Deep Purple flirtean con el infinito

174

Deep Purple se sueltan la melena y dan rienda suelta a sus múltiples influencias musicales, en el desconcertante álbum bautizado irónicamente inFinite (earMusic).

La banda liderada por el incombustible Ian Gillan conforma un trabajo donde hay espacio para el rock progresivo horneado figuradamente en los policromados años setenta, el country difuso, las baladas melódicas y las inspiraciones alimentadas en el lado oscuro de la realidad.

Los históricos autores de Smoke on the Water actuarán este verano en Bilbao, Madrid y Barcelona.

Deep Purple no sienten el peso de la edad en su última obra de estudio
Deep Purple no sienten el peso de la edad en su última obra de estudio

La buena música no entiende de achaques, ni de cabelleras escasas de espumeante salvajismo por la acumulación de aniversarios. Esta extraña musa de caprichosos deleites solamente rinde tributo a la maestría de las letras profundas, y a las notas destructoras de las mentalidades uniformadas en la vacuidad.

A lo largo de los más de cincuenta años de existencia de Deep Purple, la banda de Hertford (Inglaterra) no siempre se ha mantenido fiel a los rigores de calidad exigidos para las perpetuaciones comprensibles. Sin embargo, temas tan apabullantes como el inolvidable Perfect Strangers han ayudado a que la leyenda iniciada en 1968 se mantuviera viva con un mínimo de interés, de cara a los aficionados al heavy metal disfrazado de experimento aglutinador.

No obstante, tras la marcha definitiva del insustituible Ritchie Blackmore (ocurrida en 1993), muchos pensaron en el más que probable agotamiento en la producción sonora de los ingleses.

Deep Purple siempre han trascendido de los encasillamientos en un género concreto
Deep Purple siempre han trascendido de los encasillamientos en un género concreto

Pero el empeño de Ian Gillan y de Ian Paice evitaron la despedida, y los guerreros púrpura siguieron sacando álbumes, y ofreciendo conciertos en los que sus éxitos no paraban de corearse por públicos de todas las edades y condición.

Con esas sensaciones, de haber trascendido a una época y a una generación concreta, es con las que los isleños han moldeado el vigésimo disco de su extensa carrera. Un CD titulado intencionadamente InFinite, y en el que hay mucha personalidad desbordada, necesaria tras el decepcionante Now What? (2013).

DEEP PURPLE BUCEAN EN SU ADN

Los diez temas que conjuntan InFinite son como una invitación sin reservas a disfrutar de las guitarras épicas, los sintetizadores historiados, el vintage de carretera y la batería ansiosa por despejar el polvo de las deserciones anunciadas.

Al lado de la perfeccionista producción de Bob Ezrin (a quien se le asocia con gente del talante de Lou Reed, Alice Cooper, Kiss, Pink Floyd y Peter Gabriel), el quinteto de Hertford alardea de background sinfónico, sin complejos ante una propuesta que puede resultar algo anacrónica en los deformantes lustros del siglo XXI.

Deep Purple usaron el tema "Time for Bedlam" como single de presentación
Deep Purple usaron el tema “Time for Bedlam” como single de presentación

Bajo ese paraguas de asociaciones inevitables con los experimentos enriquecedores y progresivos de Yes y de Genesis, Deep Purple quitan las distintas pieles de una obra que comienza por los senderos agradecidos del rock tenebroso, a través del potente Time for Bedlam.

La voz limitada de Ian Gillan saca su arsenal dramático, para potenciar las guitarras de Steve Morse y los acompañamientos eléctricos de Don Airey. Antesala de las baquetas agradecidas de Ian Paice y del bajo estimulante de Roger Glover.

En este esquema de diseño instrumental, los británicos cuelan una serie de tracks que no traicionan en ningún momento su currículo de icónica prestancia, y que llegó a sus máximas cotas cuando fueron catalogados como puntales del heavy metal, junto a Led Zeppelin y Black Sabbath.

En definitiva, los cinco representantes oficiales del Somke on the Water esculpen un compacto de ejecución contundente y abrasiva. Dentro del que pervive la esencia de maestros de los pentagramas rockeros, como The Doors (de los que versionan el contagioso Roadhouse Blues).

Nota.- Deep Purple actuarán el 30 de junio en Bilbao (Bilbao Exhibition Centre), el 1 de julio en Barcelona (Rock Festival CANZAN), y el 3 de julio en Madrid (Barclaycard Arena).

Deep Purple aún no se plantean la retirada
Deep Purple aún no se plantean la retirada
Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language