James McAvoy suelta a la bestia

224

James McAvoy interpreta a veinticuatro personalidades distintas en el filme Múltiple, que dirige el efectista M. Night Shyamalan.

El actor escocés echa mano de su repertorio dramático, para encarnar a una serie de tipos encerrados en la mente de Kevin Wendell Crumb: un joven que padece un desorden disociativo de identidad, desencadenado tras sufrir maltratos cuando era solo un niño.

La película, que en un inicio iba a ser una secuela de El protegido, llega este viernes a las salas españolas.

James McAvoy
James McAvoy ha podido jugar con diferentes grados de histrionismo para encarnar a su personaje

Lo que ocurre en el cerebro humano es un auténtico misterio.

Dentro de esa pelota de membranas y líquidos determinantes, las emociones se desbocan, y la tristeza preside timbas de póquer frente a la agonía y la depresión; mientras los sueños echan pulsos de fuerza a los razonamientos matemáticos.

En esa coctelera de indescifrables licores, la testa de Kevin acaba de destilar una ambrosía con el aliento salvaje de la muerte y la psicopatía. Por sus efectos dopantes, el hombre es incapaz de saber con certeza quién es, y mucho menos puede controlar sus actos.

Ante esa nebulosa, 23 fantasmas de su imaginación manejan las riendas de su comportamiento, y la policía debe dar con él antes de que el inquilino número 24 haga su aparición en escena: en la forma de la temida Bestia.

Este es el argumento de la última aventura cinematográfica del otrora electrizante M. Night Shyamalan, una cinta con la que el cineasta indio pretende recuperar parte de las sensaciones dejadas con los primeros títulos de su carrera.

James McAvoy
James McAvoy aborda una caracterización al límite, en la piel del protagonista de “Múltiple”

Concebida como una secuela no oficial de El protegido (incluso Bruce Willis realiza un cameo, en el físico del recordado David Dunn), Múltiple es una película con aristas desconcertantes, las cuales son domadas con vigor por el talento escénico del escocés James McAvoy.

JAMES MCAVOY Y SU DESFRAGMENTACIÓN

De ambientes gélidos, Split podría ser definida como una traslación exagerada de los abismos moteleros de Norman Bates, y su tendencia a la psicopatía por culpa de una madre dominante.

Sin embargo, a lo largo de la odisea interior del protagonista es posible encontrar puntos de conexión activa con Identidad (James Mangold, 2003) y con el desparrame humorístico de Jim Carrey, exhibido en Yo, yo mismo e Irene (Bobby y Peter Farrelly, 2000).

James McAvoy
James McAvoy reproduce el comportamiento de una mujer, entre las varias personalidades del protagonista

Un ejercicio de altos y bajos donde el británico James McAvoy diseña un trabajo de milimétricos matices, consciente de que el de él depende la pegada de un largometraje con espíritu circense, y dado a los espejismos constantes.

Dentro de semejante laberinto de intenciones diversas, la estrella de X-Men se deja llevar por los rasgos curriculares de personajes tan acelerados como el que reflejó en Filth, el sucio (Jon S. Baird, 2013); y que supuso un cambio de registro sorprendente en la carrera del isleño.

Con un look marcadamente desangelado, James agota su gestualidad ante la cámara, para otorgar verosimilitud al enfermo Kevin, y ensombrecer -más, si cabe- el oscuro y asfixiante guion pensado por Shyamalan.

Nota.- Múltiple llegará a los cines españoles el próximo 20 de enero.

James McAvoy
James McAvoy explota su gestualidad ante la cámara

Tráiler oficial de Múltiple, por Universal Pictures

 

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language