Johnny Depp saca billete para el Orient Express

160

Johnny Depp se incorpora al estelar reparto de Murder on the Orient Express, en calidad de un misterioso hombre de negocios que resulta muerto.

El protagonista de Piratas del Caribe parece interesado en meterse en la piel del mismo personaje que encarnó Richard Widmark, en la oscarizada versión de 1974.

Kenneth Branagh dirige esta esperada película, donde el actor de Belfast también interpreta el papel del detective belga Hercule Poirot.

Johnny Depp (en la imagen) se ha reservado uno de los personajes más controvertidos del filme
Johnny Depp (en la imagen) se ha reservado uno de los personajes más controvertidos del filme

Pese a que aún no se ha podido ratificar la participación de Angelina Jolie, la locomotora del casting de Murder on the Orient Express quema ya carbón a marchas forzadas, para componer un cuadro artístico capaz de exhalar polvo de estrellas por los cuatro costados.

Michelle Pfeiffer, Judi Dench, Derek Jacobi, Michael Peña… y los que todavía quedan por llegar. Kenneth Branagh va orquestando su particular acumulación de pesos pesados de la industria cinematográfica, con sosiego e inteligencia; para, por lo menos, emular al maestro Sidney Lumet, y a su inolvidable adaptación setentera de Asesinato en el Orient Express.

En 1974, Lumet consiguió meter en el mismo tren a iconos de la pantalla como Albert Finney, Anthony Perkins, Ingrid Bergman, Sean Connery, John Gielgud, Lauren Bacall, Wendy Hiller, Jacqueline Bisset, Michael York y Richard Widmark, entre los más famosos. Un plantel de iconos que le va a resultar imposible igualar al protagonista de Wallander, aunque el isleño sí promete apariciones sorprendentes de cara al público actual.

Kenneth Branagh (en la foto) es una de las razones por las que Johnny Depp ha mostrado interés en participar en la película
Kenneth Branagh (en la foto) es una de las razones por las que Johnny Depp ha mostrado interés en participar en la película

El responsable de Enrique V está estos meses en Londres en busca y captura de localizaciones para la cinta, mientras emite juicios respecto a los decorados que necesita para hacer verosímil la historia de Murder on the Orient Express. Tarea que el norirlandés compatibiliza con constantes llamadas telefónicas a USA, donde espera obtener el sí de alguna star de última hora que engrose el ya brillante cuadro dramático.

JOHNNY DEPP Y LOS NARCÓTICOS EN EL TÉ

Agatha Christie escribió Asesinato en el Orient Express dos años después del secuestro del hijo de Charles Lindbergh. Este suceso llenó las páginas de los rotativos mundiales en 1932, cuando el bebé del famoso aviador apareció muerto, tras su extraña desaparición. La investigación policial no pudo dar con los verdaderos culpables; e incluso, el hostigamiento a una de las criadas de la casa hizo que la joven se suicidara.

Semejante trama inspiró a la escritora británica experta en novelas de suspense, para imaginar una de las aventuras corales más angustiosas de su detective fetiche: Hercule Poirot. Experiencia sobre los raíles, en la que éste debía esclarecer un complicado caso de homicidio, con similitudes bastante marcadas con la mencionada tragedia de la familia Lindbergh.

Johnny Depp recupera el papel que hizo Richard Widmark en la versión de 1974
Johnny Depp recupera el papel que hizo Richard Widmark, en la versión de 1974

Kenneth Branagh retoma la historia tal cual la redactó Christie, con los puntos oscuros y los giros que la dama de las letras ideó para causar el necesario impacto entre los lectores.

Según el guion elaborado por Michael Green, el argumento comienza con unas escenas nocturnas, en las que una banda de enmascarados entra en una mansión, para dirigirse a una habitación infantil. En el interior, uno de los allanadores se lleva al pequeño, mientras el crío duerme plácidamente en su cuna.

De ahí, la acción salta a la estación de París, en la que el Orient Express se prepara para iniciar su recorrido hasta Estambul. Dentro del convoy se encuentra un millonario americano, que responde al nombre de Ratchett (Johnny Depp): un tipo de agrio carácter, que consigue enervar incluso su flemático mayordomo británico.

Durante el viaje y de madrugada, el citado señor de negocios aparece muerto por causas violentas. Un hecho que llama la atención del detective/pasajero Hercule Poirot (Kenneth Branagh): quien debe resolver el homicidio antes de alcanzar Turquía.

La ambientación de la década de los treinta y el mobiliario modernista dotan de suficiente glamur a una crónica de etiqueta y misterio, en la que KB ha involucrado hasta ahora -además de a Johnny Depp– a Michelle Pfeiffer (Mrs. Hubbard), Judi Dench (Princesa Dragomiroff) y a Derek Jacobi (Edward Masterman), entre otros.

AGATHA CHRISTIE REPITE EN LA CARTELERA

Aparte de Murder on the Orient Express, la creadora de Miss Marple igualmente firma otro de los próximos estrenos de 2017: el de Crooked House (La casa torcida).

La película, dirigida por el francés Gilles Paquet-Brenner, sigue la investigación de un macabro asesinato: el de un millonario griego llamado Aristide (Gino Picciano). El enamorado de la nieta del finado será el encargado de aclarar el sanguinario crimen.

Max Irons encabeza el elenco, en la piel del joven detective Charles Hayward. Un trabajo en el que el vástago de Jeremy está secundado por Christina Hendricks (Brenda), Gillian Anderson (Magda), Glenn Close (Lady Edith), Terence Stamp (Inspector Jefe Taverner) y Stefanie Martini (Sophie de Haviland).

El imaginativo Julian Felowes es el responsable del inspirado guion.

Agatha Christie es igualmente la autora de otro de los estrenos de 2017: Crooked House
Agatha Christie es igualmente la autora de otro de los estrenos de 2017: Crooked House
Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language