Martin Scorsese recurre de nuevo a la mafia

202

Martin Scorsese, el cineasta que mejor ha captado las inquietantes atmósferas de la mafia neoyorquina, regresa al universo criminal de los capos y sus homicidios sangrientos, con The Irishman.

El filme, que está financiado por la plataforma Netflix, centra su acción en la historia de Frank “The Irishman” Sheeran: el sicario que confesó al escritor Charles Brandt haber sido el asesino del sindicalista Jimmy Hoffa.

La película reúne un elenco de envidiable peso artístico; con Robert De Niro, Al Pacino, Jack Huston, Joe Pesci, Bobby Cannavale y Harvey Keitel, como principales cabezas de cartel.

Martin Scorsese ha reunido a parte del equipo de "Uno de los nuestros", a los que suma la presencia de Al Pacino
Martin Scorsese ha reunido a parte del equipo de “Uno de los nuestros”, a los que suman Al Pacino y Harvey Keitel

Uno de los grandes misterios de la leyenda negra de Estados Unidos estriba en localizar el sitio exacto en que el sindicalista Jimmy Hoffa fue asesinado.

Se sabe que el trágico y traicionero hecho ocurrió en 1975, que probablemente el sicario que lo ejecutó fue Frank Sheeran, que la acción pudo tener lugar en las inmediaciones de Michigan, y que los capos que más tenían que ganar con la desaparición del presidente de la unión de camioneros eran Russell Bufalino y Angelo Bruno. Pero lo que aún se desconoce es dónde está el cadáver de Hoffa.

El periodista y escritor Charles Brandt intentó aclarar la citada cuestión durante las cinco horas de entrevista que mantuvo con el ex sindicalista, y reconocido sicario de la mafia, Frank Sheeran. Sin embargo, tras el tiempo de confesiones macabras, los restos del enérgico luchador por los derechos de los trabajadores siguen todavía en el limbo de las tumbas sin nombre.

Al final de su prolongada charla, Brandt fue incapaz de dar con el esqueleto JH; pero lo que sí saco a cambio fue material suficiente para publicar el libro I Heard You Paint Houses (2003); texto que ha servido a Martin Scorsese para elaborar la historia de The Irishman.

Martin Scorsese siempre ha mostrado una fascinación extraña hacia la mafia neoyorquina
Martin Scorsese siempre ha mostrado una fascinación extraña hacia la mafia neoyorquina

Con tales ingredientes dramáticos y detectivescos, el guionista Steven Zaillian ha construido un libreto lleno de referencias constatables; en el que pervive la esencia de los pasados violentos, siempre en boca de personajes envejecidos y sinceros, hacia lo que fue una época llena de balas y sangre.

MARTIN SCORSESE Y NETFLIX

La industria cinematográfica ha cambiado mucho en los últimos diez años, algo que el director Martin Scorsese ha experimentado en sus propias carnes, cuando intentó poner en marcha The Irishman.

En la era de los superhéroes y las taquillas aseguradas de antemano, el riesgo que conllevaba una historia de la mafia, cocinada con las recetas de antaño y sin efectos especiales relevantes, no pareció entusiasmar a los ejecutivos de la Meca del Cine. Una triste realidad, que animó a Scorsese a buscar el apoyo en los nuevos gigantes del mundo audiovisual: las plataformas independientes.

Tal idea asoció al responsable de Taxi Driver con Netflix, después de que el creador de Gangs of New York mostrara a los financieros las posibilidades comerciales de un largometraje capaz de unir a los míticos actores de Uno de los nuestros, Malas calles y El padrino.

De Niro, Pesci, Keitel y Pacino son leyendas vivas del séptimo arte que -pese a no tener el mismo feeling con la audiencia que acreditaban en los setenta, ochenta y noventa– conservan su virtuosismo escénico con la sabiduría de los titanes al ralentí, solo en espera de que les active un trabajo con el que volver a concitar la magia pretérita.

Martin Scorsese llevaba tiempo queriendo adaptar el libro de Charles Brandt
Martin Scorsese llevaba tiempo queriendo adaptar el libro de Charles Brandt

Y la historia oculta tras la muerte de Jimmy Hoffa era esa oportunidad que el veterano cuarteto no podía dejar pasar por alto. Un argumento de indudable contagio interpretativo, susceptible de sacar a estas grandes estrellas de su letargo profesional.

Al Pacino reconoce que no lo dudó, cuando Scorsese le propuso meterse en la piel del excesivo Jimmy Hoffa (papel que, en 1992, encarnó con visceralidad el no menos mítico Jack Nicholson); aunque, en la resolución del neoyorquino, también tuvo su peso el hecho de que Robert De Niro formaba parte del proyecto, dispuesto a caracterizar al sicario Frank “The Irishman” Sheeran.

Junto a Pacino y De Niro, los más jóvenes Jack Huston y Bobby Cannavale se unieron a la otra pareja de luminarias del género mafioso convencida por Martin para colaborar en The Irishman: Joe Pesci (quien aparece como Russell Bufalino) y Harvey Keitel (Angelo Bruno, en la película).

De esta manera, la familia delictiva de Scorsese parece que está unida una vez más.

…Y con un ilustre miembro de añadidura…

Al Pacino no había trabajado hasta ahora con Martin Scorsese
Al Pacino no había trabajado hasta ahora con Martin Scorsese
Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language