Séneca inunda Madrid con pensamientos

58

Séneca llega al Teatro Valle-Inclán (dentro de la programación del Centro Dramático Nacional) para demostrar que la duda moral y estoica no ha pasado de moda.

El mítico texto de Antonio Gala, sobre la figura del orador y escritor cordobés, alcanza dimensiones atemporales, a través del montaje llevado a cabo por el prestigioso escenógrafo Emilio Hernández.

El actor Antonio Valero encabeza el elenco, en la piel de un Séneca que pasa por la evolución humana sin paradas intermedias, de la ilusión utópica a la caída a los infiernos de una era psicopática y decadente.

Séneca estará en el Teatro Valle-Inclán del 24 de marzo al 14 de mayo/ Cartel de ByG e Isidrio Ferrer
Séneca estará en el Teatro Valle-Inclán de Madrid, del 24 de marzo al 14 de mayo/ Cartel de ByG e Isidrio Ferrer

Roma sangraba hiel y cenizas, cuando el gran poeta Petronio acabó con su vida, tras recibir la sentencia de muerte por orden de Nerón. Sin embargo, antes de agotar el último suspiro en compañía de su esclava de confianza, el autor de El Satiricón dedicó unas sinceras e inteligentes palabras al excéntrico gobernante, en las que le impelía a jubilar la lira y los versos. Todo por el bien de la humanidad.

Séneca nunca exhibió un comportamiento tan claro y abierto hacia el poder como el del llamado árbitro de la elegancia del imperio romano. Pero en su interior de insondables abismos, la figura de Nerón poseía semejante poso amargo y monstruoso que el percibido por su colega profesional.

Sumido en contradicciones constantes, e inmerso en una sociedad dada al hedonismo y a la criticable permisibilidad, Lucio Anneo Séneca comenzó a moldear al hijo de Agripina (homicida consumada de su esposo) cuando este era un niño dado a los accesos de rapsoda. Y ahí es donde inicia su curso la obra ideada por Antonio Gala.

Séneca es una obra que incide en los aspectos cambiantes de la personalidad humana/ Fotos: CDN y marcosGpunto
Séneca es una obra que incide en los aspectos cambiantes de la personalidad humana/ Fotos: CDN y marcosGpunto

A lo largo de los distintos actos de Séneca, los espectadores asisten asombrados a las batallas intestinas que libra el protagonista, desde el difícil puesto de maestro de alguien movido por sus impulsos megalómanos. Un personaje, que interpreta Antonio Valero con el ropaje sobrio de un moralista carente de asideros reales, sobre los que aposentar sus lecciones de justicia igualitaria.

En una época cuya decadencia, cuya corrupción general, cuya sensación de agotamiento, la hacen semejante a la nuestra, hay un hombre de Córdoba -el más romano de todos los estoicos y el más estoico de todos los romanos- que personifica las tentaciones que el poder plantea a la ética, y el contagio con que la amoralidad asalta a la virtud“, reconocía Antonio Gala, cuando estrenó la obra hace algo más de tres décadas.

SÉNECA SALTA LAS CENTURIAS

Emilio Hernández toma la pieza original del autor de La pasión turca, y la arropa con elementos fácilmente identificables en el siglo XXI. Apuntes de actualidad que él enlaza con las persecuciones a los inmigrantes y los sueños rotos en el curso del viaje, sensaciones que redundan en los comportamientos egocéntricos e imperialistas, tan cíclicos como habituales en el curso del tiempo.

He introducido textos de Séneca que tratan, por ejemplo, el tema de los pueblos que migran en el Mediterráneo huyendo de una guerra y de una situación desesperada. Tenían su asentamiento y su cultura, con siglos de existencia. Huían en busca de una nueva tierra donde se respetara la cultura y la vida, la ética y la moral. Y llegaban a lugares donde, para su sorpresa, eran recibidos como esclavos. Esa idea se recoge en textos como ‘Consolidación a Helvia’, la carta que Séneca escribe a su madre desde el exilio en Córcega. Es un material que sobrecoge y que está en esta nueva versión“, asume el escenógrafo.

Antonio Valero (en primer término) da vida a un Séneca perseguido por las contradicciones/ Foto: CDN y marcosGpunto
Antonio Valero (en primer término) da vida a un Séneca perseguido por las contradicciones/ Foto: CDN y marcosGpunto

Para lograr el efecto deseado, los responsables del montaje han optado por vestir a los actores con modelos que no distan de los que se pueden encontrar en las calles de cualquier ciudad y pueblo, mientras que el decorado se compone de fondos oscuros y desnudos, cual si fueran las paredes de una siniestra terma de ondulaciones apocalípticas.

En medio de semejante engranaje formal, la música de Marco Rasa y las coreografías de Amaya Galeote sirven para liberar la tensión medioambiental, y restar algo de nocturnidad a la agria tragedia que narra la obra.

Un placebo ácido y vertiginoso, que conduce a los interesados hacia las entrañas de un pensador traicionado por la realidad y el acomodo artificial en los cojines del poder.

Séneca personifica el calvario de un profesor traicionado por su alumno/ Foto: CDN y marcosGpunto
Séneca personifica el calvario de un profesor traicionado por su alumno/ Foto: CDN y marcosGpunto

Más información, entradas y horarios en

http://www.cdn.mcu.es

 

 

 

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Choose your language