Geoffrey Rush esculpe a Giacometti

192

Geoffrey Rush encarna al genial escultor y pintor suizo Alberto Giacometti, en el filme Final Portrait.

El oscarizado intérprete de Shine escenifica los últimos años en la existencia del inolvidable vanguardista, cuando abordó su último retrato.

Stanley Tucci dirige esta aproximación a la figura del creador nacido en Borgonovo, y firma también el guion: según la adaptación del ensayo biográfico Giacometti Portrait, del experto en Arte James Lord.

Geoffrey Rush (en la imagen) ha estudiado a fondo los usos y costumbres de Giacometti
Geoffrey Rush (en la imagen) ha estudiado a fondo los usos y costumbres de Giacometti

En 1964, Alberto Giacometti era un hombre obsesionado con captar la esencia del ser humano en unas simples líneas, y hundirla dentro del barniz de la espátula y los músculos del plinto.

Así lo conoció el escritor James Lord, cuando el norteamericano recayó en el estudio del ilustre representante del Cubismo de formas inspiradoras. El objeto de la visita estribaba en que el estadounidense prestara su rostro para que el creador helvético elaborara un retrato, cargado con los grises del subconsciente más oculto.

Tras veintiocho sesiones de intensa relación mutua, la obra alcanzó su culminación definitiva; y de esas semanas surgió un libro, que Lord tituló Giacometti Portrait; donde el autor recogía cada momento experimentado al lado del que fuera amigo de Picasso y Miró.

Un diario de trabajo que el actor Stanley Tucci ha escogido para orquestar su nueva película, en calidad de director.

Geoffrey Rush ha confeccionado su caracterización según la guía contenida en el texto "A Giacometti Portrait", de James Lord
Geoffrey Rush ha confeccionado su caracterización según la guía contenida en el texto “Giacometti Portrait”, de James Lord

A través de las emocionadas palabras del también biógrafo de Balthus y de Picasso nacido en Nueva Jersey, el responsable de la excelente El secreto de Joe Gould imagina el mundo interior de un individuo privilegiado, aupado por unas lentes con las que veía más allá de las dimensiones marginadoras del común de los mortales. Un señor que causó admiración por su portentoso talento para construir estructuras de insondable energía vital.

GEOFFREY RUSH SACA AL GENIO DE LA BOTELLA

Londres se ha convertido desde hace algo más de un año en el cuartel general de Tucci y del resto del equipo de la película. Todo un grupo de especialistas en componer el rico universo de Giacometti, durante la etapa de latente ancianidad de éste: dos años antes de su prematuro fallecimiento, ocurrido a los sesenta y cuatro inviernos.

En medio de ese ecosistema de pasiones ubicadas en la geografía del lienzo, Geoffrey Rush recurre a las pulsiones desplegadas a lo largo de los veintiocho capítulos que contempla la obra de Lord, y que ST refleja con la sutileza de los amantes de las elipsis narrativas.

Geoffrey Rush asume el reto de intentar dibujar a Armie Hammer
Geoffrey Rush asume el reto de intentar dibujar a Armie Hammer

Como si fuera una carta de despedida sin remite, Final Portrait comienza con Giacometti sumido en sus particulares luchas intestinas, destinadas a ahondar en su propósito curricular, diseñado en pos de reproducir el ánima de los modelos que se sentaban frente a él. El artista ya muestra signos de una salud algo fragmentada en el momento en que capta su realidad la cámara de Tucci, y en su faz reside el aliento de las eternidades anunciadas.

A este hombre es al que se acerca James Lord, quien había conocido a Giacometti en 1945. Ambos son amigos desde hace tiempo, y los dos dan su visto bueno a un trato que favorecerá a ambas partes. El escultor convence al norteamericano para pintarle un retrato diferente y atomizador (último trabajo del suizo antes de su muerte); mientras que Lord toma notas durante las sesiones, para exhibir en un libro la auténtica sensibilidad del creador suizo.

Tucci recupera ese pacto entre caballeros, y lo traduce al lenguaje audiovisual, con el propósito de ser fiel a las líneas maestras de la obra de JL; siempre pendientes en ofrecer una fotografía vívida del antiguo alumno de Antoine Bourdelle. A tal efecto, el cineasta estadounidense confía el peso del filme a un actor de naturaleza camaleónica y probada eficacia frente a papeles complicados, como es el australiano Geoffrey Rush.

El intérprete de Héctor Barbossa, de la saga de Piratas del Caribe, accedió a participar en el proyecto nada más leer el guion, ya que es un seguidor confeso del trabajo de Giacometti. A su lado, el espigado Armie Hammer (Mine) es quien encarna a Lord.

Los dos lideran esta aventura de trementina y carboncillo, en la que Clémence Poésy (Escondidos en Brujas), Tony Shalhoub (Monk) y James Faulkner (La sombra del muro) completan el elenco dramático.

Giacometti (en la foto) guardaba cierto parecido físico con Geoffrey Rush
Giacometti (en la foto) guardaba cierto parecido físico con Geoffrey Rush

 

 

 

 

 

 

 

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language