Carrie Fisher apaga el láser de Leia

61

Carrie Fisher falleció ayer en un hospital de Los Ángeles, tras no superar el ataque cardíaco que sufrió en un vuelo hace unos días.

La actriz había regresado a la actualidad cinematográfica con el estreno de la nueva saga de Star Wars, producida por Disney y diseñada por la mente fetichista de J. J. Abrams.

Antes de morir, la hija de Debbie Reynolds pudo finalizar su participación en el noveno episodio de La guerra de las galaxias, ataviada como una Princesa Leia con legañas de pasados gloriosos y añorados.

Carrie Fisher estuvo siempre perseguida por el éxito de su personaje en "Star Wars"
Carrie Fisher estuvo siempre perseguida por el éxito de su personaje en “Star Wars”

Nada más conocerse la triste noticia de la defunción de Carrie Frances Fisher, sus amigos y familiares se lanzaron a las redes sociales para recordar a una mujer a la que nunca se le permitió envejecer, ni siquiera experimentar metas profesionales alejadas del universo ideado por George Lucas.

Pese al indudable talento de la actriz, y de poseer una sonrisa de las que mueven a empatizar sin reservas, Hollywood siempre se mantuvo esquivo frente a una chica que había triunfado en un género (la ciencia ficción de efectos especiales y poca base astronómica) bastante ninguneado por la industria del celuloide, sobre todo en cuanto a reconocimientos artísticos.

Quizá por semejante causa, y por los problemas personales que acarreaba desde que era una niña, Carrie no logró alcanzar la cima del éxito. Y eso que sus progenitores eran los populares Eddie Fisher y Debbie Reynolds.

La carrera de la intérprete estadounidense está trufada de colaboraciones como secundaria, en la mayoría de las ocasiones perpetradas con ligeros apuntes asociados con Leia Organa. Una alargada sobra galáctica que, salvo en la escritura de guiones y novelas, eclipsó el potencial creativo de esta dama de melena cobriza y ojos vivarachos.

Sin embargo, a la intérprete californiana no parecía molestarle reconocer que su mayor gesta audiovisual había estado esposada al papel de la líder rebelde, otorgado por George Lucas en Star Wars.

Fisher afirmó hace unos meses que se lo había pasado en grande durante la grabación de La guerra de las galaxias, El imperio contraataca y El retorno del jedi. Motivo suficiente por el que esta señora criada en los escenarios no dudó en aparecer en las nuevas películas de la serie, imaginadas por J.J. Abrams; aunque, con su decisión, la hija de Debbie demostró más interés por volver a coincidir con sus amigos de toda la vida (Harrison Ford y Mark Hamill) que en inmiscuirse activamente en un blockbuster muy alejado del espíritu de las cintas originales.

Carrie Fisher fue escogida por George Lucas con apenas veinte años de edad
Carrie Fisher fue escogida por George Lucas con apenas veinte años de edad

Tras el triste desenlace conocido ayer por la noche, es justo refrescar una lista de películas donde el criterio establecido se centrara en valorar el trabajo del alter ego real de la Princesa Leia.

Tal vez así, los responsables de los grandes estudios de la Meca del Cine se darán cuenta, aunque tarde, de lo que se han perdido.

CARRIE FISHER EN SUS MEJORES MOMENTOS

El imperio contraataca (Irvin Kershner, 1980)

Probablemente, este filme sea el más conseguido de los tres que componen la primera trilogía de Star Wars. Fisher otorgó a Leia una dimensión romántica, que alimentó ostensiblemente la leyenda de su papel como heroína para generaciones enteras.

La escena del beso -furtivo y apasionado- entre ella y Han Solo es una de las más potentes de la saga.

La guerra de las galaxias (Una nueva esperanza)

Fue el bautismo de masas para la hija de Debbie Reynolds. Una oportunidad que la fémina nacida en Beverly Hills no desperdició, pese a su juventud.

Con la confianza de George Lucas, Carrie compuso una caracterización que se alejaba del tradicional esquema de chica en apuros, a la que hay que salvar de los peligros; estereotipo que dominaba el cine de acción en esa época.

Hannah y sus hermanas (Woody Allen, 1986)

Fisher no se arrugó lo más mínimo al trabajar a las órdenes del responsable de Manhattan. Y, aunque su parte no duraba mucho tiempo en pantalla, demostró unas inmejorables tablas al dar la réplica a un reparto en el que era fácil quedarse a medio gas, o pasar desapercibida.

 

Granujas a todo ritmo (John Landis, 1980)

Armada y peligrosa, la californiana sacó de dentro la vena psicótica alojada en lo más profundo de la nobiliaria Princesa Leia.

Viendo cómo se implicaba en persecuciones demenciales, solo se puede constatar que Carrie estaba genial; y que bordó su papel de violenta asesina, que persigue a John Belushi y a Dan Aykroyd con balazos y bombas de por medio.

Cita con la muerte (Michael Winner, 1988)

No era una superproducción como la saga de La guerra de las galaxias, pero esta adaptación de la homónima novela de Agatha Christie regaló a CF una colaboración de altura, con peso específico en la trama.

Su historia de amor prohibido y adúltero con David Soul estaba recreada de manera absorbente, dentro del misterioso asesinato de la millonaria madrastra del marido de ella.

Aparte, Carrie pudo compartir escenario y anécdotas con maestros de la talla de Peter Ustinov, John Gielgud y Lauren Bacall.

 

Frankenstein (James Ormerod, 1984)

La televisión supuso un refugio de oro para la hija de Eddie Fisher, un medio donde Leia pudo desarrollar de manera más continua su necesidad de ponerse delante de las cámaras.

Entre las obras más destacadas para la pequeña pantalla que protagonizó la estadounidense, está una adaptación para del clásico Vuelve, pequeña Sheba; aunque, una de las más recordadas por la audiencia fue su participación en Frankenstein. La caracterización que realizó de la ambigua Elizabeth sorprendió a los que pensaban que la intérprete naufragaría, al poseer un acento marcadamente norteamericano.

¡Qué la fuerza siempre te acompañe, Carrie Frances Fisher!

AP Photo/ Lucasfilms
AP Photo/ Lucasfilms

 

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language