Denzel Washington recurre a la justicia social

285

Denzel Washington patea las calles de Los Ángeles con el pelo a lo afro y un maletín cargado de ilusiones, en la película Roman Israel, Esq, que llegará a las salas de USA el próximo 3 de noviembre de 2017.

Dan Gilroy (Nightcrawler) dirige este drama sobre los vericuetos de las leyes, y las luchas imposibles por preservar los derechos de los más desfavorecidos, frente a los que se encuentran en la cúspide del capital.

Colin Farrell, quien no había colaborado antes con Denzel Washington, comparte el set de rodaje con el protagonista de Grita libertad; al igual que Carmen Ejogo y Shelley Hennig.

Denzel Washington (en la imagen) ha modificado su aspecto para encarnar al abogado Roman J. Israel
Denzel Washington (en la imagen) ha modificado su aspecto para encarnar al abogado Roman J. Israel

Pocos retratos sobre los claroscuros de la justicia han sido tan ácidos y acertados como el que reflejó el inteligente Sidney Lumet, en la crepuscular cinta titulada Veredicto final (1982).

En aquella obra, un Paul Newman de miradas inquietantes interpretaba a un desencantado profesional de los códigos criminales, civiles y administrativos; siempre perseguido por la acción punitiva de los dogmatismos dictados en las salas de los tribunales. Lo que aprendió Frank Galvin (el personaje al que puso rostro y vena alcohólica un gigantesco Newman) fue la verdad eterna del comportamiento supuestamente civilizado: en la balanza de la dama ciega, el individuo vale tanto como su peso en la escala social y dineraria.

Tal argumento golpea fuertemente la sensibilidad de Roman J. Israel, treinta y cinco años después de los esfuerzos del citado Galvin/Newman por recuperar un poco de dignidad, a base de toga, pruebas, testimonios y discursos sinceros. Un punto de partida que animó a Denzel Washington a subirse al proyecto ideado por Dan Gilroy.

Denzel Washington descata la normalidad de su personaje en "Roman Israel, Esq"
Denzel Washington destaca la normalidad de su personaje, interpretado en “Roman Israel, Esq”

Según el guion, elaborado por el propio Gilroy, el protagonista de Roman Israel, Esq es un caballero sin espada ni armadura, al que la vida le ha ninguneado sus posibilidades de destacar; hasta que cae en sus manos la oportunidad de hacer algo auténticamente importante.

Lance que el letrado intentará solventar con las máximas garantías de sudor y ganas, en pos de ayudar a los más necesitados.

DENZEL WASHINGTON Y SU INTERÉS EN LOS TIPOS NORMALES

Roman J. Israel no es un hombre especialmente atractivo (y eso a pesar de contar con el físico de un sex symbol de los ochenta y parte de los noventa, como Denzel Washington), y tampoco es notablemente brillante a la hora de llevarse los honores de sus pleitos. En realidad, es un profesional de tapa dura; al que le van más los archivos ocultos de los casos que las presentaciones glamurosas en la corte de cualquier tribunal.

Sin embargo, eso va a cambiar casi por casualidad; cuando el jefe del bufete en el que trabaja Israel cae fulminado por un ataque al corazón, y Roman se ve obligado a asumir su puesto. En ese momento, el abogado se dará cuenta de los intereses torcidos de la firma a la que representa, y procurará virar su enfoque hacia los ciudadanos huérfanos de justicia.

Denzel Washington aporta emoción a las vicisitudes morales por las que se mueve su personaje en el filme
Denzel Washington aporta emoción a las vicisitudes morales por las que se mueve su personaje en el filme

Según el cineasta Dan Gilroy, Roman Israel, Esq no habría sido posible en caso de no contar con Washington. Y eso lo explica por la capacidad innata del intérprete de El coleccionista de huesos para transmitir empatía en cada gesto y plano de cámara; algo que DW exhibió con creces en su última caracterización, desplegada en Fences (trabajo por el que estuvo a punto de ganar un Oscar al Mejor Actor Principal en 2017).

De esta manera, con Denzel al frente y Los Ángeles como decorado inmenso y multicultural, el hermano de Tony convenció a Columbia/Sony para dar lustre a una movie que juega la baza de las batallas aguerridas, siempre a favor de alcanzar la dignidad perdida de un sistema que únicamente parece proteger a los que manejan los hilos de la economía y la política.

Un noble propósito que Gilroy enmarca en una época de disturbios continuos y enormes conflictos éticos, y cuyos ecos remiten a algunas de las tramas perpetradas por el escritor John Grisham, o al sobrio paisaje humano de Michael Clayton (filme elaborado por su hermano Tony Gilroy).

Colin Farrell (en la foto) también interviene en la película
Colin Farrell (en la foto) también interviene en la película
Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language