Leiva sube a una nube romántica

117

Leiva reúne un repertorio ligero y autorreflexivo en su tercer álbum en solitario: Monstruos (Sony Music Entertainment Spain, S.L).

El antiguo componente de Pereza se desprende de las grandilocuencias anteriores, para acercarse a un público más heterogéneo.

Los medios tonos y las baladas nostálgicas componen el motor activo de un trabajo donde abundan las asunciones personales.

Leiva
Leiva ha utilizado una fotografía de él a los nueve años, para ilustrar “Monstruos”

La fama cuesta, y hay que pagar un precio muy alto para conseguirla.

Ese sambenito de cinematográfica filosofía hizo mella en los chavales y niños crecidos en los ochenta-noventa, siempre acompañado con la voz de Irene Cara recomendando lo de “I want to live forever” y Debbie Allen dando a los alumnos de Fame con la vara de los magisterios exigentes.

Miguel Conejo Torres (más conocido como Leiva) era más de rock urbano que de las contorsiones de Leroy Johnson y Coco Hernández, pero parece haber sido uno de los que recibió el citado consejo, ya fuera por vía subliminal o directa. Por lo menos, eso es lo que cualquiera sacaría en claro de las lecciones relativas al éxito y a la pérdida del anonimato desplegadas en Monstruos.

El compositor de Princesas hace examen de conciencia a lo largo de los doce temas que completan el mencionado CD, y frena en seco para hornear su discurso con las citas extraídas de lo más profundo de su ser.

Examen de conciencia del que surge una obra serena y agradable de escuchar, donde el vocalista de Pereza diserta sobre amores juveniles, sensaciones al borde de la excitación confesional y acordes mediados por los divanes de la responsabilidad vista tras los espejos retrovisores.

Leiva
Leiva comenzará la gira de presentación del álbum en Granada, el próximo 28 de octubre

Sin intención de marcar estilos perfeccionistas ni exploraciones arriesgadas, Monstruos viene a ser como un cuaderno de bitácora individual y con brújula fija, en el que el cantante madrileño aprende cómo comunicar su estado actual: a los 36 años, y con miles de conciertos y alabanzas desperdigados por el camino hacia la gloria.

LEIVA SE REBELA CONTRA SÍ MISMO

Una melodía sencilla y contagiosa preludia desde el primer corte (el singular El último incendio) lo que el artista nacido en el barrio de La Alameda de Osuna tiene pensado ofertar a sus seguidores en su tercer trabajo a palo seco.

Y el resultado es una conjunción de estrofas, en las que el treinteañero da constantes pistas sobre la verdadera faz del otrora ídolo de masas, acosado por un éxito que le pilló por sorpresa y al que nunca llegó a acostumbrarse.

Leiva
Leiva es mucho más intimista en “Monstruos” que en “Pólvora”

En los últimos tiempos parece que las autobiografías sonoras -siempre dependiendo del género en el que se muevan y de las reflexiones que transmitan- no gozan de mucho crédito entre los entendidos en la materia. Sin embargo, no pocos de los mejores discos del rock y del pop se han gestado desde la atalaya de la psique del propio compositor. Y, desde un posicionamiento similar, Leiva reivindica su necesidad de narrar estados de ánimo que le tocan de lleno, y que van de lo humorístico a lo trascendental: todos ellos disfrazados con sintonías fáciles de digerir.

Sólo así, medio en broma y medio en serio, es posible hacer frente a asunciones del tipo de “la gloria me ha tumbado en el segundo asalto“, que el capitalino entona en el tema raíz del compacto: el desafiante y envolvente Breaking Bad.

En torno a esta composición surgida del corazón afectivo del creador madrileño, el resto de tracks incide en ese plano de las desnudeces voluntarias, tituladas con lemas tan sorpresivos como Sincericidio, Guerra Mundial, Electricidad y Medicina.

Incluso, al final, Leiva ofrece un homenaje a compañeros de viaje como Fito, con los que ha investigado las entrañas de los legados sesenteros de formaciones del pelaje de The Beatles.

Monstruos se erige por todo ello como un producto seductor que no rompe forzosamente con la música del cincuenta por ciento de Pereza, sino que -en cierta medida- completa el curso andado por Miguel junto a su amigo Rubén Pozo.

Y eso a pesar de que las declaraciones intencionadas sobre brillos vacuos y multitudes deformantes dominen las armoniosas letras de tan singular obra.

Nota.- Leiva actuará en el Barclaycard Center de Madrid, el 30 de diciembre de 2016; y en el Razzmatazz de Barcelona, el 2 del mismo mes.

Leiva
Leiva ha confeccionado un vídeo muy imaginativo para el tema “Guerra Mundial”

Vídeo oficial de Sincericidio, por LeivaVEVO

 

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language