George Herriman cuelga a Krazy Kat cerca de El Guernica de Picasso

George Herriman introduce su humor seriado en el Museo Centro de Arte Reina Sofía de Madrid, a través de una vasta exposición sobre sus tiras cómicas.

El dibujante nacido en Nueva Orleáns consiguió inspirar a varias generaciones de artistas y creadores de cómics en todo el mundo.

Su personaje fetiche (Krazy Kat) ha sido distinguido por la nación de las barras y estrellas como uno de los referentes clásicos de la cultura popular en ese país, ocupando su trono al lado de otros célebres héroes animados, como Mickey Mouse.

George Herriman fue uno de los pioneros en la introducción de las tiras cómicas en los periódicos/ Foto: Karzy Kat/ King Features/ Syndicate Inc

George Herriman fue uno de los pioneros en la introducción de las tiras cómicas en los periódicos/ Foto: Karzy Kat/ King Features/ Syndicate Inc

Antes de 1900, los cómics en USA se limitaban a ejercicios más o menos simpáticos y caricaturescos de políticos y otras figuras conocidas de la actualidad, que aparecían en las páginas interiores de los diarios; o a las imaginativas ilustraciones de los libros.

Tuvieron que aparecer dibujantes valerosos y soñadores, como James Swinnerton y Richard Felton Outcault, para animar a los rotativos a abrir el campo a lo que posteriormente fue englobado como el espacio de las tiras cómicas: verdadero antecedente del cómic actual, que empezó a liderar una de las secciones más demandadas en la Prensa internacional.

Un terreno donde brilló con luz propia un joven de educación angelina, llamado George Joseph Herriman.

El entonces muchacho poseía un don especial para hacer volar sobre el papel la tinta china de su estilográfica; objeto con el que era capaz de narrar historias cortas cargadas de dobles y triples lecturas, normalmente enlazadas a un surrealismo de cuño simpático y voluntariamente absurdo.

George Herriman ha sido objeto de estudio por múltiples corrientes artísticas/ Foto: Museo Centro de Arte Reina Sofía

George Herriman ha sido objeto de estudio por múltiples corrientes artísticas/ Foto: Museo Centro de Arte Reina Sofía

Precisamente, ese carácter rompedor y fantasioso fue el imán que atrajo a numerosos maestros de corrientes como El Dadaísmo hacia el trabajo del dibujante nacido en Nueva Orleáns; los cuales vieron en personajes del temperamento de la felina o felino Krazy Kat un emblema de comportamiento contrario a la sobriedad tradicionalista.

Elemento que el Museo Centro de Arte Reina Sofía explora con profundidad, a través de la exhibición de las cerca de 160 obras con las que la institución capitalina rinde tributo a este arquitecto de cuentos en blanco y negro.

GEORGE HERRIMAN Y SU ESTILO DESENFADADO

Cuando GH ideó las aventuras al borde de la neurosis de Krazy Kat, el artista ya había firmado algunos episodios de The Dingbat Family (Family Upstairs), aparecidos en 1910 en el New York Journal. Unas tiras que empezaron a incluir al “gato loco” como complemento a los quehaceres de la citada familia norteamericana.

De 1913 a 1944, Krazy Kat estuvo presente en la vida cotidiana de los estadounidenses con sus peripecias cercanas a la incoherencia y a las obsesiones sentimentales; siempre estimuladas por las travesuras de un ratón (Ignatz), empeñado en lanzar ladrillos a una gata/o llamada/o Krazy Kat, el cual interpreta la acción del roedor como una declaración de amor. Engaño que pretende desvelar el perro Offisa Pupp.

George Herriman marcó una de las épocas más duras de Estados Unidos/ Foto: Museo Centro de Arte Reina Sofía

George Herriman acompañó con sus viñeta a sus compatriotas, en momentos tan duros como los de las dos guerras mundiales/ Foto: Museo Centro de Arte Reina Sofía

Este triángulo de singulares asociaciones, montado por Herriman, acompañó con determinación a las tropas de las barras y estrellas en momentos tan duros como la Primera Guerra Mundial, el crack de 1929 y la Segunda Guerra Mundial.

Mientras los soldados esperaban la hora del ataque en trincheras alejadas de su hogar natal, muchos de los militares solazaban sus horas de descanso con las brillantes y divertidas afrentas que protagonizaba Krazy Kat.

Tal fue la importancia de las tiras cómicas de George Herriman, que se mantuvieron inalterables en su éxito de audiencia hasta el fallecimiento repentino de su autor, ocurrido en 1944.

Sin embargo, y pese a la triste desaparición del padre de la gata/o embriagada/o de amour fou, el influjo conseguido con las fantásticas historietas del propulsor mundial de la tira cómica permitió que otros compañeros de oficio siguieran deleitando a grandes y pequeños, desde las páginas de los rotativos y las revistas.

Nota.- Krazy Kat es Krazy Kat es Krazy Kat es permanecerá en la tercera planta del edificio de Sabatini, hasta el próximo 26 de febrero de 2018.

Más información, entradas y horarios en

http://www.museoreinasofia.es

George Herriman ayudó a crear nuevas audiencias en periódicos como Los Angeles Times/ Foto: Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía

George Herriman ayudó a crear nuevas audiencias en periódicos como Los Angeles Times/ Foto: Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía


Warning: Missing argument 1 for cwppos_show_review(), called in /home/jmperez/public_html/wp-content/themes/flat/content-single.php on line 29 and defined in /home/jmperez/public_html/wp-content/plugins/wp-product-review/includes/legacy.php on line 18

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *