Blink-182 retocan su pop punk

279

Blink-182 presentan Califonia (BMG): el séptimo álbum de estudio, dentro de la carrera de la banda de Poway.

El disco supone el estreno del cantante y guitarrista Matt Skiba, quien sustituye a Tom DeLonge.

El trío estadounidense recupera parte de su sonido de los noventa, con ayuda del productor John Feldman.

Blink-182 han tardado cuatro años en moldear "California"
Blink-182 han tardado cuatro años en moldear “California”

Durante la década de los noventa, el punk mudó de piel.

Vertebrado entre el apaño outsider del grunge y la sátira traviesa del pop, el género que elevaron a las alturas de la rebeldía anárquica bandas como The Sex Pistols y The Ramones empezó a domesticar su fisonomía industrial.

La mercadotecnia y la necesidad de subsistir -más allá de las actuaciones polémicas- contribuyeron a la citada transformación, y dieron un nuevo aire a las letras contestatarias y a los estribillos ajenos a las sutilezas verbales.

Dentro de la mencionada evolución (por otra parte, comprensible y lógica), Blink-182 apostaron por la brillantez divertida del pop punk, cuando  en 1995 dieron el salto a los estudios de grabación con Cheshire Cat.

En una línea compartida por grupos de la categoría de Green Day, The Offspring y Bad Religion; Mark Hoppus, Tom DeLonge y Scott Raynor etiquetaron un estilo capaz de aglomerar a legiones de seguidores, no necesariamente exclusivistas de un género distinguido con el calificativo de underground.

Y con él conquistaron los gustos de miles de fieles en USA y Reino Unido.

Blink-182 han iniciado una gira por Estados Unidos con su nuevo disco
Blink-182 han iniciado una gira por Estados Unidos con su nuevo disco/ Foto: blink182chile.com

Pasados más de veinte años desde esas posiciones iniciales, la banda de San Diego ha cosechado un éxito inapelable, que alcanzó su punto más álgido con Neighborhoods (2012). Sin embargo, a partir de este trabajo, el abismo de los futuros inciertos hizo mella en el terceto de la nación de las barras y estrellas.

Ese miedo hacia el vacío triunfalista trajo consigo la necesidad en Blink-182 por volver a encontrar la senda perdida, sentimiento espoleado cuando su vocalista Tom DeLonge anunció que dejaba la formación, para probar nuevos retos al frente de Angels & Airwaves. Semejante hecho permitió a Hoppus y Travis Baker (quien había tomado el testigo de Scott Raynor en la parte de la batería) reflexionar sobre la reestructuración de su música.

De esta manera, con la contratación del productor John Feldman (en vez del habitual Jerry Finn) y del cantante y guitarrista Matt Skiba, los míticos autores de Dude Ranch se encerraron en los estudios Foxy, en Woodland Hills (California), para sacar adelante un conjunto de temas que dibujara la rejuvenecida faz de los muchachos del pulpo.

Y, de la experiencia descrita, nacieron los 16 temas que componen los contagiosos surcos de California.

BLINK-182 MONTAN EL CIRCO DE LA NOSTALGIA

Cuando alguien escucha por primera vez el séptimo trabajo del trío de Poway da la sensación estar ante una obra que no dista mucho de las melodías que triunfaban a principios de los noventa. Es más, parece como si los responsables de las melodías fueran unos teenagers con ganas de comerse el mundo.

Unas impresiones que Feldman buscó con insistencia, desde que éste empezó a elegir letras para el renacimiento de la banda de la tierra de las naranjas.

Blink-182 han confiado el diseño de la portada de "California" al artista callejero D*Face
Blink-182 han confiado el diseño de la portada de “California” al artista callejero D*Face

La fórmula en la que todos parecían coincidir era la de elaborar un producto fácil de consumir, y que generara una empatía directa e irrompible entre los fans. Aunque el proceso para conseguirlo no resultó nada fácil.

Unido al vértigo que causaron las deserciones reflejadas anteriormente, el afán por hacer algo sorpresivo llevó a los miembros de Blink-182 a componer más de un centenar de canciones, de las cuales sólo quedaron cincuenta. Número que fue recortado progresivamente -tras interminables sesiones en los estudios- hasta las 16 songs finales.

El mecanismo selectivo no se basaba tanto en la mayor o menor calidad del corte a enjuiciar, sino en la energía que éste desplegaba; la cual debía estar en consonancia con el estado de frenesí general que el grupo deseaba evocar.

Tras coincidir en elegir el eufórico Cynical como track inicial, el resto fue orquestado con el ánimo de retratar los tiempos cambiantes en los que anda inmerso el trío. Unas habitaciones sinfónicas donde hay espacio para el colegueo adolescente (Bored to Death), los homenajes velados a The Sex Pistols (No Future), las baladas de las de mechero encendido (She’s Out of her Mind) y los recuerdos paisajísticos y raciales (Los Angeles).

Dentro de ese laberinto de líricas traviesas e irónicas es bueno destacar la calidad con la que están ejecutados los cortes, interpretados con un perfeccionismo instrumental bastante apabullante.

Tal control de las notas revela también uno de los mayores problemas a la hora de valorar California. Un asunto que está relacionado con la inexistencia de una pizca de riesgo agitado, que marcaba el aguerrido carácter de los vinilos bautismales.

No obstante, Blink-182 consiguen quitarse un poco el miedo a derrapar al final del álbum, con composiciones más valientes en el terreno del desafío social, tales como San Diego, The Only Thing That Matters, California y Brohemian Rhapsody.

Blink-182 acapararon el gusto del público y de la crítica con "Neighborhoods"
Blink-182 acapararon el gusto del público y de la crítica con “Neighborhoods”

Vídeo oficial de Bored to Death, por blink182VEVO

Más información en

http://www.bmg.com

 

 

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language