Eduardo de Filippo adelanta la Navidad en Madrid

124

Eduardo de Filippo y su ingenio neorrealista protagonizan la cartelera teatral de la Villa y Corte, con la puesta en escena de su sainete familiar titulado Navidad en casa de los Cupiello.

El Teatro María Guerrero refresca esta obra llena de magia, y cargada con dobles intenciones sobre los usos y costumbres de las tradiciones napolitanas cada 25 de diciembre.

La pieza permaneció en el olvido durante más de una década, debido el ascenso al poder de las tesis fascistas de Benito Mussolini.

Eduardo de Filippo es objeto de una fiel adaptación promovida por Aitana Galán y Jesús Gómez Gutiérrez
La obra de Eduardo de Filippo es objeto de una fiel adaptación, promovida por Aitana Galán y Jesús Gómez Gutiérrez

En la cabeza de genial creador sureño de Filumena Marturano, el mundo tenía puertas secretas sólo conocidas por él mismo; y, tras ellas, el compatriota de Antonio de Curtis (Totó) penetraba en el interior de los seres humanos, para despedazar la dictadura de la realidad.

Con poco más que una pluma y un papel, Eduardo de Filippo (Nápoles, 1900- Roma, 1984) dibujaba garabatos que desnudaban los vicios y virtudes de sus congéneres, siempre ayudado por la voluntaria inspiración en la Comedia del Arte, que le otorgaba unas lentes especiales con las que ver escenas que los demás únicamente esbozaban en estados demasiado primigenios.

Amigo y colaborador de cineastas como Roberto Rosellini, Pier Paolo Pasolini, Federico Fellini y Vittorio de Sica; los espectadores de cualquier latitud planetaria situarán en el mapa a EdF nada más saber que él fue el autor -por ejemplo- de la historia original de Matrimonio a la italiana (la famosa comedia dirigida por De Sica en 1964, y protagonizada por los inolvidables Sophia Loren y Marcello Mastroianni).

Eduardo de Filippo encerró gran parte de sus obsesiones teatrales en el texto de "Navidad en la casa de los Cupiello"/ Foto: CDN y MarcosGpunto
Eduardo de Filippo encerró gran parte de sus obsesiones teatrales en el texto de “Navidad en la casa de los Cupiello”/ Foto: CDN y MarcosGpunto

Navidad en casa de los Cupiello atesora en su desarrollo la mayoría de los componentes que hicieron de De Filippo uno de los autores más destacados de su generación.

En ella es posible localizar el fino y agudo sentido del napolitano para retratar los miedos e incertidumbres de la sociedad de su tiempo (la pieza fue escrita entre 1931 y 1934), a la vez que despliega un cuadro de personajes que no desentonaría lo más mínimo en una versión transalpina de la dramaturgia de Antón Chéjov.

Al calor de sus diálogos, una atmósfera enloquecida prende con fuerza la sensibilidad del espectador, quien se deja llevar por el absurdo popular con el que el responsable de La gran magia impregna cada uno de los tres actos de Navidad en casa de los Cupiello.

Tríptico que diseña un edificio de recuerdos familiares, entroncado en esencias cotidianas con historias de elaboración posterior, como Amarcord, de Fellini.

EDUARDO DE FILIPPO NUNCA PASA DE MODA

La trama de la obra tiene lugar durante los preparativos llevados a cabo por el clan que da título al relato, el cual se reúne con motivo de la celebración del día en que nació Cristo.

Luca y Concetta, los patriarcas, quieren que todo salga a la perfección; pero sus hijos –Ninuccia y Tommasino– no se lo van a poner fácil.

Sin poder remediarlo, Ninuccia se ha enamorado de Vittorio (el mejor amigo de Tommasino), y desea confesar cuanto antes la fatal noticia a su esposo, el ingenuo Nicolino. Tras enterarse del lío, Luca intenta llevar por el camino de la cordura a su heredera; aunque, ante la imposibilidad de ello, el hombre sufre un ataque al corazón.

Eduardo de Filippo era un entusiasta de fusionar realidad y ficción en sus trabajos/ Foto: CDN y MarcosGpunto
Eduardo de Filippo era un entusiasta de fusionar realidad y ficción en sus trabajos/ Foto: CDN y MarcosGpunto

Aitana Galán y Jesús Gómez Gutiérrez trasladan con pasión las palabras del maestro neorrealista al español, y con ellas esculpen un montaje plagado de momentos luminosos; en los subyace la admiración por una época talentosa de bohemias irrepetibles, en la que Darío Fo se congraciaba con las ocurrencias de Totó.

Galán emprende la escenificación con la idea de entregar el peso del libreto a los actores, motivo por el que abandona al cuadro artístico en un decorado de oscuridad latente, acompañada por focos corpóreos, que transforman a los intérpretes en napolitanos de pura cepa; aunque de dicción cervantina.

Como si fueran muñecos en un teatro de guiñol reconocible y atrayente, Gloria Albalate (Pasqualina), Críspulo Cabezas (Tommasino), Huichi Chiu (Ninuccia), Daniel Moreno (Vittorio), Mariano Percuoco (Nicolino), Fernando Sansegundo (Luca), Rosa Savoini (Concetta) y María Filomena Martignetti (Polichinela) proyectan sus pesares y alegrías al compás visionario de De Filippo.

Y, con las lecciones del maestro de la palabra alumbrado en la punta de La Bota, levantan discursos de costumbrismos eternos; los cuales, con sus cuitas y secretos a gritos, consiguen atisbar la faz de los hombres y mujeres de cualquier siglo y condición.

Nota: Navidad en casa de los Cupiello estará en el Teatro María Guerrero (Calle Tamayo y Baus, 4), del 30 de noviembre al 8 de enero de 2017.

Eduardo de Filippo regaló algunos toques de Molière al papel del determinante Luca Cupiello/ Foto: CDN y MarcosGpunto
Eduardo de Filippo regaló algunos toques de Molière al papel del determinante Luca Cupiello/ Foto: CDN y MarcosGpunto

Más información, entradas y horarios en

https://www.cdn.mcu.es/

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language