Blade Runner 2049 desarrolla un engranaje de tecnología profunda, aunque su frialdad y el escaso ritmo narrativo lastran el resultado de esta secuela ideada por Denis Villeneuve.

Los personajes de nueva creación no pasan de ser meras carcasas comparados con los de los de la cinta de 1982, y los espectadores solo están pendientes de atisbar un mínimo reflejo que les remita a la película original de Ridley Scott.

Ryan Gosling realiza un brillante esfuerzo de mimetismo con el ambiente, para dotar de carnalidad al confuso agente K; mientras que la cubana Ana de Armas consigue extraer todo su jugo a la mujer virtual a quien encarna.

Blade Runner 2049

Blade Runner 2049 transmite unas sensaciones extrañas

Continue reading