TU ESPACIO DE CULTURA Y DE OCIO

Terele Pávez, la actriz de la personalidad afilada

3

Terele Pávez falleció ayer a los 78 años en el Hospital de La Paz de Madrid, víctima de un derrame cerebral.

La inolvidable Régula de Los santos inocentes acreditaba más de seis décadas sobre los escenarios, durante las que lució su peculiar talento al frente de personajes vestidos con los vicios y virtudes humanas.

Entre sus trabajos más recordados, están sus caracterizaciones en La Celestina (Gerardo Vera, 1996), Diario de invierno (Francisco Regueiro, 1988) y Las brujas de Zugarramurdi (Álex de la Iglesia, 2013).

Terele Pávez brilló con especial emotividad en su interpretación de Régula, para "Los santos inocentes"
Terele Pávez brilló con especial emotividad en su interpretación de Régula, dentro del filme “Los santos inocentes”

Aunque tuvo que esperar hasta bien entrado el siglo XXI para recibir un Goya (el de Mejor Actriz Secundaria, por Las brujas de Zugarramurdi), los espectadores ya habían premiado sobradamente con sus aplausos a esta bilbaína de agreste voz y aspecto valeroso.

Teresa Marta Ruiz Penella llevaba en sus genes el gusanillo de la actuación desde casi su nacimiento. Una pasión que desbordó a edad temprana, al igual que sus hermanas: Emma Penella y Elisa Montes.

Tal determinación animó a Terele a debutar en el cine a los 12 años, al lado de Luis García Berlanga: un maestro que le sirvió de privilegiado mentor, en la comedia Novio a la vista (1954).

A partir de ese instante, el teatro, el séptimo arte y más tarde la televisión fueron los medios usados por Pávez para hacerse un hueco de aires creativos, a base de papeles dotados de hambrientas actitudes frente a la vida.

Con semejantes armas, la actriz se mantuvo en continuidad de secundaria década tras década, hasta que Mario Camus le dio la oportunidad de avanzar en su carrera, con la enfermizamente servicial Régula, en Los santos inocentes (1983).

La citada obra escrita por Miguel Delibes ayudó a Terele a modelar una caracterización plagada de matices, y rica en sensibilidad escénica. Una labor que dio excelentes referencias a una profesional de profundos trazos dramáticos, la cual únicamente demandaba que los directores se fijaran en ella, y le dieran plataformas con las que volar a través de las palabras y los gestos.

El caso de las envenenadas de Valencia (impactante episodio del serial La huella del crimen), Cañas y barro, La barraca, Diario de invierno (Francisco Regueiro, 1988), El día de la bestia (Álex de la Iglesia, 1995), La Celestina (Gerardo Vera, 1996), y la reciente El bar (Álex de la Iglesia, 2017) componen parte del currículo más popular de esta artista: nombre imprescindible, dentro de la historia de la formulación de existencias ajenas.

Terele Pávez consiguió con "La Celestina" (Gerardo Vera, 1996) una de sus mejores interpretaciones en la pantalla grande
Terele Pávez consiguió con “La Celestina” (Gerardo Vera, 1996) una de sus mejores interpretaciones en la pantalla grande

Leave A Reply

Your email address will not be published.