Annie Proulx explora Nueva Francia

133

Annie Proulx crea una auténtica epopeya genealógica en El bosque infinito, que acaba de aparecer en el mercado español de la mano de Tusquets Editores.

La autora de Brokeback Mountain imagina los sufrimientos que tuvieron que padecer los llamados barkskins: trabajadores europeos, que fueron enviados a Nueva Francia en el siglo XVII, en calidad de mano de obra servil para allanar el terreno a los futuros habitantes.

La historia avanza trescientos años, desde la llegada al Nuevo Mundo de dos hombres con destinos opuestos, desembarco ocurrido en 1693.

Annie Proulx ha tardado más de una década en elaborar el libro
Annie Proulx ha tardado más de una década en elaborar el libro

Los tambores de guerra suenan con fuerza en las páginas de El bosque infinito, cual perros de labranza dispuestos a arrancar la piel de un intruso identificado con el capitalismo amoral.

Inmersa en un escenario de proporciones tan gigantescas y agrestes como las que presentaba Nueva Francia en 1693, Annie Proulx parapeta su prosa sensitiva detrás de la atlética disposición de Charles Duquet y René Sel. Ambos son dos tipos sin suerte en el París de las clases sociales muy anterior a la Revolución de 1789, y los dos perciben su situación desde el posicionamiento de la servidumbre de cuna.

Cuando estos personajes reciben la notificación de emigrar a lo que posteriormente sería Canadá, la reacción de los individuos es diferente. Y esa distinción se notará a partir del momento en que los protagonistas pongan sus pies en su lejano destino, todavía virgen de explotación a gran escala.

Annie Proulx denuncia a través de la historia explotación de las colonias por parte de las metrópolis imperialistas
Annie Proulx denuncia, a través de la historia, la explotación de las colonias por parte de las metrópolis imperialistas

Notablemente más ambiciosa en planteamiento y desarrollo que el relato titulado Brokeback Mountain, El bosque infinito encierra en su curso narrativo la asunción vitalista de una amante de los escenarios salvajes y libertarios. Tema común a la mayoría de las obras que jalonan la aún poco prolija carrera de la mujer alumbrada en Norwich.

ANNIE PROULX Y LAS SAGAS FAMILIARES

A primera vista, podría parecer que el nuevo trabajo de la responsable de Atando cabos está emparentado creativamente con la novelas río de Taylor Caldwell, John Jakes o James A. Michener. Análisis que no va desencaminado del todo.

En esencia, las tribulaciones de los Duquet y los Sel no distan mucho de los problemas de famosas franquicias literarias, como la orquestadas por los writers nombrados o la celebérrima trilogía de Noah Gordon. Aunque la distinción estriba en el mensaje de fondo con el que Edna Ann Proulx impregna cada una de la escenas de su book; aparte de la intencionalidad, más allá de las apariencias descriptivas, con que la ganadora del Pulitzer en 1993 alimenta las situaciones que pueblan la acción.

Anne Proulx siempre ha vivido en parajes similares a los que refleja en "El bosque infinito"
Anne Proulx siempre ha vivido en parajes similares a los que refleja en “El bosque infinito”

Nada más comenzar la trama, el lector toma conciencia de la injusticia en la que se encuentran los hombres, mujeres y niños que no pertenecen a las clases privilegiadas del Viejo Continente. Y ese resquemor hacia las desigualdades sociales se acrecienta desde otra perspectiva cuando René Sel contrae matrimonio con una indígena, en las extensiones de Nueva Francia.

Proulx demuestra su inteligencia al bifurcar el argumento en dos realidades completamente antagonistas. Por un lado, está el universo del dinero en alza y de las ideas enriquecedoras que promueve Charles Duquet, quien levanta un imperio de la nada. Y, por otro, se halla el cosmos desarraigado de René Sel y de los suyos, quienes personifican los daños experimentados por los nativos americanos en las llamadas colonias.

Dotado con una plasticidad tenebrosa y asfixiante en su visión de la Naturaleza, El bosque infinito es ante todo un vehículo extenso y coherente para pasear por los paisajes arrancados a los pretéritos espectrales; percibidos con fruición por la narradora de Connecticut.

Una señora de recio talante aventurero y pluma enérgica, a cuya chepa siempre estarán subidos Ennis del Mar y Jack Twist.

Annie Proulx novela trescientos años en la historia de Norteamérica
Annie Proulx novela trescientos años en la historia de Norteamérica

 

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language