Leonard Cohen, Robert Vaughn y Francisco Nieva: 4ever!!!!

65

Leonard Cohen, Francisco Nieva y Robert Vaughn. Termina la semana con la triste e irreparable desaparición de tres hombres excepcionales, que generaron la admiración de miles de personas en sus respectivas facetas artísticas.

Leonard Cohen murió en paz, según ha declarado su hijo mayor, en su casa de Los Ángeles el pasado lunes. Y lo hizo acompañado de sus innumerables letras, emulsionadas por las nostalgias existenciales de su ironía vibrante; y con la convicción de que su último álbum (You Want It Darker) era uno de los mejores de su extensa carrera.

Por su parte, el dramaturgo Francisco Nieva partió con destino a la eternidad el jueves 10 de noviembre, imantado con las palabras airosas y flamígeras de sus obras de teatro.

El último unirse a este trío de ilustres figuras, enlazadas a la hora de abandonar el mundo perceptible, fue el conocido actor Robert Vaughn. El popular protagonista de El agente de C.I.P.O.L. y de Los protectores falleció el viernes 11, víctima de una leucemia que padecía desde hacía tiempo.

Los tres llevaron caminos diferentes en la procelosa cultura contemporánea, pero todos ellos serán recordados por los que disfrutamos con su música y sus versos, sus profundos retratos escenográficos de la sociedad circundante, y sus intensas caracterizaciones, orquestadas para arrancar un poco de disfrute en las salas de cine y en la pequeña pantalla.

Leonard Cohen
La semana abrió con la impactante noticia de la muerte de Leonard Cohen

LEONARD COHEN

Cuando salió al mercado su último disco de estudio (el singular You Want It Darker), muchos se aprestaron a ver en las crepusculares y cansadas letras del rapsoda de Montreal una especie de testamento profesional, regado con la sátira deformante con la que solía construir cada una de sus elocuentes trovas.

La obra transmitía una sensación de despedida sin trágicas consecuencias, erigida por estribillos en los que la derrota existencial competía en violenta batalla con la instrumentación de índole sacra. Leonard Cohen se definía en este trabajo como un hombre sin alicientes a los que agarrarse, y se levantó de la mesa sin alzar mucho la voz, con su eterna faz de individuo agradecido por las musas.

Para el recuerdo quedará un puñado de canciones moldeadas con la sabiduría experiencial, de un tipo que aterrizó en la música tras un comienzo prometedor como poeta y novelista. Banda sonora en la que nunca se apagarán los susurros apasionados de Suzanne, las contorsiones visionarias de First We Take Manhattan o los paisajes doloridos del escalofriante Hallelujah.

FRANCISCO NIEVA

Francisco Nieva fue uno de los que mejor supo continuar la huella escénica dejada por Ramón María del Valle-Inclán
Francisco Nieva fue uno de los que mejor supo continuar la huella escénica dejada por Ramón María del Valle-Inclán

El Arte con mayúsculas fue el compañero más fiel en la vida de Francisco Morales Nieva. A lo largo de los noventa y un años de su existencia (le faltaba escasamente un mes para cumplir 92 inviernos), el dramaturgo y académico madrileño mimó con especial coherencia y estilo el dibujo, el teatro y la novela.

La escena le empezó a quemar creativamente mucho antes de estrenar su primer texto, bien entrados los cuarenta; y con ella edificó un rascacielos de pensamientos acerados, frases hipnóticas, decorados magistrales e historias que dejaban al trasluz de la delación universal los esperpentos presentes y pasados.

La totalidad de sus escritos merece con creces constar en los anales de los mejores cuadros humanos de la Piel de Toro: una mitología de corredores enmohecidos por la conciencia, que bebía su ambrosía de los callejones intelectuales de Luces de bohemia y Las comedias bárbaras. Sin embargo, bien se podría escoger como líderes de esa producción sin lagunas de genialidad títulos como La carroza de plomo candente o La señora Tártara.

ROBERT VAUGHN

Robert Vaughn (en el centro) protagonizó seriales tan recordados como "Los protectores"
Robert Vaughn (en el centro) protagonizó seriales tan recordados como “Los protectores”

Aunque comenzó al lado de Paul Newmann, y se codeó en numerosas ocasiones con Steve McQueen, Robert Francis Vaughn siempre será recordado por sus trabajos para la pequeña pantalla, como Napoleón Solo (de la serie El agente de C.I.P-O.L.) y Harry Rule (el carismático jefe de Tony Anholt y Nyree Dawn Porter, en Los Protectores).

De rostro agradable y planta elegante, Vaughn fue uno de los justicieros de Los siete magníficos, y tuvo que sortear el descomunal incendio de El coloso en llamas.

Pese a padecer una leucemia progresiva, el actor neoyorquino no dejó de ponerse delante de las cámaras hasta casi el momento de su fallecimiento, ocurrido este viernes a los 83 años. Precisamente, el mismo día en que el flemático millonario de Superman III abandonaba el mundo, el canal español Calle 13 ofrecía uno de los sus últimos trabajos: el de un anciano escritor que moría en extrañas circunstancias, en la serie Ley y Orden.

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language