Daniel Day-Lewis se despide con Paul Thomas Anderson

124

Daniel Day-Lewis acaba de finalizar el rodaje de Phantom Thread: una crónica apasionada sobre el diseñador británico Charles James, con la que el actor ganador de tres Oscar ha anunciado su definitiva retirada de los sets de rodaje.

La historia, pese al secretismo impuesto por el director Paul Thomas Anderson, versa libremente sobre la figura de un hombre perseguido por su orientación sexual, el cual personificó una carrera en la moda realmente brillante.

El responsable de Puro vicio ha desarrollado la filmación entre los paisajes rurales y urbanos de Lythe, Londres, Chicago y Nueva York. Lugares ataviados con los toques historicistas de los años cincuenta.

Daniel Day-Lewis fue toda una atracción en la pequeña localidad de Lythe, en Yorkshire (Inglaterra)
Daniel Day-Lewis fue toda una atracción en la pequeña localidad de Lythe, en Yorkshire (Inglaterra)

Daniel Day-Lewis siempre ha poseído el aura huidiza y personalista de las estrellas ajenas a los focos y a los baños de multitudes.

Aparentemente más cómodo en las constricciones de su profundo interior artístico, el protagonista de Mi pie izquierdo ha moldeado su carrera con ese ingrediente de la calidad frente a lo popular. Una característica que ha primado por el lado de los guiones con riqueza en matices, y nunca pendientes de si los presupuestos están por encima o por debajo de la media de las superproducciones hollywoodienses (poco transitadas curricularmente por el súbdito de Isabel II).

Los amantes de los reconocimientos institucionales echarían mano a los tres Oscar como Mejor Actor Principal de Day-Lewis, para ratificar los aciertos de su elevado criterio selectivo. Pero lo cierto es que el mayor comprobante de los resultados obtenidos está mucho más allá de las estatuillas doradas políticamente correctas; ya que los méritos más sólidos se encuentran en el conjunto de encarnaciones llevadas a cabo por el isleño, normalmente mediadas por la pasión escénica como único común denominador.

Daniel Day-Lewis (en la foto) ha querido que su retirada coincidiera con un trabajo conjunto con uno de sus directores favoritos
Daniel Day-Lewis (en la foto) ha querido que su retirada coincidiera con un trabajo con alguien de la calidad creativa de Paul Thomas Anderson

Precisamente, el papel que le ha tocado en suerte a Lewis en esta supuesta última aventura delante de las cámaras (si es lícito hablar de suerte) es uno de esos seres canibalizados por la emotividad. Una víctima martirizada por una sociedad que penalizaba el amor entre personas del mismo sexo.

DANIEL DAY-LEWIS BUSCA ZAPATERÍA

Las férreas medidas para mantener en secreto el argumento de Phantom Thread han generado que los periodistas echen mano de los datos aportados por los personajes que componen el libreto. Y, según las enciclopedias, Charles Wilson Brega James (el rol que interpreta Daniel Day-Lewis en el filme) era un diseñador de moda con talento suficiente como para brillar por encima de las rigideces de su mundo natural, identificado con el Yorkshire de los encarcelamientos a los que la justicia de Reino Unido catalogaba como “desviados”.

Amigo de juventud del escritor Evelyn Waugh y del fotógrafo Cecil Beaton, James supo muy pronto que sus apetencias amatorias estaban dirigidas hacia sus compañeros masculinos, y no hacia las muchachas casaderas que su padre militar intentaba imponerle.

Sin embargo, las leyes contra de la homosexualidad marcaron con la herradura candente de la persecución la existencia del famoso creador de los vestidos para el taxi.

Daniel Day-Lewis escogió el ambivalente papel de Charles James por su enorme carga inspiradora
Daniel Day-Lewis escogió el ambivalente papel de Charles James por su enorme carga inspiradora

La acción de Phantom Thread se sitúa en los años cincuenta, cuando el protagonista era una celebridad en los desfiles de Estados Unidos; mientras en su Inglaterra natal vestía a la aristocracia y a la realeza. La capacidad de ir por delante de temporadas, y de las caprichosas tendencias modernas, contribuyeron a elevar la carrera de James a la altura de maestros del estilo de Christian Dior. Sin embargo, las pesadillas y las sombras de vivir en un escenario ilusorio hirieron poderosamente el interior afectivo del exitoso diseñador.

Casado con la millonaria Nancy Lee Gregory, y con dos hijos fruto del matrimonio; el esqueleto sentimental de Charles James mordía ansiedades inconfesadas. Un hambre de satisfacción humana que agitó sus musas de patrones y costuras.

Esa lucha interior es lo que en apariencia intenta escenificar Paul Thomas Anderson, a través de una mimetización artística de Daniel Day-Lewis que promete fuertes sensaciones a golpe de butaca. Un viaje sin sedante de cantimplora en el que el inglés comparte títulos de crédito con  Lesley Manville, Richard Graham y Vicky Krieps.

Tal mosaico de rasgos camaleónicos potencia su efectividad dramática en la movie, con la ayuda de la impactante banda sonora compuesta por Johnny Greenwood (guitarrista de Radiohead).

Nota.- Phantom Thread tiene previsto su estreno en España para el próximo invierno.

Charles James triunfó en el mundo de la moda, con sus creaciones admiradas en todos los continentes
Charles James (en la imagen) triunfó en el mundo de la moda, con sus creaciones ajenas a temporadas y tendencias

Más información en

http://www.annapurna.pictures

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language