Carla Bruni esparce su toque francés

Carla Bruni construye una extraña mezcolanza de géneros y estilos, a través del paisaje sinfónico dibujado en French Touch (Universal Music): el quinto álbum de estudio de la exmodelo y exprimera dama de Francia.

La esposa del político Nicolas Sarkozy somete al dominio del unplugged confesional y seductor hits de pegada nostálgica y mítica, como Enjoy The Silence; Jimmy Jazz; Miss You; o Highway To Hell.

El veterano David Foster (quien ejerce como productor de la obra) otorga una atractiva coherencia sonora a un producto demasiado deslavazado y ecléctico.

Carla Bruni

Carla Bruni consigue elaborar una extraña pieza de trazos heterogéneos

Normalmente, una señora que hace poco se paseaba por las reuniones con los jefes de Estado -acompañada de su poderoso marido- no suele casar muy bien con la imagen de una musa de la chançon, etérea y aceradamente indie.

Sin embargo, Carla Bruni nunca se ha contentado con ser un personaje habitual de la prensa del corazón, sino que siempre ha intentado desarrollar una carrera al margen de su famosa pareja.

Ahí están sus cameos en el cine con tipos del talante de Woody Allen (bastante discreta, por cierto, su colaboración en Medianoche en París); o los cinco discos que componen su breve -pero intenso- currículo en el mundo de las ondas. Muestras de que la antigua cotizada modelo ha seguido con su senda artística, por encima de sus pasados compromisos en El Eliseo.

Precisamente, el último trabajo de Bruni supone un paso más en la singular persecución de la admiradora de Yeats por definir su lugar en el universo de la creación.

Un trabajo que lleva por título French Touch (Universal Music); y con el que CB deja constancia de sus elegantes maneras ante el micrófono, definidas por trovas de figurados terciopelos y satenes.

Carla Bruni

Carla Bruni ha escogido con precisión los escenarios en los que presentará “French Touch”

Carla Bruni nunca ha sido una intérprete deslumbrante, ni en escenografía sonora ni en afinación de notas; pero lo que no se le puede negar es su sentido para resaltar sus virtudes en un estudio de grabación.

Unos puntos a favor que se centran en la elaboración de atmósferas confesionales e intimistas; campos de acción donde la garganta de Bruni adquiere una prestancia por encima de sus dotes innatas.

Lástima que, en esta ocasión, parte del repertorio elegido se le rebele por el lado de los motines comprensibles y necesarios.

CARLA BRUNI Y LOS RITMOS LENTOS

Al contemplar el repertorio de French Touch llama la atención la concatenación de hits demasiado diferentes en intenciones y estilos, como para encontrar algún punto de unión entre ellos.

Un problema que lleva a cuestionar si la lírica conscientemente apagada de Madame Sarkozy es suficiente aval para englobar en un mismo paquete a Depeche Mode, The Rolling Stones, ABBA, The Clash, Lou Reed y Henry Mancini, entre otros.

Bruni da un ejemplo de pundonor y saber hacer, ante la traducción de tenues reflejos que efectúa con Enjoy The Silence (el primer corte de French Touch). Un ejercicio en la cuerda floja de lo rocambolesco, donde la dama francesa resta el componente hipnotizador de la electrónica magistral de Depeche Mode.

No obstante, el experimento no sale del todo mal. Fórmula que vuelve a causar unos resultados óptimos con Jimmy Jazz, de The Clash; y con Love Letters, de Dick Haynes. Pero semejante artificio se queda en el limbo de lo surrealista al toparse con Miss You, de The Rolling Stones.

Carla Bruni

Carla Bruni resta ritmo a los cortes más movidos de “French Touch”

La citada composición tenía en la garganta excesiva de Mick Jagger un ingrediente de salvajismo necesario, que CB es incapaz de reproducir.

Un fallo de cálculo que le pasa igualmente factura con The Winner Takes It All, de ABBA; donde se echa mucho de menos la dicción envolvente de la inigualable Agnetha Fältskog.

Después de estos dos reveses, Bruni se sobrepone con una más que apetecible versión de Crazy, de la legendaria Patsy Cline. Un track que la exmodelo afronta al lado del pletórico Willie Nelson.

Este acierto queda amortiguado con uno de los mayores patinazos contenidos en French Touch: la visión intrascendente y plana en octanaje guitarrero de Highway To Hell, de AC/DC. Es incomprensible que el buen ojo de David Foster no advirtiera a CB del craso error de efectuar este salto al vacío; al que encima sigue una desangelada adaptación a la chançon en inglés de Perfect Day, de Lou Reed.

Tras los peores momentos del álbum, la responsable de No Promises termina el paseo sinfónico por todo lo alto, con unas encendidas versiones confesionales de Stand By Your Man, de Tammy Wynette; Please Don’t Kiss Me, de Anita Ellis; y Moon River, de Henry Mancini.

Tal repertorio, entre domesticado y revolucionario, otorga a French Touch una fisonomía imprecisa.

Algo que puede estimular la curiosidad de los espíritus ansiosos por experimentar nuevas emociones melódicas.

Carla Bruni

Carla Bruni no puede evitar mostrar sus carencias como vocalista ante algunos temas del álbum

Vídeo oficial de Miss You, por CarlaBruniVEVO


Warning: Missing argument 1 for cwppos_show_review(), called in /home/jmperez/public_html/wp-content/themes/flat/content-single.php on line 29 and defined in /home/jmperez/public_html/wp-content/plugins/wp-product-review/includes/legacy.php on line 18

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *