en taquilla que han animado al Neil Simon Theatre de Nueva York a intentar repetir la hazaña en suelo norteamericano, dentro de un montaje que conserva el mismo reparto y equipo que triunfó en Reino Unido.

ANDREW GARFIELD CONMOCIONA CON SU TRABAJO

Electrizante y sumamente conmovedor fueron dos de los calificativos que la prensa británica otorgó a la caracterización de Garfield, embutido en la piel de un hombre abandonado a su suerte por su pareja, cuando este le confiesa que padece VIH.

Semejante realidad de desamparo se conjuga en sincronía con la década del siglo XX en que se desarrolla la acción del texto. La época donde tiene lugar el argumento de Angels in America (mediados de los ochenta) es la misma en la que el SIDA se hizo tristemente conocido entre la población de a pie, debido en parte al fallecimiento de Rock Hudson por causas del citado virus.

En esos años de locura conservadora de Ronald Reagan, con sus guerras de la galaxias fracasadas y sus chanchullos en Oriente Medio, los enfermos de SIDA era tratados como seres marginales: condenados a padecer una dolencia que pocos entendían, y con la que los laboratorios farmacéuticos traficaban mediante lucrativas vacunas paliativas.

Andrew Garfield (en la foto) suele verse sometido a caracterizaciones al borde del límite físico y mental
Andrew Garfield (en la foto) suele verse sometido a caracterizaciones al borde del límite físico y mental

Hundido en ese abismo de reproches y soledades, Prior Walter (rol de Andrew Garfield) espera poder dominar su deterioro físico y mental, mientras lucha para localizar un mínimo de comprensión por parte de su entorno más inmediato. Misma situación en la se halla Roy Cohn (Nathan Lane): un abogado republicano y casado que oculta su homosexualidad, hasta que cae víctima del SIDA.

Con una galería de personajes verdaderamente demoledora, Tony Kushner recurre en la obra a la presencia espectral de ángeles y del fantasma de Ethel Rosenberg (la mujer condenada a muerte por actividades comunistas, a la que ayudó a defenestrar Roy Cohn).

Las luces de neón inundaban el escenario del Lyttelton Theatre como si de un macabro baile de máscaras se tratara; y, sin duda, volverán a embriagar la retina de los espectadores en el Neil Simon Theatre.

Un efecto de hirientes colores homicidas frente al que naufragaron centenares de personas, cuando cayeron en los infiernos de los amores supuestamente contaminados.

Nota.- Angels in America: A Gay Fanstasia on National Themes comenzará sus representaciones en el Neil Simon Theatre a partir del próximo 23 de febrero de 2018.

Más información, entradas y horarios en

http://www.neilsimontheatre.boxoffice-tickets.com

Andrew Garfield triunfa en estos momentos en las carteleras cinematográficas, con "Una razón para vivir"
Andrew Garfield triunfa en estos momentos en las carteleras cinematográficas con “Una razón para vivir”

Leave A Reply

Your email address will not be published.