Steven Wilson llega hasta el hueso

176

Steven Wilson profundiza en las fronteras memorísticas del pop progresivo, con To The Bone (Caroline International): un ambicioso disco de atmósferas enriquecedoras, que muestra la vena lírica del músico británico.

El cerebro de Procupine Tree da rienda suelta a su virtuosismo imaginativo, a través de once cortes en los que analiza la realidad, vista desde los prismáticos de un voluntario escapismo artístico.

Del problema humano y ético de los refugiados, a los asesinatos terroristas del fundamentalismo religioso, los asuntos más candentes adquieren una nueva dimensión en los versos del guitarrista londinense.

Steven Wilson
Steven Wilson diseña un disco en el que no renuncia a su barroco sentido de la melodía

Una extraña sensación de falso déjà vu alumbra cada trabajo en solitario del talentoso Steven John Wilson.

Del luminoso Insurgentes (2008) al no menos brillante To The Bone (quinto título en la carrera del antiguo colaborador de Yes y Marillion) hay como un poso de viaje al pretérito, siempre alimentado con la gasolina reconocida de las influencias acumuladas a lo largo de la existencia de SW.

De esta manera, el isleño establece una conexión emocional proteica, que remite a los accesos orquestales de Genesis; a las variaciones perfeccionistas de Yes; a los inmaculados cancioneros de Talk Talk; o a los juegos cortesanos de los Tears For Fears de elitistas notas.

Wilson vierte semejante savia de coloristas toques en cada una de las composiciones que elabora, con su mente de gran ilusionista de los instrumentos; y de esa mezcla suelen surgir álbumes diferentes en curso y desarrollo, aunque siempre unidos por el cordón umbilical de los gustos vivenciales del súbdito de Isabel II.

Dentro de la citada fórmula de efectivos resultados, To The Bone adquiere el protagonismo de un pop progresivo ausente de etiquetas, tan batallador como hedonista.

Steven Wilson
Steven Wilson es experto en crear contextos articificiales para su música

Mi quinto álbum, en muchos sentidos, está inspirado en las mismas ambiciones que impulsaron los discos de pop progresivo que amé en mi juventud. Pienso en So, de Peter Gabriel; Hounds Of Love, de Kate Bush; Colour Of Spring, de Talk Talk; y en Seeds Of Love, de Tears For Fears“, reconoce Wilson, en su página web.

STEVEN WILSON EJERCE DE HOMBRE ORQUESTA

Algunos de los popes de la crítica internacional no dudaron en calificar al guitarrista ocasional de Guthrie Govan de ser alguien endiosado, sobre todo tras la aparición del laberíntico Hand. Cannot. Erase (2015) y del desconcertante mini CD 4 1/2. Pero tal apreciación no reflejaba más que la pataleta de los que no aceptan las exploraciones sonoras con conocimiento de causa.

Steven Wilson nunca ha sido un artista caracterizado por los márgenes controlables de sus aventuras melódicas; un estilo a lo que Mike Oldfield (otro genio afiliado al término de progresivo) suele ejecutar con cada una de sus esperadas obras. Esto provoca que los cambios constantes de palo creativo por parte del capitalino no sean bien vistos por los esclavos de la coherencia lógica.

Una libertad que SW despliega con amplitud de miras en To The Bone.

Steven Wilson
Steven Wilson expone una sucesión de líricas encendidas al calor de los problemas sociales

Al lado del ingeniero de sonido Paul Stacey (colaborador habitual de Oasis), el vecino de Kingston upon Thames apuesta por los escenarios intrigantes para su quinto trabajo en solitario. Paisaje de misteriosos accesos en los que es posible atisbar el tapiz de un universo evocador y eléctrico; en el que hay enfoques de depresivas actitudes (The Same Asylum As Before); pigmentos de rebeldías contagiosas (Pariah); clamores de justicia planetaria (Refuge); metáforas de belleza estremecedora (People Who Eat Darkness); misivas de determinante desánimo (Detonation); o baladas de setenteros trazos concertísticos (Song Of Unborn).

Líricamente, los once cortes del álbum versan sobre la paranoia del caos que vivimos en la época actual. Un tiempo en el que la verdad se presenta como una noción demasiado flexible, sobre todo en asuntos tan graves como la crisis humana y ética con los refugiados; el terrorismo propiciado por los fundamentalistas religiosos… Yo analizo estas cuestiones desde la óptica del necesario escapismo, el mismo con el que he elaborado toda mi carrera profesional“, asume Wilson, nuevamente en su página web.

Nota.- Steven Wilson actuará el 1 de febrero de 2018, en el WiZink Center de Madrid; y el 3 de febrero de 2018, en el CCIB de Barcelona.

Steven Wilson
Steven Wilson se ha inspirado en Talk Talk y Tears For Fears para idear “To The Bone”

Pariah (Listening Video), subido por Steven Wilson

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language