Natalia Millán y sus verdades a medias

229

Natalia Millán y Carlos Hipólito encabezan el elenco de La mentira: una ácida obra con diálogos cruzados que ocupa el interior del Teatro Maravillas de Madrid, hasta el próximo 11 de diciembre.

La pieza, escrita por el joven dramaturgo francés Florian Zeller, sienta en un salón a dos parejas, mientras la protagonista intenta no soltar la venenosa información que posee con respecto al marido de su amiga.

El montaje llega a la Villa y Corte después de triunfar en el Teatro Arriaga de Bilbao.

Natalia Millán
Natalia Millán (vestida de fucsia) encarna a la perspicaz Alicia

En las relaciones entre humanos suele mediar la diplomacia.

La verdad se convierte entonces en un arma mal vista por los espíritus encargados de preservar la paz medioambiental. Aunque, a lo largo de la existencia compartida, hay instantes en que la olla a presión de la docilidad social estalla, y con ella cualquier atisbo de educación políticamente correcto.

Florian Zeller conoce muy bien lo que se siente al callar lo que reconcome el espíritu; quizás por eso, el parisino sea un experto en retorcer las palabras y los gestos, para localizar la parte salvaje de los urbanitas que se conforman con seguir las reglas de la decencia vecinal.

Esa rabia de carácter incendiario la ha ido horneando el treinteañero de la city del Sena trabajo a trabajo, y con ella ha sembrado la escena francesa de historias plagadas de revoluciones individuales, que cambian a las personas y las vuelven más coherentes con sus sentimientos y pasiones.

Semejantes mimbres activos están presentes en La mentira: texto de desconcertante fuerza discursiva, que Zeller estrenó en el Teatro Eduard VII de París, al lado de los inmensos Pierre Arditi y Évelyne Bouix.

Natalia Millán
Natalia Millán y Carlos Hipólito encabezan el limitado elenco interpretativo/ Foto: Teatro Maravillas

Claudio Tolcachir se encarga de trasladar a la cartelera madrileña el ingenioso mecano humano, orquestado por el autor de El padre. Y lo hace con el respeto a la esencia enérgica de un libreto compuesto por frases entrecortadas por la prudencia; siempre pendiente de la coreografía del engaño, con la que eleva su tesis el simpático argumento.

NATALIA MILLÁN PREFIERE CALLAR

La trama central de La mentira comienza cuando Alicia (Natalia Millán) se topa por casualidad con el marido de su mejor amiga, acompañado de una desconocida. Esa misma noche, la dama comenta a su esposo (Carlos Hipólito) lo que ha presenciado, y ambos toman la decisión de no desvelar el secreto mientras puedan.

No obstante, la determinación de la pareja sufrirá una prueba de fuego, cuando los dos se reúnan con el adúltero y su víctima, en una cena donde saldrán a relucir muchas más cosas que las que pretenden ocultar.

Natalia Millán
Natalia Millán y Carlos Hipólito también descubren secretos escondidos en su relación, a lo largo de la función/ Foto: Teatro Maravillas

Un salón aburguesado -aderezado con copas de alcohol, sofás cómodos y ambiente distendido- compone el único escenario, de un montaje que recrea a la perfección la desnudez ornamental pensada por Zeller.

Por sus elementos constitutivos y la disposición de las barricadas emocionales, La mentira podría recordar en groso modo a las agrias cuestiones éticas exhibidas en Un dios salvaje, de Yasmina Reza; aunque el camino emprendido es diferente, mucho más acondicionado por un humor de grises tonalidades que en la pieza llevada al cine por Roman Polanski.

Ágil y vital, Tolcachir consigue que el interés no decaiga hasta el final, gracias en gran parte al excelente trabajo diseñado a cuatro bandas por el cuadro dramático, compuesto por Natalia Millán, Carlos Hipólito, Mapi Sagaseta y Armando del Río.

Zeller parece ser de la opinión de que es bueno comunicar todos los tropezones que golpean las relaciones sentimentales.

Un asunto que invita a reflexionar con la experiencia de cada uno de los espectadores, y usar su punto de vista como el espejo sobre el que reflejar un boceto tímidamente conclusivo, que se resquebrajará ante el más mínimo contratiempo disidente.

Natalia Millán
Natalia Millán y Mapi Sagaseta, en un momento de “La mentira”/ Foto: Teatro Maravillas

Vídeo de La mentira, por Teatro Maravillas de Madrid


Más información, entradas y horarios en

http://www.teatromaravillas.com

 

 

 

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language